Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El calentamiento global pasado arroja luz sobre la vida y la muerte de los corales de agua fría

¿Qué futuro les espera a los corales en las profundidades del océano? Pruebas procedentes del último gran episodio de calentamiento global acaecido hace miles de años proporcionan pistas a los científicos.

Cambio climático y medio ambiente

Los corales de agua fría son una parte esencial de los ecosistemas de aguas profundas. Acogen a muchas criaturas diferentes, regulan la estructura de la cadena trófica y el ciclo de nutrientes, y ayudan a mantener la biodiversidad del océano. Sin embargo, se considera que estos organismos fundamentales son vulnerables a las amenazas provocadas por el cambio climático. De hecho, los científicos prevén que los corales se verán seriamente afectados por el calentamiento, la desoxigenación y la acidificación de los océanos, así como el agotamiento de alimentos y otros cambios medioambientales que puedan llegar a sufrir los océanos en el futuro. Sin embargo, a pesar de la cantidad cada vez mayor de pruebas que confirman un cambio climático, todavía no se ha documentado la extinción de un ecosistema de corales de agua fría, lo cual nos lleva a preguntarnos: ¿cómo reaccionarán en realidad estos corales a los cambios medioambientales del futuro? Los investigadores, que contaron con el apoyo de los proyectos financiados con fondos europeos ATLAS e iAtlantic, al reconocer la importancia de esta información para su protección futura, analizaron pruebas antiguas de un cambio climático pasado presentes en sedimentos marinos. El equipo de investigación se propuso identificar los principales parámetros químicos y físicos que determinan la vida y la muerte de los corales de agua fría en una región específica. Por lo tanto, crearon la primera base de datos exhaustiva de parámetros paleoambientales que habrían fomentado el desarrollo de dichos corales a lo largo de los últimos veinte mil años, más o menos. «Este intervalo de tiempo comprende el último episodio de calentamiento global asociado a la transición desde el último período glacial hasta el actual período interglaciar. Se caracteriza por una subida del nivel del mar de unos 120 m y una reorganización a gran escala del sistema atmosférico-oceánico», explican los investigadores en su estudio publicado en la revista «PLOS Biology». A fin de evaluar cómo el cambio de condiciones paleoambientales afectó al desarrollo de los ecosistemas de corales de agua fría, los científicos recopilaron sedimentos marinos de seis arrecifes en el océano Atlántico Norte y el mar Mediterráneo que presentaran al menos un cambio importante con respecto al crecimiento de los corales. Utilizaron dichos sedimentos para reconstruir las condiciones oceánicas y cartografiar la presencia de especies comunes de coral «Lophelia pertusa» en los últimos veinte mil años.

Si no tiene que ver con la temperatura del océano…

El análisis desveló que los cambios en el suministro de alimentos —ya sea lateral, mediante corrientes de agua turbulentas en el fondo del mar, o vertical, procedente de profundidades menores— tuvieron la mayor repercusión en la vitalidad de «L. pertusa» durante este período. Asimismo, las bajas concentraciones de oxígeno en el fondo del océano parecieron ser un factor de estrés añadido. Curiosamente, ni la temperatura del océano ni la salinidad mostraron ningún cambio significativo asociado a la proliferación o al declive de «L. pertusa». «Los registros de sedimentos marinos del océano Atlántico Norte y del mar Mediterráneo revelan que los episodios de crecimiento y mortalidad de los corales de agua fría inducidos por cambios climáticos en los últimos veinte mil años fueron principalmente desencadenados por un suministro de alimentos controlado por la producción para la exportación y una hidrodinámica turbulenta más que por los cambios de temperatura en el fondo del océano», confirma el autor principal del estudio, el doctor Rodrigo da Costa Portilho-Ramos de la Universidad de Bremen (Alemania), entidad socia de ATLAS (A Trans-AtLantic Assessment and deep-water ecosystem-based Spatial management plan for Europe) e iAtlantic (Integrated Assessment of Atlantic Marine Ecosystems in Space and Time), en una noticia publicada en EurekAlert!. Así pues, ¿qué podría determinar la vida y muerte de los corales de agua fría en los próximos decenios? Es muy probable que la respuesta radique en los cambios climáticos que afectan el suministro de alimentos en los procesos oceánicos. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto ATLAS Sitio web del proyecto iAtlantic

Palabras clave

ATLAS, iAtlantic, océano, coral, coral de agua fría, cambio climático, calentamiento global, alimentos

Artículos conexos