Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una empresa produce enzimas a gran escala

Un proyecto sufragado por la Unión Europea abordó el desarrollo comercial de una serie de innovadoras enzimas industriales aumentando su producción y sus capacidades de inclusión en la cadena de suministro. Utilizar enzimas para llevar a cabo distintos procesos permitiría a los sectores de alto consumo energético, como los de la producción de pasta de papel, productos químicos o biogás, ser más sostenibles y generar menos residuos nocivos.

Tecnologías industriales

Las enzimas son esenciales para la vida, ya que estimulan las reacciones químicas naturales que tienen lugar en nuestro organismo y en la naturaleza. Estos catalizadores naturales no siempre son compatibles con las condiciones extremas de determinadas industrias, cuyos procesos a menudo se producen a altas temperaturas. Por consiguiente, muchos sectores emplean en su lugar productos químicos que contaminan y generan residuos. La empresa finlandesa MetGen se propuso dar solución a este problema desarrollando enzimas modificadas genéticamente que pueden ser funcionales en condiciones industriales. Estas enzimas, patentadas con el nombre «MetZymes», son capaces de tratar la biomasa lignocelulósica —fibra vegetal incomestible—, e incluso descomponerla en sus moléculas constituyentes. Del laboratorio a las fábricas «Una cosa es desarrollar nuevas enzimas y otra muy distinta poder emplearlas para resolver problemas industriales específicos a gran escala», explicó Matti Heikkilä, coordinador del proyecto APEX y director de tecnologías de MetGen. «Para ello es necesario realizar demostraciones con cientos de toneladas de producto, cosa nada fácil para una empresa pequeña como la nuestra». El objetivo fundamental del proyecto financiado con fondos europeos APEX, que concluyó en marzo de 2017, era ampliar las capacidades de producción e integración en la cadena de suministro de MetGen. «Esta mayor capacidad nos permite realizar demostraciones comerciales a escala industrial, algo esencial para nuestra actividad», declaró Heikkilä. A tales efectos se perfeccionaron los procesos existentes y la plataforma tecnológica que guía el desarrollo de soluciones adaptadas a las necesidades de cada cliente. Así, la industria de la pasta de papel puede analizar sus necesidades y comprobar cómo funcionarían las enzimas en la práctica, para terminar con un producto final de papel o cartulina. «Ello nos aporta una mayor definición y nos permite trabajar en los problemas específicos de cada cliente», añadió Heikkilä. «Hemos logrado estandarizar el proceso hasta tal punto que podemos pasar de una idea teórica de enzima a su desarrollo industrial en menos de seis meses». Un mercado con mucho potencial Estas enzimas de alto rendimiento capaces de descomponer biomasa lignocelulósica tienen otras aplicaciones industriales además de las relacionadas con el sector del papel. La industria química, por ejemplo, muestra un interés creciente en productos químicos y materiales renovables para complementar, o sustituir, los que utilizan actualmente para reducir su huella ecológica. Los procesos industriales a gran escala suelen requerir el tratamiento de aguas residuales, operación esta en la que las enzimas naturales podrían aportar eficacia y reducir la contaminación. La capacidad de ciertas enzimas para descomponer la biomasa lignocelulósica en condiciones de hidrosolubilidad también podría interesar a las biorrefinerías, que obtendrían incluso más valor de la materia prima. «Hemos desarrollado enzimas capaces de convertir los azúcares de la biomasa lignocelulósica en bioplásticos, cosa imposible hasta ahora», puntualizó Heikkilä. «La conversión de estos azúcares lignocelulósicos en compuestos plataforma también tiene mucho potencial. Pero también en este caso es necesario realizar demostraciones a gran escala, lo que habría sido inviable sin el proyecto APEX, financiado a través del Instrumento para pymes de Horizonte 2020». Heikkilä considera que este tipo de proyectos ejemplifican lo que debe hacerse para garantizar la competitividad de Europa en la esfera internacional. «Europa tiene mucho trabajo por hacer en este aspecto», aseguró. Tanto Estados Unidos como China están invirtiendo intensamente en actividades precompetitivas. Europa se quedará rezagada en lo que respecta a inversiones en ciencia, tecnología y conocimiento a menos que financie las innovaciones de principio a fin. En el caso de MetGen, la ayuda recibida ha sido vital para poder llevar las enzimas del laboratorio a las demostraciones a escala industrial.

Palabras clave

APEX, genética, enzimas, biomasa, lignocelulósica, contaminación, residuos, pyme, productos químicos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación