Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Una nueva investigación analiza las causas del calentamiento global

Dos nuevos estudios sobre los posibles factores que influyen en el calentamiento global han destacado el papel de los rayos cósmicos y las estelas de condensación de los aviones. La investigación sobre los rayos cósmicos la publicó hace poco Fangqun Yu, de la Universidad Esta...

Dos nuevos estudios sobre los posibles factores que influyen en el calentamiento global han destacado el papel de los rayos cósmicos y las estelas de condensación de los aviones. La investigación sobre los rayos cósmicos la publicó hace poco Fangqun Yu, de la Universidad Estatal de Nueva York-Albany (Estados Unidos). El doctor Yu plantea que la razón por la que la temperatura de la superficie terrestre cambia mientras que las bajas temperaturas atmosféricas parecen mantenerse iguales es que los rayos cósmicos afectan, "en dependencia de la altura", a la nubosidad de la Tierra. Mientras que las nubes más altas suelen provocar el rebote de la luz solar hacia el espacio, las más bajas tienden a retener la energía en la superficie terrestre. Los cambios provocados en la formación de estas nubes por los rayos solares -diminutas partículas cargadas que bombardean a todos los planetas con una frecuencia que depende de la intensidad del viento solar- podrían explicar la presencia y variabilidad de los cambios climáticos. El doctor Yu señala que el calentamiento global coincidió con una menor incidencia de rayos cósmicos sobre la Tierra en el siglo XX. Sin embargo, al menos un experto europeo en temas climáticos no apoya su teoría. Así, David Viner, de la unidad de investigación climática de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), dijo que aunque el calentamiento global no se debiera únicamente a actividades humanas, "podemos explicar la discrepancia de temperaturas entre la superficie y la baja atmósfera sin tener que recurrir a su teoría". La segunda investigación se llevó a cabo después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, aprovechando la ausencia de tráfico aéreo. Todos los vuelos del país se suspendieron durante tres días, lo que les permitió a los investigadores estudiar los efectos de las estelas de condensación de los aviones en el clima. Compararon las temperaturas registradas por 4.000 estaciones meteorológicas de todo el país durante esos tres días con las temperaturas de dicho período en las tres décadas anteriores. Los resultados mostraron que existía una diferencia adicional de un grado entre las temperaturas nocturnas y diurnas cuando no había vuelos. Una explicación podría ser que las estelas de vapor reflejan la luz solar y retienen el calor, aunque se cree que la quema de grandes cantidades de combustible también afecta.