Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Enfoques diversos sobre el VIPM en una audiencia pública

Los expertos invitados por la Comisión de Industria del Parlamento Europeo a una audiencia pública sobre el VI Programa Marco (VIPM) de Investigación y Desarrollo expusieron una amplia diversidad de enfoques, algunos de los cuales ponían en tela de juicio la validez de determi...

Los expertos invitados por la Comisión de Industria del Parlamento Europeo a una audiencia pública sobre el VI Programa Marco (VIPM) de Investigación y Desarrollo expusieron una amplia diversidad de enfoques, algunos de los cuales ponían en tela de juicio la validez de determinadas partes del programa. El eurodiputado francés Gérard Caudron, ponente parlamentario, recalcó la necesidad de mantener vivo el debate entre los científicos y la opinión pública europea. También acentuó la necesidad de garantizar una transición fluida entre el V y el VI Programa Marco. El debate más vivaz fue el que se produjo entre el primero y el último de los expertos que hicieron uso de la palabra. El Dr. Freek Heidekamp, de TNO Strategy and Research Planning, en los Países Bajos, habló de las ventajas de la genómica y la biotecnología para la salud, mientras que la Dra. Mae-Wan Ho, del Institute of Science in Society del Reino Unido, defendió un criterio opuesto. Los dos expresaron una diferencia básica de opiniones acerca del modo en que debe enfocarse la ciencia. El Dr. Heidekamp representaba el enfoque tradicional de la investigación científica: tendencia a un modelo reduccionista, de conformidad con un programa derivado de la inercia de sus propios descubrimientos, y guiado por intereses predominantemente económicos. En este modelo la rendición de cuentas ante la sociedad se lleva a cabo primordialmente a través de políticos y accionistas. Por consiguiente, el Dr. Heidekamp estaba básicamente satisfecho ante las propuestas referentes al VIPM. En cambio, la Dra.Wan Ho sostuvo que ni siquiera se había planteado la cuestión sobre si el VIPM rinde cuentas a la sociedad, y que los ciudadanos habían intervenido muy poco en la decisión acerca de la estructura del programa. En consecuencia, la UE está subvencionando la ciencia empresarial en campos como por ejemplo la tecnología nuclear y la ingeniería genética, que quizás no es de interés público, y que indudablemente los europeos no desean. La Dra. Wan Ho sostuvo asimismo que la estructura misma de los instrumentos -redes de excelencia y proyectos integrados que implican asociaciones públicas/privadas- beneficia a la gran ciencia empresarial y excluye a las minorías alternativas que llevan a cabo una investigación innovadora sin objetivos comerciales. La Dra. Wan Ho propuso aumentar la investigación sobre la agricultura orgánica y sobre un modelo holista de atención sanitaria. Los representantes de la ciencia empresarial no coincidieron del todo con este punto de vista. Se alegó que los niveles de financiación de la UE se estaban quedando atrás en comparación con los de EEUU: la Comisión propone que se dediquen 2.000 millones de euros a la genómica y la biotecnología de carácter sanitario a lo largo del período 2002-2006, mientras que el presupuesto federal anual de EEUU destinado a ese mismo campo se elevaba a 700 millones de euros. Se afirmó la necesidad de otorgar un mayor énfasis a la medicina preventiva, y de tomar en consideración los peligros potenciales de la biotecnología, por ejemplo, la posibilidad de que los biotecnólogos produzcan supervirus de manera involuntaria. Es probable que el informe de Gérard Caudron sea aprobado por la comisión en septiembre u octubre, y se someta a votación en una sesión plenaria, en octubre o noviembre.