Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

La geofísica nuclear, al servicio de las costas europeas

Todos los materiales en estado natural contienen radionúclidos naturales que emiten radiaciones gamma características. Dependiendo de las concentraciones presentes en los sedimentos, los geofísicos nucleares son capaces de determinar el origen, el tamaño del grano y a veces incluso la historia del material contenido en aquéllos. El sistema patentado MEDUSA aporta a la vigilancia medioambiental un método nuevo de geofísica nuclear, dotado de múltiples aplicaciones, desde la extracción mineral hasta la erosión, pasando por la gestión de riesgos en litorales.

Cambio climático y medio ambiente

Fusionadas, la física nuclear y las ciencias de la Tierra engendraron la geofísica nuclear, ciencia nueva que aplica a las ciencias de la Tierra los métodos y las técnicas desarrolladas en el dominio de la física nuclear. Hoy día, a las ya tradicionales técnicas de datación y testificación en barrenos se ha sumado, aparentemente con gran difusión en este ámbito, la caracterización de sedimentos basada en el acoplamiento de propiedades físicas de sedimentos y observables geoquímicos. MEDUSA es una novedosa tecnología patentada que aprovecha la sedimentología radiométrica para la caracterización sedimentaria sobre la base de un conjunto de concentraciones de radionúclidos, algo así como la huella radiométrica. Consta de un detector ultrasensible de rayos gamma para la recogida de espectros energéticos de rayos gamma, sometidos a detenidos análisis y traducidos en composición sedimentaria. El sistema completo MEDUSA no pesa más de unos cinco kilos y es fácil de montar en barcos, vehículos e incluso aviones. Frente a otros métodos de caracterización geoquímica a MEDUSA no le faltan las ventajas. La sensibilidad del detector se ha ampliado por un factor de 15. La extremada rapidez de MEDUSA proporciona un tiempo de adquisición de estadísticas a efectos de encuestas de entre 1 y 10 segundos; de este modo, no tarda mucho la caracterización de extensas zonas. El sistema aprovecha las propiedades intrínsecas del sedimento, medibles in situ mediante dispositivos de medición pasivos de impacto mínimo en el entorno. MEDUSA ha dado prueba de su potencia tecnológica de teledetección. Entre las aplicaciones asignadas cabe citar la medición y análisis de la distribución de radionúclidos en un testigo de sondeo, y la caracterización de sedimentos in situ. El sistema se está utilizando actualmente para vigilar los riesgos en el entorno costero. Las cuestiones relacionadas con la erosión, las inundaciones, la creación de orillas y la restauración de dunas son algunos de los muchos peligros que probablemente se extiendan en los próximos decenios. MEDUSA presenta asimismo una solución idónea para evaluar la actuación a medio plazo (varios meses) y largo plazo (varias décadas) de los ecosistemas costeros. Con el fin de desarrollar y validar modelos de evolución de contornos y perfiles de playa, el sistema se aplica a diversidad de situaciones prácticas, tales como la vigilancia de la dispersión de vertidos de lodos de dragado al mar (como en el puerto de Rotterdam), la cartografía del contenido de cantos, arena y fango en el fondo de ríos y estuarios, y la cartografía de vertederos de desperdicios de tierra firme.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación