Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Filtros de agua excelentes con material procedente de caparazones de criaturas marinas

Una investigación reciente apoyada por la Unión Europea ha sacado a relucir que ciertos materiales basados en la quitina poseen la capacidad de depurar el agua destinada al consumo humano, y concretamente eliminando polutantes presentes en concentraciones bajas como puedan ser productos farmacéuticos.

Tecnologías industriales

La contaminación del agua constituye un reto desde antaño que se ha visto exacerbado con la aparición de toda una serie de polutantes nuevos, como las sustancias farmacéuticas y las hormonas. En consecuencia, persiste la necesidad de contar con tecnologías nuevas para la depuración de agua contaminada. Los artífices del proyecto CHITOCLEAN (Enhanced chitin-based biosorbents for drinking water purification) utilizaron la quitina procedente de los caparazones de gambas y cangrejos para fabricar filtros de agua. Se trata de un material que existe en abundancia en caudales de residuos, no es nocivo para el medio ambiente y posee cualidades excelentes como biosorbente. Así, los socios del proyecto crearon materiales mejorados derivados de quitina destinados a su uso en filtros de agua para beber. El objetivo era desarrollar prototipos para su uso tanto a pequeña escala doméstica como a gran escala y también para su integración en el sistema público de suministro de agua en ciudades pequeñas. Estos materiales a base de quitina, insolubles en agua, poseen una gran estabilidad mecánica, química y biológica. Otras ventajas que ofrecen son una gran capacidad y un elevado índice de adsorción. Los científicos investigaron la posibilidad de regeneración de dichos materiales de quitina una vez que han perdido su capacidad de adsorción con el paso del tiempo, a fin de prolongar su vida útil. El consorcio estudió también métodos para reciclar o eliminar los materiales filtrantes ya gastados. Además, se evaluó el efecto del tratamiento con dichos materiales sobre el contenido mineral del agua depurada. Se encontró que los nuevos materiales modificados en el marco del proyecto CHITOCLEAN presentaban mejores propiedades de adsorción que los materiales derivados de quitina originales, sobre todo en lo que concierne a los nitratos, el fluoruro y las hormonas. Los investigadores observaron también que los nuevos materiales podían filtrar una gama mayor de fármacos y plaguicidas tras su modificación química. Se vio que la estructura física de los materiales (en polvo, escamas o perlas) jugaba también un papel importante. Aunque las perlas no funcionaban igual de bien (probablemente debido a su reducida área superficial), resultaban las más idóneas para uso en adsorción en lecho fijo para la depuración de agua contaminada. Los materiales modificados derivados de la quitina suponen una alternativa respetuosa con el medio ambiente y beneficiosa para la salud frente a los métodos tradicionales de tratamiento de aguas. Están basados en adsorbentes naturales sin ningún impacto negativo en el medio ambiente o la salud. Su aplicación generalizada abrirá asimismo nuevas oportunidades comerciales para la industria europea.

Palabras clave

Filtros de agua, quitina, agua de beber, polutantes, contaminantes, CHITOCLEAN, biosorbentes

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación