Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El Parlamento toma medidas enérgicas contra el fraude en el programa LEONARDO

El Parlamento Europeo ha decidido por votación aceptar la posición común sobre la segunda fase (2000-2004) del programa de formación profesional de la Unión Europea LEONARDO, con una serie de modificaciones que permiten garantizar una formación de calidad y reforzar los contro...

El Parlamento Europeo ha decidido por votación aceptar la posición común sobre la segunda fase (2000-2004) del programa de formación profesional de la Unión Europea LEONARDO, con una serie de modificaciones que permiten garantizar una formación de calidad y reforzar los controles sobre los diversos programas con el fin sobre todo de evitar el fraude. Durante el debate, Susan Waddington recordó a los parlamentarios la decisión de que el programa LEONARDO fuese objeto de una minuciosa investigación por parte del Comité Independiente de Investigación, que había descubierto signos de "mala administración, fraude, secretismo y favoritismo". "La Comisión nos ha defraudado", manifestó. Los beneficiarios no han recibido la titulación correspondiente a causa de la mala administración del contratante. El Comité de educación presentó una serie de enmiendas cuya finalidad es garantizar que esta situación no vuelva a producirse, y que realmente sean los servicios de la Comisión los que llevan a cabo la administración. El programa LEONARDO era importante por su papel como "laboratorio de la innovación". Ha aportado beneficios reales a los ciudadanos al permitir que los códigos de buena conducta puedan ser copiados y al permitir la movilidad en el sector de la formación profesional. Era importante un nuevo enfoque que permitiese que los grupos desfavorecidos y los discapacitados pudiesen beneficiarse de él en el futuro, añadió la Sra. Waddington. El Sr Erkki Liikanen respondió en nombre la Comisión Europea que estaría de acuerdo en aceptar 30 de las 33 enmiendas presentadas. Sin embargo, manifestó que no podía aceptar la enmienda que reclama el desarrollo de un diálogo permanente con las organizaciones no gubernamentales (ONG) más importantes que representan los intereses y grupos a los que se dirige el programa. Manifestó también no poder aceptar la enmienda que pretende borrar toda referencia a las organizaciones de asistencia técnica (OAT), y definir el papel que debe desempeñar el personal interino contratado en el ejercicio de sus tareas. Aseguró que respondería por escrito a esta enmienda, pero que no podía aceptar en principio la abolición de las OAT. Aceptó no obstante que es necesario disponer de una serie de normas que regulen la correcta administración de los fondos y que se debería tener en cuenta en este asunto el papel de los auditores externos autorizados. Se adoptó la posición común con las enmiendas que persiguen garantizar una formación de calidad y reforzar los controles ya existentes sobre los programas. Sin embargo, la enmienda que pretendía eliminar cualquier referencia a las OAT no fue aprobada.

Artículos conexos