Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Garantizar los derechos de propiedad gracias a las "marcas de agua"

Contrastando con el amplio espacio abierto a muchas empresas, Internet también ha planteado varios problemas de gravedad en cuestiones de derechos de autor. La propiedad intelectual está en juego cuando el pirateo no tiene más secreto que unos clics con el ratón.

Economía digital

En un esfuerzo por preservar el contenido de los derechos de autor de actos de piratería, el proyecto OCTALIS se ha definido como objetivo desarrollar un sistema integrado y cifrado de protección de contenidos que incluya la asignación de marcas de agua ("watermarking"), etiquetado y vigilancia de contenido. De lo que se trataba era de potenciar un sistema capaz de combinar un planteamiento global del acceso justo y condicional al contenido de medios, y un programa solvente de protección de los derechos de autor, y de dejar clara su validez mediante la ejecución de ensayos a gran escala. A través de los protocolos tradicionales TCP/IP, cualquier usuario de Internet tendrá la posibilidad, al menos en teoría, de buscar imágenes, lo mismo audiovisuales que fotográficas, y entrar al sistema de intermediación de OCTALIS para comprar el contenido que haya encontrado. El sistema incluye una función de control de acceso con autentificación, cifrado y comprobación de integridad a efectos de seguridad del intercambio de contenido. Incrustando una marca de agua en un fotograma digitalizado o un flujo de vídeo ("video stream"), lo propio de OCTALIS es autorizar la transferencia lícita de datos a través de servidores seguros, utilizando tarjetas inteligentes y terceras partes de confianza (TTP). Para asentar estos principios fundamentales, se desarrolló un algoritmo mejorado capaz de suministrar marcas de aguas de tres tipos por cuestiones de seguridad, cuya investigación comercial recayó en Thompson CSF Communications. La primera marca de agua es una filigrana digital secreta (W1) utilizada para garantizar la seguridad de los derechos de propiedad internacionales. La segunda es una marca de agua pública y visible (Wpub), diseñada para autentificar los datos. La tercera es otra marca secreta (W2) encargada del control de contenido. Las dos primeras marcas de agua van incrustadas en el sitio del productor, mientras la tercera lo hace en el sitio del prestador, a efectos de seguimiento. La marca de agua podrá incrustarse en flujos de gran velocidad (64 bits) y baja velocidad (32 bits), lo que significa que con este copyright se garantizará la seguridad tanto de imágenes fijas como de contenido de audio. Además, cabe la posibilidad de incrustar y releer el algoritmo en tiempo real con señales de vídeo MPEG-2 de hasta 2.270 Mb/s. OCTALIS ha contribuido pues de forma significativa a la normalización de la función de seguridad de las transferencias de datos y, en cooperación con otros proyectos europeos como TALISMAN y OKAPI, se encuentra articulando un sistema de intermediación destinado a garantizar los derechos de propiedad de contenidos, de modo que empresas e individuos puedan renovar la distribución segura de su material. Para más información, visitar: http://www.prosoma.lu/cgi-bin/show_new.py?id=5722&page=description

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación