Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un informe pone de relieve la dificultad de evaluar comparativamente la productividad científica

Un informe publicado por la Comisión Europea ha destacado la dificultad de medir la productividad científica y tecnológica. El estudio es una respuesta al llamamiento del Consejo de Lisboa de marzo de 2000 que pedía un "nuevo método abierto de coordinación" de las políticas d...

Un informe publicado por la Comisión Europea ha destacado la dificultad de medir la productividad científica y tecnológica. El estudio es una respuesta al llamamiento del Consejo de Lisboa de marzo de 2000 que pedía un "nuevo método abierto de coordinación" de las políticas de IDT (investigación y desarrollo tecnológico). En la actualidad ya han finalizado una serie de informes de evaluación comparativa en los que se comparan procesos y rendimientos, se identifican las mejores prácticas y se establece un proceso continuado de aprendizaje mutuo. "La ciencia y la tecnología no pueden definirse con facilidad mediante categorías de simples relaciones input-output. Abarcan una diversidad de participantes, misiones, objetivos y principios organizativos, y sólo pueden compararse en su contexto 'sistémico'", se afirma en el informe. El documento reconoce que "la ciencia y la tecnología producen elementos tangibles e intangibles, resultados codificados y tácitos." El resultado puede medirse en cierta medida por el número de publicaciones científicas que se editen y las patentes que se adquieran, pero los redactores del informe sostienen que esta información cuenta únicamente la mitad de la historia. "Las publicaciones científicas y las patentes sólo son resultados intermedios de la investigación. Su medición es una representación parcial del logro de objetivos más amplios en el avance del conocimiento y del logro de un progreso económico y social. Su utilización debe estar condicionada por dichas limitaciones," sostiene el documento. Estos datos exponen algunos hechos de interés, a pesar de sus limitaciones. Por ejemplo, desde el punto de vista de las publicaciones científicas y la obtención de patentes, las estadísticas no demuestran que la UE esté retrasada con respecto a EEUU y Japón. El informe alega, por el contrario, que estas cifras señalan una "diferencia de inputs". En cantidades absolutas, el mayor número de publicaciones científicas se encuentra en la UE, ligeramente por delante de EEUU, y a gran distancia de Japón. En publicaciones por habitante, la UE supera a Japón, pero va por detrás de EEUU. Esta diferencia se redujo casi a la mitad entre 1995 y 1999. Desde el punto de vista del número de publicaciones en proporción al dinero gastado en investigación universitaria, la UE va por delante de EEUU y Japón, y la diferencia a su favor se duplicó entre 1995 y 1999. Por lo que se refiere a la cantidad de patentes en comparación con el dinero invertido en I+D (investigación y desarrollo) empresarial Europa se encuentra retrasada con respecto a EEUU y Japón. Dos tercios de las publicaciones de la UE proceden del Reino Unido, Francia y Alemania. En publicaciones por habitante, los países escandinavos ocupan el lugar de privilegio, seguidos por los Países Bajos y el Reino Unido. La cantidad de publicaciones en proporción al dinero invertido en I+D universitaria pone de manifiesto una amplia divergencia en las medias correspondientes a la UE. En la cabecera de la clasificación se encuentran el Reino Unido, Finlandia y Dinamarca, con el 40 por ciento por encima de la media, mientras que Alemania y Portugal sólo superan la media en un 10 por ciento. El número de patentes en comparación con el gasto de I+D empresarial muestra asimismo una diferencia substancial entre los Estados miembros de la UE, y los primeros puestos están ocupados por los Países Bajos y Alemania. La composición sectorial de la industria influye notablemente en esta clasificación: los países con un nivel elevado de actividad en maquinaria, productos químicos, equipos de comunicaciones y componentes eléctricos suelen caracterizarse por un mayor número de patentes. Los redactores del informe creen que este estudio de evaluación comparativa permite que los países se planteen interrogantes acerca de la configuración de sus sistemas de investigación e innovación. "La comparación también puede considerarse como un factor que estimula la mejora del rendimiento," declara el informe.

Artículos conexos