Skip to main content

Outdoors Active Noise Control Technologies

Article Category

Article available in the folowing languages:

Ser menos el ruido que las nueces

El ruido del tráfico es uno de las principales fuentes de contaminación ambiental. Las zonas urbanas y suburbanas próximas a autopistas, aeropuertos, vías de ferrocarril y cruces importantes se ven especialmente afectados por los efectos de la contaminación acústica. Los aviones, sin ir más lejos, menoscaban la calidad de vida de los vecinos. Un proyecto de investigación está a punto de formular una solución eficaz, cuando ya falta muy poco para ultimar la tecnología necesaria para ello.

Cambio climático y medio ambiente

Silence Light (luz de silencio) es el nombre acuñado para un proyecto destinado a atender la creciente demanda formulada por las comunidades que viven en las proximidades de fuentes de contaminación sonora de que se reduzca efectivamente los altos niveles de ruido a los que viven expuestas. Éstos y el rango de frecuencias son ambos elementos detonantes de molestia e irritación. Hasta ahora el control del ruido ha venido descansando en enfoques autoadaptativos ordinarios. Estos planteamientos se utilizan comúnmente en espacios cerrados y confinados. El problema está en los espacios abiertos, extensas zonas residenciales y fuentes móviles, en especial los aviones. La propuesta del proyecto Silent Light se concreta en una técnica autoadaptativa diseñada para este tipo de circunstancias. Los socios del proyecto –empresas y centros universitarios de investigación– han definido un planteamiento teórico integral, basado en una idea intuitiva, en el que un sistema de fuentes de contador puede reproducir una onda idéntica a la onda incidente en una simple representación plana. Partiendo de la solución teórica los socios del proyecto han pasado a construir las fuentes de contador y el equipo mecánico, electroacústico, informático y electrónico necesario para sus operaciones. Se obtiene efecto de apantallamiento cuando las dos ondas, la incidente y la reconstruida, muestran idénticas características de espacio-tiempo. Cualquier diferencia resta eficacia al sistema. El mando de los ineludibles altavoces requiere un tiempo de flujo de sonido que sea el doble del coeficiente de flujo incidente. Construyendo dos fuentes de contador con dos fuentes de altavoces se obtiene, dependiendo de la configuración elegida, ya sea una pantalla que refleja el ruido, o una pantalla que lo disipa. A este respecto, se ha desarrollado un programa informático, denominado OMBRE ECRAN (sombra pantalla), que simula la actuación de tales pantallas. Ha sido construido un prototipo a escala real con 15 fuentes de contador, diseñadas como postes de luz colocados cada 1,2 metros. El prototipo ha probado la viabilidad de la tecnología propuesta. De momento la validación a escala real ha sido imposible por los problemas ocurridos con las unidades electrónicas que, se calcula, se solventarán pronto. Los participantes en el proyecto se encuentran actualmente buscando, entre las autoridades locales de las zonas contiguas a aeropuertos europeos, socios para la construcción de un sistema piloto de pantallas acústicas activas de diversas configuraciones. Esta propuesta tecnológica se aplicará igualmente a otras fuentes acústicas como autopistas y vías de ferrocarril.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación