Skip to main content

Advanced carbons and refractories by optimisation of petroleum synthetic precursors-clean scfe processing

Article Category

Article available in the folowing languages:

Reducción de carcinógenos en la producción de brea

Muchas firmas industriales usan brea de hulla para procesar o refinar materiales. El problema es que al hacerlo se emite un alto volumen de hidrocarburos aromáticos carcinogénicos, azufre y ceniza que son sumamente peligrosos para la salud humana y pueden producir cáncer de pulmón, piel y vejiga urinaria. Un nuevo proceso de refinamiento del petróleo proporciona ahora una alternativa más saludable.

Tecnologías industriales

Desarrollado en España, el nuevo proceso, que usa un residuo de petróleo para fabricar brea de petróleo, ofrece un buen sustituto de las sustancias normales de brea de carbón que tiene un bajo contenido de CTPV ("Coal Tar Pitch Volatiles", o volátiles de alquitrán de hulla). La brea de hulla se utiliza en multitud de industrias, desde el azulejo hasta el aluminio pasando por la restauración mediante enlaces de carbono. Como tal, este avance no sólo encierra un amplio potencial de difusión, también ofrece más competitividad a estas industrias, siendo, con diferencia, menos peligroso para la salud humana y más respetuoso con el medio ambiente que los productos de brea tradicionales. Se evaluaron dos rutas en el desarrollo de esta tecnología: el tratamiento térmico y la extracción supercrítica de fluidos. Tanto en procedimientos a gran escala como en el laboratorio, se trazó una ruta para la producción de brea con características favorables para la elaboración de fibra de carbono y de carbono activado. Aunque los investigadores todavía están trabajando en optimar la tecnología, el avance que aquí se describe ya es muy capaz de producir una variedad de breas de petróleo convenientes para todo tipo de propósitos previa simple adaptación de los parámetros de tratamiento. Como sustituto de la brea de hulla, la brea de petróleo no sólo representa la mejor opción actualmente disponible respecto a salud humana con una reducción del 90 por ciento del potencial carcinogénico, sino que ofrece a la industria un medio con el que poder afrontar mejor las políticas medioambientales cada vez más severas.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación