Skip to main content

Randomised controlled trial to evaluate electronic Symptom Management using the Advanced Symptom Management System (ASyMS) Remote Technology for patients with cancers

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una aplicación para móviles que salva vidas: monitorización remota de síntomas para pacientes oncológicos

El consorcio eSMART tiende una mano a las personas que reciben quimioterapia. Los pacientes que anteriormente tenían que usar sus propios dispositivos para hacer frente a los efectos secundarios una vez que regresaban a sus hogares ahora tendrán la posibilidad de usar un sistema de monitorización para móviles que permite una intervención más rápida de los médicos.

Economía digital
Salud

A menudo, una de las primeras preguntas que vienen a la mente de los pacientes que se enfrentan a la perspectiva de un tratamiento quimioterápico es: ¿cuáles son los potenciales efectos secundarios y cómo podré hacerles frente? Si bien los profesionales sanitarios siempre intentan ayudar en todo lo posible durante el tratamiento, el control que pueden ejercer se limita fundamentalmente al entorno clínico. Una vez fuera, los pacientes suelen tener que gestionar ellos mismos los efectos secundarios en sus hogares. «Las personas con cáncer son a menudo pacientes ambulatorios. La ausencia de una supervisión directa por parte de los profesionales sanitarios mientras el paciente se encuentra en su hogar puede dar como resultado un tratamiento subóptimo de los síntomas, dado que a veces los pacientes no notifican de manera oportuna estos síntomas a los profesionales. Esto puede causar una progresión de los síntomas hasta el punto de que se agraven tanto que requieran hospitalización», explica Roma Maguire, profesora de salud digital y atención médica en la Universidad de Strathclyde. Como coordinadora del proyecto eSMART (Randomised controlled trial to evaluate electronic Symptom Management using the Advanced Symptom Management System [ASyMS] Remote Technology for patients with cancers), la profesora Maguire es una firme creyente en las posibilidades de la tecnología móvil como forma de mejorar la atención médica de los pacientes con cáncer. En colaboración con trece centros oncológicos de cinco países de la Unión Europea, ha dedicado los cinco últimos años a desarrollar y evaluar ASyMS, un sistema que permite monitorizar de forma remota y ayuda a tratar los efectos secundarios de la quimioterapia.

Una rutina que seguir de forma constante

El equipo del proyecto reclutó a más de ochocientos pacientes con cáncer de mama, colorrectal o hemático que tuvieran previstos al menos cuatro ciclos de quimioterapia. Una vez de vuelta en sus hogares, debían repetir la misma rutina a diario: cumplimentar un cuestionario de síntomas desde el teléfono móvil y registrar su temperatura corporal. «El servidor del sistema cuenta con un algoritmo basado en evidencias que revisa los informes de los pacientes y, si detecta que algún síntoma resulta preocupante, activa una alerta que recibe en tiempo real el personal médico o de enfermería. Unos minutos después de que se cumplimente el cuestionario, los médicos reciben una notificación de los síntomas que requieren una mayor evaluación y tratamiento», comenta la profesora Maguire. «Por otra parte, el sistema ofrece a los pacientes asesoramiento basado en evidencias sobre cómo gestionar sus síntomas». Los médicos reciben una notificación minutos después de que se haya cumplimentado el cuestionario. Una alerta de color verde significa que se puede recomendar al paciente que se trate sus síntomas desde casa, sin necesidad de una intervención médica. Si los síntomas están a punto de volverse problemáticos, la alerta se vuelve de color naranja, lo cual significa que debe ser revisada por un profesional sanitario en un plazo de ocho horas. Por último, se envía una alerta roja en el caso de síntomas graves o potencialmente mortales. Estos últimos deberían abordarse con urgencia, en un plazo de treinta minutos.

Reducción de la carga

Tal y como explica la profesora Maguire, el principal objetivo de eSMART es evaluar si ASyMS reduce la carga sintomática de las personas tratadas con quimioterapia: «También deseamos determinar si el sistema reduce los niveles de ansiedad del paciente, si disminuye la necesidad de cuidados de apoyo, si mejora la calidad de vida y si facilita que los pacientes se puedan implicar más en el tratamiento de sus propios síntomas. Por último, estamos intentando determinar si el sistema resulta rentable». La evaluación del sistema —que consiste en medir los cambios en los resultados de los pacientes a partir de una serie de medidas de resultados notificados por los pacientes que se han validado en otros estudios con pacientes oncológicos— se encuentra en sus fases finales. Una vez que se publiquen los resultados, el equipo se centrará en garantizar que el sistema se pueda utilizar en la práctica clínica real. Ya están previstas prestaciones más avanzadas mediante la adición de funciones de IA y se está investigando una ampliación de la aplicación hacia la supervivencia del cáncer.

Palabras clave

eSMART, cáncer, monitorización, efectos secundarios

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación