Skip to main content

Human Rights in the Post-Uprisings Middle East: Emerging Discourses and Practices in Egypt and Tunisia

Article Category

Article available in the folowing languages:

Estudio de los cambios en la situación de los derechos humanos tras la Primavera Árabe

Las revueltas de la «Primavera Árabe» iniciadas en 2011 resultaban muy alentadoras para la mejora de los derechos humanos en la región. No obstante, los progresos dependían de la solidez de los marcos institucionales y de la voluntad política.

Sociedad

Un proyecto financiado por Horizonte 2020, HURIME, ha estado estudiando los patrones en las prácticas y el discurso en materia de derechos humanos tras las revueltas de la Primavera Árabe de 2011. La investigación pretendía mejorar nuestros conocimientos sobre las complejas relaciones existentes entre los agentes políticos, los ciudadanos, las instituciones públicas y los derechos humanos en toda la zona de Oriente Próximo y África del Norte (la región MENA). El proyecto se centró en tres estudios de caso principales: Egipto, Túnez y Marruecos. Las graves violaciones de los derechos humanos no solo fueron uno de los principales catalizadores de las revueltas en Egipto y Túnez, sino que también desempeñaron una función esencial durante el período de transición en dichos países. La investigación se llevó a cabo con el apoyo del programa Marie Skłodowska-Curie.

Contexto regional

En primer lugar se determinó el marco histórico, cultural y político de cada país para encuadrar la investigación en un contexto más amplio. Una vez perfilado el fondo general, el equipo de HURIME llevó a cabo un análisis exhaustivo de cada país y revolución basándose en información procedente de múltiples fuentes: textos legales, informes de organizaciones, programas de partidos, libros, periódicos, discursos y cobertura mediática, entre otros. Al combinar datos cualitativos y empíricos, el equipo de HURIME pudo desvelar patrones para aclarar qué ocurrió en estos países antes y después de los levantamientos. «Se obtuvieron pruebas empíricas a partir de observaciones realizadas en estudios sobre el terreno en los países escogidos y de entrevistas semiestructuradas con representantes del ámbito político y de los derechos humanos con diversos orígenes y de diferentes partidos», explica Melek Saral, de la SOAS University of London e investigadora principal del proyecto HURIME. El equipo de HURIME realizó estudios de caso cualitativos en la región, aunque debido a la delicadeza del tema debieron recopilar parte de la información a distancia. «Tuvimos problemas con el estudio sobre el terreno en Egipto por cuestiones de seguridad y por lo delicado que era el tema investigado. Las entrevistas se realizaron con agentes políticos residentes en el extranjero, por ejemplo, en Turquía, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá», añade Saral.

Estabilidad institucional

Tras las revueltas de 2011 en Túnez y Egipto y la caída de los regímenes autoritarios que se encontraban en el poder se esperaba una mejora de los derechos humanos. «Sin embargo, en ambos países se activaron las fuerzas contrarrevolucionarias inmediatamente después de los levantamientos, incluyendo el ejército, las fuerzas de seguridad y los agentes políticos del régimen anterior, y actuaron contra las demandas de la revolución», continúa Saral. El proyecto desveló que, en general, los agentes políticos pasaron a abordar la cuestión de los derechos humanos con mayor frecuencia e intensidad tras las revueltas, aunque esto no siempre se plasmó en un avance concreto en el enfoque de los derechos humanos. Para que se observe un verdadero cambio en las prácticas de derechos humanos en un determinado país, se deben establecer marcos institucionales que faciliten una mejora tangible y constante. «Para el fomento de los derechos humanos en la región es esencial que la sociedad civil sea dinámica y que se cree el marco institucional correspondiente», comenta Saral.

Lograr transmitir el mensaje

HURIME ha enriquecido la documentación existente sobre los derechos humanos con nuevos datos sobre un ámbito que carece de análisis exhaustivos sobre los avances de los derechos humanos en países en transición de la región MENA. Los resultados de la investigación no solo llegaron al público académico. Saral concluye diciendo que el proyecto seguirá contribuyendo al avance de los derechos humanos en la región MENA a través de actividades de difusión, tanto académicas como de otra naturaleza. Saral publicó un estudio sobre el proyecto en el Muslim World Journal of Human Rights. El equipo de HURIME espera que sus esfuerzos mejoren y amplíen la sensibilización sobre el valor de los derechos humanos en estos países, dado que siguen viviendo unas transiciones de importancia histórica.

Palabras clave

HURIME, derechos humanos, discurso, Primavera Árabe, Oriente Próximo, instituciones, trato, Egipto, Túnez, Marruecos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación