Skip to main content

Norsepower Rotor Sail Solution demonstration project

Article Category

Article available in the folowing languages:

Velas mecánicas para descarbonizar los océanos

La descarbonización es un reto enorme para la industria naval, pero un proyecto llevado a cabo por una empresa finlandesa durante los últimos dos años muestra que es posible ahorrar hasta un 20 % de la energía empleada por los barcos en viajes de larga duración.

Transporte y movilidad
Energía

Los barcos aportan alrededor de 1 gigatonelada (o 1 000 millones de toneladas métricas) de emisiones de CO2, mientras que el volumen total de las emisiones causadas por la actividad humana asciende a unas 40 gigatoneladas. Se prevé que esta proporción aumentará con rapidez durante los próximos veinte años, ya que se están haciendo grandes esfuerzos por reducir las emisiones producidas en tierra. La empresa de tecnologías limpias Norsepower ha diseñado un sistema de velas mecánicas que aprovecha la fuerza del viento para aportar una propulsión adicional a los barcos y reducir la carga en el motor principal, a fin de disminuir las emisiones. La compañía empleó el proyecto financiado con fondos europeos RotorDEMO para demostrar el funcionamiento de la tecnología en unas instalaciones reales durante los últimos doce meses. «Tenemos que descarbonizar el mundo, pero en el mar no disponemos de fuentes de energía renovable, así que fabricar velas mecánicas que ayuden a propulsar los barcos puede ser de gran utilidad», explica Tuomas Riski, director general de Norsepower y coordinador del proyecto RotorDEMO. Una propulsión más limpia La vela del Rotor consiste en un cilindro de gran altura hecho de fibra de vidrio y carbono que gira sobre su eje principal accionado por un motor eléctrico. El movimiento circular hace que una delgada capa de aire gire alrededor del cilindro. Cuando ese aire interactúa con el viento que atraviesa la vela, se produce una diferencia de presión de aire a ambos lados del cilindro por el efecto Magnus. Al igual que en las velas convencionales o en las alas de un avión, esto genera un empuje que contribuye a propulsar el barco. El sistema estándar consiste en dos o tres cilindros y puede instalarse en naves ya existentes o integrarse en una nueva construcción. Tras la instalación, no es necesaria la intervención de ningún operario. El sistema inteligente supervisa las condiciones del viento y gira el mecanismo para maximizar los beneficios. Al amparo del proyecto RototDEMO, el sistema se instaló en el crucero Viking Grace en abril de 2018 con el objetivo de realizar una demostración a escala real y recopilar información para validar su rendimiento. Los datos concretos no se conocerán hasta mayo, pero Riski está muy satisfecho con el resultado. «Nuestro objetivo es ahorrar unas 300 toneladas de combustible al año y, según lo que hemos visto, sabemos que el sistema funciona y que contribuye a ahorrar grandes cantidades de combustible», indica. Mejor si hace más viento El sistema está diseñado para barcos de 100 metros o más y una instalación estándar consiste en dos o tres cilindros, con un coste total de entre 1 y 2 millones de euros. «Con los precios de entrega actuales, el plazo de amortización normal sería de entre tres y ocho años, pero esto depende en gran medida del tipo de barco. Además, cuanto mayor sea el viento en las rutas, menor será el tiempo necesario para amortizar los costes», aclara Riski. El sistema ya está en el mercado y, con la ayuda de RotorDEMO, Norsepower lo ha instalado en otro barco además del Viking Grace —lo que supone un total de tres embarcaciones hasta la fecha— y ya hay un contrato firmado para realizar otra instalación en un nuevo crucero. El objetivo a largo plazo de Norsepower es instalar las velas Rotor en más de 20 000 naves, aunque Riski reconoce que el coste es un problema. Sin embargo, los aspectos económicos podrían dar un giro que beneficiaría a Norsepower. El principal combustible de los cargueros es el desecho de las refinerías de petróleo, una fuente de energía barata pero contaminante. A partir del 1 de enero de 2020, la Organización Marítima Internacional impondrá controles más estrictos sobre el nivel permitido de azufre en el fuelóleo, que pasará del 3,5 % al 0,5 % masa a masa. Según Riski, «se espera que este cambio aumente el precio del combustible, lo que sería positivo para nuestra tecnología».

Palabras clave

RotorDEMO, energía eólica, velas mecánicas, propulsión auxiliar, industria naval, carguero, crucero

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación