Skip to main content

Development of an integrated biorefinery for processing chitin rich biowaste to specialty and fine chemicals

Article Category

Article available in the folowing languages:

Conversión de conchas desechadas en materias primas para la producción de compuestos químicos

El sector marisquero es tan gigantesco como los desechos que produce: cientos de miles de toneladas de conchas y caparazones de los que hay que deshacerse todos los años. Una iniciativa europea estudió qué hacer con estas conchas desechadas y exploró su potencial como alternativa a los plásticos, que son derivados de combustibles fósiles.

Energía

La Unión Europea produce cientos de miles de toneladas de restos de conchas cada año. Al tirar estas conchas se desaprovecha toda la materia orgánica y la energía contenidas en ellas. La quitina, uno de sus componentes, es un polímero como el azúcar que podría ser valioso para la biomedicina, el sector alimentario y la producción química, por no hablar de sus aplicaciones energéticas. Los socios del proyecto financiado por la Unión Europea CHIBIO (Development of an integrated biorefinery for processing chitin rich biowaste to specialty and fine chemicals) tenían como objetivo determinar un uso para cada uno de los componentes de las conchas desechadas y procesar la quitina por medio de métodos más sostenibles. Estos desarrollaron métodos más sostenibles tanto para la eliminación de las conchas desechadas como para la transformación de la quitina, prestando especial atención a los caparazones desechados del cangrejo marrón. Después de eliminar el residuo de biomasa que contiene proteínas y grasas de los caparazones, los socios del proyecto transformaron este residuo y la quitina de manera específica en moléculas básicas o monómeros por medio de un método de biorrefinería. Por medio de este método y empleando un conjunto completo de enzimas, se degradó la quitina presente en los caparazones en sus componentes elementales como la glucosamina y la N acetil glucosamina. Estos componentes tienen el potencial de ser procesados posteriormente en moléculas básicas empleadas para producir varios polímeros novedosos de base orgánica. También se identificaron diferentes cepas prometedoras de levadura que crecen en un medio de glucosamina. El equipo estudió la viabilidad técnica de los nuevos métodos, incluyendo protocolos de purificación para varios monómeros. Además, se consideró la viabilidad comercial mediante un análisis del coste de ciclo de vida para el conjunto de la cadena de procesos de biorrefinería. Empleando una estrategia económica y respetuosa con el medio ambiente para transformar las conchas desechadas por el sector marisquero, el proyecto CHIBIO está en una posición privilegiada para mejorar la sostenibilidad de la industria del procesamiento de biomasa e impulsar la competitividad de la industria biotecnológica europea.

Palabras clave

Conchas desechadas, caparazones, quitina, biorefinería, biorresiduo, monómeros

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación