Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

El avatar que pone a los hombres en la mente de una mujer maltratada

Un maltratador que entiende cómo se siente su comportamiento amenazador puede ser menos propenso a golpear o intimidar a su pareja. El proyecto de la Unión Europea (UE) VRespect.Me desarrolló una experiencia de realidad virtual para ayudar a los maltratadores a empatizar con sus víctimas.

Economía digital
Sociedad

Se trata de un escenario aterrador, sin salida para el avatar femenino. La puerta se abre y un hombre entra en la habitación y comienza a gritarle. Si ella le responde o le mira, él grita: «¡Cállate!». Es una experiencia de realidad virtual y el avatar femenino está siendo amenazado por un avatar masculino en un mundo de dibujos animados, pero parece muy real para la persona que lleva los auriculares: un hombre acostumbrado a estar al otro lado del abuso. El proyecto de la UE VRespect.Me utilizó la última tecnología de realidad virtual para poner a los maltratadores dentro del cuerpo de una mujer, en el extremo receptor del maltrato, demostrando que puede ayudar a esos hombres a cambiar, lo que potencialmente salvaría vidas. Se basa en investigaciones que sugieren que algunos hombres no se dan cuenta de cómo es el miedo de otra persona. «Nuestras intervenciones refuerzan los cimientos de la empatía, como la mejora de la capacidad del maltratador para reconocer las emociones de sus víctimas», explicó Mavi Sánchez Vives, directora médica de Virtual Bodyworks, la empresa española que desarrolló VRespect.Me. Según Bernhard Spanlang, director técnico de Virtual Bodyworks: «Para crear el delincuente virtual, realizamos capturas de un actor con una tecnología similar a la que se utiliza en las películas de Hollywood. A través de la modelización y la programación, transformamos esos datos en la experiencia de realidad virtual». En VRespect.Me y en el anterior proyecto de la UE, VERE, los investigadores llevaron a cabo cinco estudios sobre la experiencia de realidad virtual. Se publicó un estudio científico, «Offenders become the victim in virtual reality: impact of changing perspective in domestic violence», en la revista «Nature». En un estudio de cuatro años de duración, 184 delincuentes condenados experimentaron el escenario. Alrededor del 2,2 % de ellos reincidieron durante el período de seguimiento, en comparación con el 6 % después de la rehabilitación normal. Se trata de datos preliminares, pero los resultados son alentadores.

Una nueva perspectiva

Los investigadores probaron el sistema en presos y hombres que se encontraban en libertad condicional en Cataluña, en el noreste de España. Los resultados impresionaron a quienes trabajaban con maltratadores. La Generalitat de Cataluña ha comprado VRespect.Me para una prisión en Tarragona y otras organizaciones europeas también lo han pedido. Esperan reducir un problema que afecta a una de cada tres mujeres a lo largo de su vida, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. En Europa, la «Encuesta sobre la violencia contra las mujeres en la UE (2012)», de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, reveló que el 22 % de las mujeres mayores de 15 años en España, donde se llevó a cabo el proyecto, sufrieron violencia física o sexual el año pasado, cifra que aumenta hasta el 52 % en Dinamarca. «La violencia de género no debería existir en el siglo XXI y las soluciones deben involucrar a la sociedad en su conjunto», dijo Charlie Pearmund, director general de Virtual Bodyworks. El equipo de VRespect.Me está desarrollando nuevos guiones para que el producto aumente la empatía de la sociedad hacia las víctimas de la violencia, a veces culpadas de lo que les ha sucedido. «Ahora tenemos veinte voluntarios, que trabajan tanto con maltratadores como con víctimas de violencia doméstica, que se reúnen regularmente para desarrollar nuevos escenarios para la solución y ayudar a llevarla a aquellos que la necesitan», añadió Pearmund.

Palabras clave

VRespect.Me, avatar, realidad virtual, maltratadores, maltrato, empatía, violencia doméstica, violencia de género

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación