Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Llamamiento de un eurodiputado en favor de una mayor inversión en investigación: "Sobre el papel somos valientes, pero luego no sucede nada"

El eurodiputado alemán Ralph Linkohr reclamó a los Estados miembros, en el curso de una sesión informativa con el ponente del Comité de las Regiones Lars Nordström el pasado 26 de noviembre, que pongan en marcha iniciativas que potencien la inversión en investigación. El Sr. ...

El eurodiputado alemán Ralph Linkohr reclamó a los Estados miembros, en el curso de una sesión informativa con el ponente del Comité de las Regiones Lars Nordström el pasado 26 de noviembre, que pongan en marcha iniciativas que potencien la inversión en investigación. El Sr. Linkohr, cuyo informe sobre inversión en investigación fue adoptado por el Parlamento el pasado 18 de noviembre, afirmó que el "trauma de Europa" es que "tomamos decisiones, y sobre el papel somos valientes, pero luego no sucede nada". Para el Sr. Linkohr ello se debería a la inexistencia de acciones de presión por parte de la comunidad de investigadores: "Los que ya tienen empleo no protestan, y los que no lo tienen no están acostumbrados a protestar. Los investigadores son demasiado amables y simplemente se van a otros países", prosiguió, al tiempo que contrastaba la actitud de la comunidad de investigadores con la de los agricultores. El Sr. Linkohr advirtió asimismo sobre el "desastroso estado de ánimo" que existe en Europa. "Europa continúa consumiendo, pero no invierte en el futuro", declaró. Para el Sr. Linkohr dos serán las consecuencias fundamentales de la aprobación de este informe por el Parlamento. La primera es que, tras haber reclamado un aumento presupuestario de 30.000 millones de euros para el VII Programa Marco (VIIPM) , "[los eurodiputados del] Parlamento Europeo se ven ahora obligados a luchar por un aumento considerable. El mensaje que se debe trasmitir al Parlamento es que se mantenga firme en su política en relación al Consejo", manifestó el ponente del Parlamento. La segunda consecuencia está relacionada con la creación de un Consejo europeo de investigación (ERC). "Este solamente tendría sentido si se le dotase de la financiación adecuada", declaró el Sr. Linkohr, que reclamó en consecuencia una financiación comunitaria de 5.000 millones de euros por un periodo de cuatro años. El eurodiputado explicó que para poder disponer de dicha financiación es preciso que exista un nuevo instrumento, ya que cualquier financiación para investigación debe tramitarse a través de los programas marco, tal y como viene estipulado en el Tratado. El Sr. Linkohr ha solicitado por consiguiente a la Comisión que prepare una propuesta sobre cómo vincular un posible Consejo europeo de investigación a los programas marco. Dicho Consejo, debería no obstante permanecer independiente, recalcó el Sr. Linkohr, y ser mucho más flexible que los programas marco, haciendo posible la distribución de sumas muy pequeñas de dinero como y cuando estas sean necesarias. El ponente por el Comité de las Regiones para el tema de la inversión en investigación, Lars Nordström, se hizo eco del llamamiento del Sr. Linkohr en favor de un mayor gasto en investigación, manifestando que esta es la única manera de convencer a los jóvenes de que existe para ellos un futuro en el campo de la investigación, y así estimularlos a considerar la investigación como una profesión. El Sr. Nordström añadió además, no obstante, que el dinero por sí solo no es la solución. Afirmó que el sistema de investigación está mucho más aislado en Europa que en Estados Unidos, y que son necesarios mayores vínculos con la sociedad, así como con el sector privado.