Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Microbios combaten la corrosión en nuevos recubrimientos biológicos

Las consecuencias económicas de la corrosión de metales superan los 1,32 billones de euros anuales, y casi la mitad de los casos guardan relación con microorganismos. Ahora, un inhibidor de microbios respetuoso con el medio ambiente y desarrollado con financiación europea podría ahorrar miles de millones de euros.

Tecnologías industriales

La corrosión es el proceso de deterioro del metal más común y afecta a la seguridad y el funcionamiento de infraestructuras fundamentales y equipos de todo el mundo. Gracias a financiación europea, unos científicos desarrollaron una tecnología respetuosa con el medio ambiente y otros servicios con el fin de combatir la corrosión influida por microbios (MIC) en el marco del proyecto BIOCORIN (New biocoating for corrosion inhibition in metal surfaces). Cuando los microorganismos se adhieren y crecen en superficies metálicas, crean una biopelícula que constituye la primera etapa de los procesos de bioincrustación. Las actuales soluciones antiincrustantes generan preocupación por su impacto medioambiental negativo, de ahí que se hallan buscado soluciones alternativas en la naturaleza. Se determinó que podrían ser efectivos ciertos microorganismos antiincrustantes que secretan unos compuestos contra la MIC si ésta está presente. El equipo de BIOCORIN aprovechó técnicas genéticas para identificar bacterias, hongos y levaduras asociados con la incrustación y la MIC en muestras obtenidas en varias zonas climáticas diferentes. Se identificaron además dos bacterias candidatas con propiedades anti-MIC cuya presencia se confirmó en los entornos analizados y su actividad en placas de acero corroídas. Los científicos incorporaron estos microorganismos a una matriz de sol-gel y formularon recubrimientos para su aplicación a distintos tipos de superficies metálicas. Las pruebas de resistencia a la corrosión química, estabilidad mecánica y viabilidad de los microorganismos antiincrustantes depararon resultados positivos. La innovadora solución biomimética de BIOCORIN presenta una reducción significativa de las emisiones de CO2 (del 88 %) y de metano (un 91 %). En comparación con otras opciones convencionales antiincrustantes, como el recubrimiento con epoxi, nos encontramos ante una disminución notable en la categoría de impactos GWP (potencial de calentamiento global). La tecnología de BIOCORIN se validó con demostradores en tres estudios de caso en emplazamientos con condiciones ambientales distintas. Los resultados se pueden consultar en vídeos de YouTube. BIOCORIN ha arrojado varios productos y servicios que encierran un inmenso potencial comercial. Ello incluye el recubrimiento de sol-gel con aditivos anti-MIC y también una biopelícula artificial. Algunos servicios ofrecidos importantes son la detección de corrosión, las pruebas de cumplimiento y la formulación de recubrimientos novedosos. Después de optimizarla, se espera que la aplicación de la tecnología ecológica de BIOCORIN incremente la durabilidad de las infraestructuras de ingeniería civil a costes más bajos. El impacto económico general podría ser un ahorro de 612 000 millones de euros en costes directos provocados por la MIC.

Palabras clave

Recubrimiento biológico, corrosión influida por microbios, antiincrustantes, sol-gel, biopelícula

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación