Skip to main content

Alcohol Measures for Public Health Research Alliance (AMPHORA)

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una iniciativa paneuropea para reducir el consumo de alcohol

El consumo per cápita de alcohol en Europa, el más alto del mundo, además de mermar la salud y reducir la productividad, es la causa de 138 000 muertes cada año. Las bebidas alcohólicas contienen carcinógenos genotóxicos tales como el etanol y el acetaldehído, lo que provoca que en Europa se produzcan unas 26 000 defunciones por cáncer anualmente.

Salud

El proyecto 'Alcohol measures for public health research alliance' (AMPHORA), cofinanciado por la UE, es una colaboración entre trece países comunitarios cuyo cometido es proporcionar directrices con base científica para la elaboración de políticas encaminadas a reducir el consumo de alcohol. Estas políticas reducirán el número de muertes prematuras y las cargas socioeconómicas y para la sanidad derivadas del consumo de alcohol. Los miembros de AMPHORA llevaron a cabo una investigación exhaustiva para determinar qué factores intervienen en el aumento y el descenso del consumo de alcohol, las repercusiones socioeconómicas de éste y qué medidas puedan resultar eficaces para reducirlo. La investigación mostró que, en la UE, el consumo de alcohol es seiscientas veces superior a los límites que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) establece como seguros respecto a exposición a carcinógenos. Más allá de los problemas de salud y las muertes prematuras, el alcohol está relacionado con lesiones, delitos violentos y una baja productividad. Los colaboradores del proyecto descubrieron que el consumo se puede reducir de manera eficaz mediante medidas como aumentar el precio de las bebidas alcohólicas, limitar su disponibilidad o prohibir su publicidad en todos los medios de comunicación, incluyendo Internet. Los países con políticas sobre alcohol más exhaustivas y restrictivas mostraban, por lo general, unos niveles de consumo inferiores a aquellos con legislaciones más permisivas al respecto. Otras medidas efectivas serían establecer una edad legal mínima para beber, reducir los niveles permitidos de alcohol en sangre para conducir y exigir una licencia para que los bares, cafeterías y tiendas puedan vender alcohol. De forma complementaria, se ha demostrado que la intervención a tiempo a modo de asesoramiento breve por parte de los médicos generalistas y de familia resulta efectiva para reducir el consumo general entre quienes beben en exceso. Esto no sólo sirvió para mejorar la salud y la productividad de dichos pacientes, sino que también se disminuyó el coste asociado en asistencia sanitaria derivado de los problemas de salud y la muerte prematura. Se identificaron posibles obstáculos a la hora de disminuir de forma eficaz el consumo de alcohol. Entre estos, se incluían la presión que ejerce la industria del alcohol, un nivel insuficiente de adopción de políticas de base factual y la falta de iniciativas generalizadas de concienciación para quienes beben en exceso. Además, resulta necesario afrontar la ausencia de políticas normalizadas y armonizadas sobre el alcohol a nivel europeo, así como la carencia de programas oportunos de seguimiento y vigilancia. Amén de aparecer en la página web del proyecto, los resultados de AMPHORA se difundieron a través de dos encuentros sobre política científica, más de treinta publicaciones, presentaciones, talleres y carteles, ruedas de prensa y comunicados, un libro electrónico, boletines informativos, vídeos y el manifiesto de AMPHORA. Los frutos del proyecto han servido para esbozar con éxito medidas políticas rentables para reducir el consumo de alcohol en Europa. Dichas iniciativas propiciarían mejoras en cuanto a sanidad y bienestar, la reducción de desigualdades y el aumento de la productividad. A la postre, una sociedad más sana es una sociedad más próspera.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación