Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un nuevo informe exige al gobierno británico que desvíe los fondos militares de I+D a otras cuestiones más amplias

Las cuestiones militares tienen una influencia desproporcionada sobre la forma en que se asignan los fondos de ciencia y tecnología en Reino Unido, afirma un informe publicado el 19 de enero. El informe 'Soldados en el laboratorio: participación militar en la ciencia y la te...

Las cuestiones militares tienen una influencia desproporcionada sobre la forma en que se asignan los fondos de ciencia y tecnología en Reino Unido, afirma un informe publicado el 19 de enero. El informe 'Soldados en el laboratorio: participación militar en la ciencia y la tecnología', publicado por Scientists for Global Responsibility (SGR), señala que el 30 por ciento del gasto público total en investigación y desarrollo del Reino Unido es financiado por el Ministerio de Defensa (MoD). Además, el 40 por ciento de los funcionarios de I+D trabajan en el MoD. 'En la actualidad, el sector militar juega un papel desmesurado en el establecimiento del programa de investigación de ciencia y tecnología,' explica Chris Langley, autor del informe. 'Sin embargo, nos enfrentamos a una amplia variedad de riesgos para la seguridad que no abarca el pensamiento militar actual.' Según el informe, 'cada vez se presta más atención al armamento de alta tecnología entre los países más ricos, lo que contribuye a abordar de una forma exhaustiva las cuestiones de la seguridad.' Por ejemplo, señala el informe, el MoD del Reino Unido solamente invierte aproximadamente el seis por ciento de su presupuesto en la prevención de conflictos. 'Se exige una interpretación más amplia de la seguridad, que tenga en cuenta cuestiones globales tales como el cambio climático, el agotamiento de los recursos, la pérdida de la biodiversidad y una serie de problemas de salud de las personas. La reorientación de la carga global de 'defensa' hacia otros campos insuficientemente financiados (principalmente con un elemento SET [ciencia, ingeniería y tecnología]), como la energía renovable y la reducción del cambio climático, contribuiría de forma considerable al desarrollo de esos campos,' señala el informe. El informe concluye que la participación militar en el campo de la SET se limita a un pequeño número de países, entre los que destaca EE.UU. Por ejemplo, en la UE en el año 2000, Reino Unido, Francia, Alemania y España concentraron el 97 por ciento del gasto público en investigación militar. Apunta además el informe que el sector militar apoya las tecnologías emergentes, como la tecnología espacial y las nanotecnologías, y que por tanto podría dominar la dirección de su desarrollo. 'Esto supone un obstáculo para el análisis público completo de estas tecnologías, e indica la percepción pública de la posible utilidad de las mismas. Por eso pide el informe que el MoD reduzca los fondos destinados a las tecnologías emergentes a menos del diez por ciento de los fondos públicos civiles. El informe lamenta también que algunas colaboraciones de muchos millones de libras entre el ejército y las universidades de Reino Unido estén impulsando a los jóvenes investigadores a pasarse a la investigación de las armas de alta tecnología. Además, añade el informe, las políticas del gobierno británico que han dado forma a la SET en los últimos años han pasado a la fase de prioridades comerciales, y las empresas militares forman una parte importante en este proceso.' Por tanto, el informe recomienda que el gobierno británico comience a desviar los fondos de la I+D militar a la I+D civil para contribuir a la consecución de la paz, abordar las cuestiones medioambientales y reducir la pobreza en todos los ámbitos. Así mismo, sugiere la introducción de procedimientos para que los fondos del MoD destinados a I+D sean más transparentes y estén abiertos al análisis público, y pide al Reino Unido que detenga todo trabajo científico y técnico sobre el desarrollo de nuevas armas nucleares.