Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Perfeccionamiento de sensores para el análisis de gases volcánicos

El proyecto europeo Vigilancia geoquímica automática de los volcanes, que comenzó en diciembre de 1996, recibirá financiación durante dos años del programa de investigación Medio Ambiente y Clima de la Unión Europea. El objetivo principal de este proyecto consiste en mejorar l...

El proyecto europeo Vigilancia geoquímica automática de los volcanes, que comenzó en diciembre de 1996, recibirá financiación durante dos años del programa de investigación Medio Ambiente y Clima de la Unión Europea. El objetivo principal de este proyecto consiste en mejorar la capacidad para detectar los cambios fisicoquímicos en los fluidos volcánicos que suelen preceder las erupciones y en instalar en los volcanes instrumentos fiables para este fin. El proyecto incluye el perfeccionamiento y prueba de una serie de sensores específicos capaces de funcionar de manera continua, el establecimiento de estaciones para verificar una serie de parámetros y la creación de versiones para utilización sobre el terreno de analizadores de laboratorio, todos los cuales deberán utilizar transmisión de datos. Hasta ahora, como resultado del proyecto se han proyectado y construido varios tipos diferentes de sensores, incluidos unos que sirven para verificar el radón en el suelo y espectrómetros de infrarrojos (todavía solamente en fase de laboratorio) que permiten medir simultáneamente un gran número de gases. Además de estos sensores de parámetros múltiples, los científicos del proyecto están perfeccionando una serie de sensores formados por varios instrumentos dispuestos en paralelo, proyectados para verificar parámetros específicos y que se pueden poner en funcionamiento más fácilmente y a un coste menor. No obstante, estos dispositivos entrañan la delicada operación de coordinar la adquisición y la transmisión de datos procedentes de varios sensores. Estos sensores se pondrán a prueba en Italia a partir de junio de 1998 durante un mínimo de seis meses de registro continuo. Se han escogido para las pruebas las localidades de Solfatara, cerca de Nápoles, Vulcano, en las islas Eolias, y Etna, en Sicilia.