Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

EUBCE 2019: el papel de la biomasa en los objetivos de desarrollo y climáticos

La semana pasada, se celebró en Lisboa (Portugal) el XXVII Congreso y Exposición Europeos sobre Biomasa (EUBCE). En este evento fundamental se habló sobre el potencial de la biomasa para ayudar a cumplir los objetivos climáticos y de desarrollo sostenible y, como no podía ser de otra forma, CORDIS estuvo presente.

En noviembre de 2018, la Comisión Europea presentó su visión para una «economía próspera, moderna, competitiva y neutra desde el punto de vista del clima de aquí a 2050». La estrategia correspondiente señala la necesidad de contar con una cartera de tecnologías basadas en la investigación y la inversión en paralelo a políticas capacitadoras y mecanismos de empoderamiento ciudadano. La visión concuerda con el objetivo del Acuerdo de París de 2015 con el que se pretende contener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C sobre los niveles preindustriales y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados en 2015. La bioenergía producida a partir de biomasa (por ejemplo, en forma de residuos agrícolas o desperdicios orgánicos) ofrece la posibilidad idónea para lograr una economía neutra desde el punto de vista climático. EUBCE supuso un foro singular para que los 1 500 delegados de cerca de ochenta países compartieran conocimientos y experiencia y trabajaran sobre el tema de este año, a saber, «La función de la biomasa a la hora de lograr los objetivos de París y respaldar los objetivos de desarrollo sostenible». La profesora Maria da Graça Carvalho, de la Dirección General de Investigación e Innovación (DG RTD) de la Comisión Europea, ejerció como la directora general del congreso, mientras que la coordinación del programa técnico corrió a cargo del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea. Nos faltan las palabras para hacer justicia al abanico de contenidos que se presentaron en la sesión de pósteres, en los talleres y en las más de cuarenta y tres cabinas de expositores. Dos sesiones plenarias sirvieron, además, para ofrecer una instantánea de los principales temas explorados durante las cuatro jornadas del evento. Hacia la descarbonización En un contexto en el que la biomasa se presentó como la fuente de energía renovable con más potencial, en una de las sesiones plenarias que tuvo lugar el martes, 28 de mayo, se debatió el progreso tecnológico hacia los sistemas de energía descarbonizados. Ingwald Obernberger, de Bios Bioenergiesysteme (Austria), inició las sesiones mediante una narración de los trabajos realizados para ampliar la escala de la combustión de biomasa para obtener bioenergía. Indicó que la conversión de biomasa sólida supone el 70 % del consumo de bioenergía en la Unión Europea (UE) y el 6 % del consumo de energía total. Uno de los logros expuestos destinados a ampliar la producción se basó en un aumento de la flexibilidad de los combustibles mediante el empleo de varios de ellos como madera y residuos agrícolas en una misma planta de procesamiento. Este sistema iría unido a mecanismos de emisiones nulas y de recuperación de calor para mejorar la eficacia de la planta. Durante la sesión, varios ponentes mencionaron la necesidad de contar, por un lado, con incentivos claros y duraderos en el sector de la bioenergía que fomenten la investigación y la inversión, y por otro con políticas paneuropeas. Se expuso que para que la UE pueda cumplir con su objetivo vinculante (RED 2) de una cuota de al menos un 32 % de energías renovables para 2030, la biomasa debe ser un complemento a otras alternativas renovables (como por ejemplo el hidrógeno). La transición biológica Durante la sesión plenaria del miércoles, 29 de mayo, varios representantes de la industria tomaron la palabra para ofrecer su opinión sobre el logro de los objetivos climáticos y de desarrollo sostenible. Kees Kwant, del Organismo Empresarial Neerlandés del Ministerio de Economía, acotó el contexto al recordar que para cumplir el objetivo de 2 °C del Acuerdo de París, es necesario multiplicar por cuatro el consumo de bioenergía para 2060. Explicó que si bien existe un plan dedicado a la bioenergía, aún no se ha materializado debido a que no abunda la materia prima sostenible y la sociedad no confía en este tipo de combustibles. En cuanto a la función de los mercados, ofreció cuatro recomendaciones: reconocer la urgencia de la situación; la adopción de tecnologías sostenibles que incluyan elementos como creación de empleo y desarrollo rural; la adopción en el sector industrial de tecnologías integradas como, por ejemplo, biorrefinerías que aporten valor a los residuos; y que las administraciones creen un entorno de trabajo adecuado. Dolf Gielen, director del Centro Tecnológico y de Innovación IRENA de Bonn (Alemania), afirmó que el crecimiento de la bioenergía se está deteniendo. A modo de ejemplo, mencionó que el uso de biocombustibles debe multiplicarse por cinco para cumplir con los objetivos climáticos. A pesar de la situación, la inversión se ha reducido desde el máximo logrado hace un decenio, lo cual se debe, según fuentes de la industria, a los obstáculos ya conocidos, esto es, la ausencia de un marco político y el precio de la materia prima. En relación al combustible para aviación en concreto, sorprendió averiguar que la primera instalación de Europa para la producción exclusiva de combustible sostenible estará lista para 2022 en los Países Bajos. Los ponentes concluyeron que si bien las tecnologías nuevas, como los satélites, multiplican los resultados, no será una única tecnología la que domine. También admitieron que las políticas sobre temas relacionados como el uso del suelo o la biodiversidad deben coordinarse mejor. Tras un debate sobre lo complicado que supone decidirse por una única vía en concreto, cogió la palabra el copresidente del congreso André Faaij, director científico en ECN (parte de TNO, Países Bajos) quien admitió que «si las políticas se ajustasen un punto más, se ofrecería a investigadores, industria y empresarios una oportunidad enorme para trabajar en la cartera basada en productos biológicos». Tras poner las cartas sobre la mesa, corresponde ahora a los asistentes la exploración de esta «enorme oportunidad» mediante la amplia gama de tecnologías pragmáticas e inspiradoras mostradas en la exposición del EUBCE. Para más información, consulte: Sitio web del evento

Países

Portugal