Skip to main content

Vulnerability assessment of shrubland ecosystems in europe under climatic changes (VULCAN)

Article Category

Article available in the folowing languages:

Respuestas de las plantas al cambio climático global

En el seno del proyecto VULCAN se abordaron las respuestas de los ecosistemas terrestres al cambio climático global y el impacto resultante sobre los recursos naturales de los que dependen los seres humanos.

Cambio climático y medio ambiente

Se prevé que las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero aumentarán la temperatura de la superficie de la Tierra entre 1,4 y 5,8°C durante este siglo. Es probable que los cambios en las temperaturas del aire y del suelo, en el contenido de agua y nutrientes en el suelo, así como las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico, cambien el modo en que funcionan los ecosistemas naturales y controlados. Más específicamente, los cambios climáticos pronosticados pueden afectar a procesos clave del suelo, como la respiración y la mineralización del nitrógeno y, de este modo, a funciones clave del ecosistema, como son el almacenamiento del carbono y la disponibilidad de nutrientes. Para identificar la sensibilidad del suelo de las zonas de matorrales a estos cambios pronosticados, unos científicos de la Università degli Studi della Tuscia, de Italia, llevaron a cabo experimentos de campo. Estos experimentos consistieron en el calentamiento de los ecosistemas y la sequía estival prolongada en zonas de matorrales ericáceos de toda Europa. Se previó que el calentamiento afectaría a la descomposición de la materia orgánica del suelo. Una mayor rotación del conjunto de materia orgánica se vería reflejada en cambios de la composición del agua del suelo; especialmente, se puede esperar un incremento del contenido de nitrógeno. El crecimiento general de la vegetación había aumentado en diversos puntos del norte, que suelen tener una limitación de temperatura, debido principalmente al incremento de biomasa de las especies dominantes de matorrales. La vigilancia continua permitió a los científicos detectar si este aumento en la producción de plantas era un efecto transitorio o un nuevo equilibrio. Se concluyó que el aumento en la producción de plantas era el resultado de causas tanto directas (clima) como indirectas (disponibilidad de nutrientes). Los estudios del suelo demostraron que había un incremento de la disponibilidad de nitrógeno, tanto en experimentos de calentamiento como de sequía. Por otro lado, se halló que el almacenamiento de carbono en la tierra estaba determinado por el balance entre aportes de carbono (desperdicios) y el carbono perdido a través de la actividad microbiana en el suelo y la respiración de la raíz. Las diferencias en procesos importantes del ecosistema entre sitios diferentes podrían indicar también las consecuencias a largo plazo de los cambios climáticos. También podrían servir como herramienta potente para evaluar la sensibilidad de los ecosistemas terrestres sometidos a condiciones climáticas diferentes. Más importante aún, la investigación del proyecto VULCAN puede brindar ayuda a las prácticas de gestión para apoyar la calidad de estos ecosistemas en Europa.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación