Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un red de trabajo para el estudio de la biología de la clase Clostridia

Un consorcio europeo trabajó en el estudio de la biología de las especies de la clase Clostridia. Los resultados tienen importantes implicaciones tanto para hacer frente a la patogenicidad de las especies de la clase Clostridia como para la mejora de la explotación comercial de las especies no patógenas de esta clase bacteriana.

Salud

La clase Clostridia es un grupo heterogéneo de bacterias con diversas acciones. Estas bacterias causan enfermedades como el tétano y el botulismo (C. difficile y C. botulinum), pero también pueden ser empleadas para el tratamiento del cáncer (C. sporogenes y C. novyi). Es más, especies concretas de clostridios se emplean en la industria para la producción de biocombustibles como es el caso de C. acetobutylicum. A pesar de su importancia, hasta la fecha no se ha determinado con exactitud la biología básica de la clase Clostridia, debido principalmente a esfuerzos investigación fragmentados y a la falta de comunicación con la industria. Además, el avance de la investigación relacionada con la clase Clostridia se ha visto impedido por procedimientos inadecuados para la inactivación de genes. Para hacer frente a estos problemas, el consorcio financiado por la Unión Europea CLOSTNET agrupó a once centros de excelencia académica e industrial pertenecientes a sietes países europeos. La idea era formar a nuevos investigadores en el campo de la investigación de la clase Clostridia al mismo tiempo que se determinan los aspectos clave de la biología de este grupo de bacterias. Uno de los socios del consorcio CLOSTNET desarrolló la novedosa tecnología ClosTron. Esta tecnología ha hecho posible la inactivación sistemática de genes y la evaluación de sus funciones. Empleando esta herramienta única, los investigadores identificaron un regulador negativo de la neurotoxina botulínica, proporcionado nuevas posibilidades para el desarrollo de un remedio antitoxina. Además, la caracterización de la clase Clostridia motivó la identificación de factores de virulencia y de novedosas dianas farmacológicas para el desarrollo de vacunas. Dado el papel de C. difficile en las infecciones hospitalarias, se prestó especial atención a su capacidad para formar biopelículas y a los determinantes genéticos responsables de esta capacidad. Con respecto a la utilización de las especies de la clase Clostridia en la industria, los investigadores identificaron nuevos sistemas implicados en la regulación de la producción de butanol como biocombustible en C. acetobotylicum. Estos elementos reguladores podrían ser explotados comercialmente para mejorar la producción de biocombustibles. La red de investigación CLOSTNET sobre la biología de las especies de la clase Clostridia ha logrado una serie de descubrimientos que, sin ninguna duda, son fundamentales para mejorar la comprensión sobre la biología de los clostridios. Es más, se espera que la aplicación de estos resultados en la diagnosis, el desarrollo de vacunas y la terapia frente al cáncer mejore la salud de los ciudadanos europeos.

Palabras clave

Clostridia, biología, cáncer, biocombustible, ClosTron, neurotoxina, factor de virulencia, desarrollo de vacunas, butanol

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación