Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El Parlamento exige atajar la contaminación procedente de las plantas productoras de energía eléctrica

Al cierre de un debate en el Parlamento Europeo celebrado el 13 de abril de 1999, el comisario europeo en funciones, Ritt Bjerregaard, aceptó algunas de las enmiendas a las propuestas de la Comisión Europea para reducir la contaminación producida por las grandes plantas de com...

Al cierre de un debate en el Parlamento Europeo celebrado el 13 de abril de 1999, el comisario europeo en funciones, Ritt Bjerregaard, aceptó algunas de las enmiendas a las propuestas de la Comisión Europea para reducir la contaminación producida por las grandes plantas de combustión. En las palabras de apertura del debate, y en nombre de la Comisión de energía, la eurodiputada María Estevan Bolea reconoció que la disminución de los niveles de emisiones y la mejora de la calidad del aire son muy importantes pero que proporcionalmente, también deberían tenerse en cuenta los costes y la mejor tecnología disponible. El Comisión de medio ambiente había propuesto límites muy severos y la eurodiputada alegó que si los límites eran muy estrictos nadie los cumpliría. Ria Oomen-Ruijten comentó que esto formaba parte de una estrategia europea contra la acidificación. Expresó además que era necesario comparar los acontecimientos acaecidos en Japón y en América, que puede que algunas de las instalaciones más antiguas sigan en explotación hasta el 2004 y que por todas estas razones la Comisión de medio ambiente proponía límites más estrictos que los de la propuesta de la Comisión. Hizo un llamamiento especialmente dirigido al Reino Unido para que salga de la "Edad de Piedra" y actualice sus instalaciones para mejorar la salud pública. Añadió que podrían haberse propuesto reglamentos más estrictos aún: Austria y los Países Bajos tienen en vigor reglamentos más estrictos y que aunque estaba a favor de la liberalización de la electricidad, habría que incluir en la ecuación de los precios las diferencias de peligrosidad para con el medio ambiente. David Bowe (Cleveland y Richmond, PSE) comentó que esta propuesta tenía que considerarse conjuntamente con otras medidas, tales como el Control y Prevención Integrados de la Contaminación y los topes nacionales relativos a las emisiones. Expresó además que aunque la propuesta no plantearía problemas a las nuevas instalaciones, las más antiguas requieren más tiempo para llevar a cabo las inversiones necesarias. Si los límites son muy estrictos, añadió, los Estados miembros sentirán que se les está dictando su política energética. Sin embargo, y después de una segunda lectura, el informe podrá conducir a mejoras considerables en la atmósfera que circunda a estas instalaciones. Las grandes plantas de combustión británicas tienen poco de la Edad de Piedra, dijo, e invitó a la Sra. Oomen-Ruijten a visitar, por ejemplo, la central de Drax.