Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un robot de compañía del proyecto STRANDS, en la serie televisiva Gadget Man

Gadget Man es una serie televisiva del canal británico Channel 4 que lleva en antena desde 2012. En su cuarta temporada, el presentador Richard Ayoade sigue presentando tecnologías nuevas diseñadas para facilitarnos la vida. El episodio de la semana pasada trató sobre Linda, un robot de compañía desarrollado en el proyecto STRANDS.

«Y como plato fuerte les he reservado a Linda, un robot inteligente que está programado para "patrullar" la vivienda de forma autónoma y asegurarse de que no se cuelen cacos», cuenta Ayoade mientras el robot aparece en pantalla, metido en su receptáculo ficticio de seguridad para probar artilugios nuevos. Gracias a su escáner por láser, Linda puede desplazarse y elaborar un plano de su entorno, reconocer a intrusos y servir como refuerzo del personal de seguridad. Puede funcionar de manera autónoma durante varias semanas, registrar datos sobre el entorno y ajustar su comportamiento consecuentemente. Linda se probó el año pasado en el Museo de Historia Natural de Londres, con ocasión de la Semana Europea de la Robótica, donde asumió la función de guiar a visitantes hasta exposiciones concretas. «Nos proponemos que los robots puedan aprender de sus experiencias prolongadas y de cómo perciben la evolución del entorno con el paso del tiempo. Las aplicaciones posibles son múltiples. Llevar a Linda al Museo de Historia Natural plantea una oportunidad espléndida de comprobar si un día esta clase de robot será capaz de ayudar a las personas asumiendo distintas funciones», declaró entonces el Dr. Marc Hanheide, de la Universidad de Lincoln (Reino Unido). Linda es uno de los seis robots creados por el equipo de STRANDS. Los demás se llaman Bob, Henry, Karl, Werner y Lucie. Por lo general, los robots más avanzados interpretan las dinámicas espaciotemporales como lecturas anómalas, de modo que acumulan errores que, al final, les impiden funcionar durante más que unas pocas horas. En cambio, para cuando concluya el proyecto, se pretende que Linda y compañía puedan funcionar durante no menos de ciento veinte horas y que sean capaces de adaptarse a situaciones reales muy complejas de cuidados y protección de la seguridad. STRANDS no concluye hasta mayo de 2017, pero sus robots ya se han ensayado en varias situaciones. Bob, por ejemplo, ya ha sido «contratado» para tres semanas por G4S —empresa líder mundial en seguridad integral— para que patrulle un espacio de oficinas. El logro más reciente del proyecto ha sido la publicación de un artículo científico en marzo de 2015. En ese documento, el equipo describe un modelo secuencial probabilístico de interacción espacial humano-robot (HRSI, Human-Robot Spatial Interaction) basado en un cálculo cualitativo de la trayectoria (QTC, Qualitative Trajectory Calculus) que incorpora el concepto de proxémica con el fin de proporcionar modelos más completos. «Para que se puedan utilizar robots móviles en espacios con personas, los robots tienen que "entender" cómo se comportan los humanos y ser capaces de apartarse si se encuentran con una persona en un pasillo, por ejemplo. En tales situaciones, el robot no solo tiene que realizar un desplazamiento seguro, sino que también debe transmitir su intención de desplazarse e indicar a dónde; debe saber reaccionar a los movimientos de los humanos y "saber" cómo reaccionarán los humanos ante él. La investigación actual se centra principalmente en cómo debe evitar el robot al humano, y no se ocupa tanto de la influencia mutua posible de sus movimientos», adujo el primer firmante del trabajo, Christian Dondrup, de la Facultad de Informática de la universidad mencionada. Para más información, consulte: STRANDS http://strands.acin.tuwien.ac.at/

Países

Reino Unido

Artículos conexos