Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Ciencia para el público

En 2009 se celebró en ocho ciudades de Bélgica la «Noche europea de los investigadores», en la que se puso en contacto al público con la investigación y con investigadores de varias e ingeniosas formas.

Cambio climático y medio ambiente

La opinión pública suele percibir la ciencia y la investigación como temas de gran dificultad. Normalmente su exposición a éstas se limita a las noticias esporádicas sobre grandes adelantos o descubrimientos que divulgan los medios de comunicación. Europa trata desde hace mucho de acercar la ciencia al saber del público y así aprovechar la intensa actividad de investigación y desarrollo que lleva a cabo. Una iniciativa de esta clase repetida en muchos países de Europa es la «Noche europea de los investigadores», en la que se organizan eventos participativos y festivos con los que se pretende desmitificar la ciencia y presentar proyectos emprendidos por investigadores de determinado país. Así, el 25 de septiembre de 2009, el proyecto europeo Brasil («Investigadores belgas animan vínculos con el deporte y la innovación») organizó varios acontecimientos de esta clase en ocho ciudades de Bélgica: Bruselas, Gante, Cortrique, Lieja, Louvain-la-Neuve, Malinas, Namur y Redu-Transinne. Entre los eventos hubo demostraciones, presentaciones y actividades participativas con las que se pretendía mostrar parte de la investigación científica puntera desarrollada en dicho país. Todo ello fue fruto de la labor de nueve socios —seis universidades, un instituto de secundaria, la organización sin ánimo de lucro Flanders Technology International y la «Oficina belga de política científica»— coordinados por ésta última. Dicha oficina acogió las actividades científicas en la Technopolis de Mechelen, mientras que la entidad privada Créaction acogió las actividades en el Euro Space Center de Redu-Transinne. Al mismo tiempo cooperaron varias universidades y escuelas de todo el país para que el acontecimiento fuera todo un éxito. Cada socio elaboró su propio programa de actividades y puso en marcha su propia campaña de publicidad en periódicos, emisoras de radio y otros medios locales, si bien siguiendo un modelo común diseñado para el proyecto. El programa de actividades fue variado e incluyó juegos, concursos de preguntas, experimentos interactivos, exhibiciones, descubrimientos in situ y visitas guiadas. Todas las actividades dieron al público la ocasión de conocer en persona a investigadores y conversar con ellos sobre cualquier tema, científico o no. También se organizó un concurso para animar a artistas incipientes a crear carteles para la Noche de los Investigadores 2010. Los carteles presentados se colgaron en los espacios de las actividades y los ganadores se anunciaron al término del evento de 2009. El proyecto Brasil mejoró la valoración de la opinión pública con respecto a la labor de los científicos y a su función en la sociedad y resaltó la importancia de la investigación ante el público general. Ofreció a un público amplio la oportunidad de acercarse a investigadores, no sólo en su entorno profesional sino en situaciones cotidianas en las que pudieron mostrar su «lado humano». En definitiva, el proyecto elevó el grado de confianza entre la sociedad y la ciencia, mostrando a la gente proyectos científicos de formas entretenidas. Sin duda esta iniciativa puede considerarse un éxito al haber cumplido sus objetivos y servir como modelo para iniciativas similares en otros países.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación