Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La Comisión se propone hacer de la política espacial una prioridad horizontal con la publicación de un Libro blanco

La Comisión Europea ha presentado una serie de propuestas cuyo objetivo es que la política espacial sea aplicada a través de un programa plurianual que asignará una mayor financiación en función del aumento de la demanda. El Libro blanco de la Comisión "Space, a new European ...

La Comisión Europea ha presentado una serie de propuestas cuyo objetivo es que la política espacial sea aplicada a través de un programa plurianual que asignará una mayor financiación en función del aumento de la demanda. El Libro blanco de la Comisión "Space, a new European frontier for an expanding Union. An action plan for implementing the European Space Policy" (El espacio, una nueva frontera europea para una Unión en expansión. - Plan de acción para la aplicación de la política europea del espacio), que fue elaborado por la Comisión, en colaboración con la Agencia Espacial Europea (AEE) tras un período de consultas de seis meses sobre el anterior Libro verde, establece en líneas generales de qué manera las tecnologías del espacio pueden ayudar a la UE a conseguir sus principales objetivos: un mayor ritmo de crecimiento económico; la creación de empleo y competitividad industrial; la ampliación y cohesión; el desarrollo sostenible; y su seguridad y defensa. "El resultado final muestra como tanto los responsables políticos como los ciudadanos apoyan firmemente el que la UE desempeñe un papel más activo en el ámbito del espacio", declaró el comisario de investigación de la UE Philippe Busquin. Este Libro blanco representa un llamamiento a la movilización europea para la consecución de nuevas metas y desafíos. Nos ayudará a avanzar y a poner en marcha el talento científico, las tecnologías y la capacidad empresarial europeas en beneficio de Europa y de sus ciudadanos." El eje central del documento es la propuesta de la Comisión de establecer la política espacial europea como una política horizontal. Los acuerdos institucionales no vienen detallados en el Libro blanco, ya que la Comisión debe primero esperar a conocer si, tal y como se espera, la política espacial pasa a ser una competencia compartida en la constitución europea. Dentro del programa plurianual el presupuesto disponible será mucho mayor que el actual. "Los actuales acuerdos presupuestarios e institucionales no permiten asegurar adecuadamente las ventajas, reales o hipotéticas, de las tecnologías espaciales", manifiesta el Libro blanco. "Dichos acuerdos se centran fundamentalmente en aspectos de investigación y desarrollo, y no son adecuados para una explotación óptima de los recursos del espacio". No queda claro de dónde vendrían los fondos adicionales necesarios, si bien el documento afirma que "se pueden contemplar una serie de posibilidades para aumentar los gastos de la Unión en materia espacial." El volumen de recursos dependerá probablemente de "las ambiciones de los Estados miembros y de la capacidad del 'sistema espacial' de la Unión de reaccionar y absorberlos." Se espera que una mayor inversión pública tenga una influencia significativa a la hora de movilizar los recursos de otros agentes de la UE. Se abordan en la propuesta las responsabilidades institucionales, que son el objeto de las negociaciones en curso entre la Comisión y la AEE destinadas a lograr un acuerdo marco. La Comisión estudia la posibilidad de extender su ámbito de competencia, permitiéndole impulsar, financiar y coordinar actividades dentro de una nueva política espacial. Por su parte, la AEE se pondría al frente de la elaboración, proposición y desarrollo de las soluciones necesarias. Las agencias espaciales y organizaciones de investigación nacionales serían en gran medida responsables de la aplicación de las líneas de acción del programa que les afecten en cada caso. El Libro blanco recomienda asimismo que se tomen medidas que permitan garantizar el acceso independiente de Europa al espacio, impulsar la tecnología espacial, fomentar la exploración del espacio, atraer a más gente joven hacia las profesiones y estudios científicos, y reforzar la excelencia europea en el ámbito de las ciencias del espacio. Se describe el documento como un "llamamiento a la acción" por parte la Comisión, que augura graves consecuencias para la industria espacial europea si la propuesta no es aceptada por todos los agentes y partes interesadas: "Si Europa no llegase a adoptar el sistema propuesto para la política espacial, asistiremos a su declive como 'potencia espacial' por su incapacidad de desarrollar nuevas tecnologías y mantener aplicaciones", advierte el Libro blanco.