Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Investigadores británicos desarrollan tintas que pueden imprimir células humanas

El tratamiento de las personas que han sufrido quemaduras o de pacientes con desfiguraciones graves va a sufrir una revolución gracias al descubrimiento de científicos británicos de un chorro de tinta que puede imprimir células humanas. Con este método, el equipo de investig...

El tratamiento de las personas que han sufrido quemaduras o de pacientes con desfiguraciones graves va a sufrir una revolución gracias al descubrimiento de científicos británicos de un chorro de tinta que puede imprimir células humanas. Con este método, el equipo de investigadores de la Universidad de Manchester firma que será posible imprimir huesos y tejidos 'hechos a la medida' para que crezcan simplemente introduciendo sus dimensiones en un ordenador. La nueva técnica supera las limitaciones de los métodos actuales de sustitución de tejidos, que son incapaces de producir grandes tejidos, y que suponen para los científicos un control limitado de la forma o el tamaño que adquirirá el tejido. Lo más importante es que el nuevo método permite imprimir al mismo tiempo más de una clase de célula, lo que ofrece la posibilidad de realizar injertos óseos. El responsable del 'proyecto de impresión a chorro de células humanas', Brian Derby, señala que 'para un cirujano es difícil reconstruir cualquier desfiguración facial compleja con los escáner CT, pero con esta tecnología podemos construir un fragmento que encaje a la perfección. Podemos colocar células en cualquier posición diseñada para que crezca el tejido o el hueso. 'Con ayuda de los métodos tradicionales, solamente pueden crecer los tejidos de unos pocos milímetros de grosor, lo cual está bien para la piel artificial, pero si quieres que crezca el cartílago, por ejemplo, no es posible,' explicó el Profesor Derby. El mayor logro del equipo fue el desarrollo de un método innovador para predeterminar la forma y el tamaño del tejido o el hueso que debe crecer. Con impresoras celulares para imprimir unas finas capas de tejido una sobre otra, los científicos primero han creado estructuras tridimensionales denominadas 'andamios de tejidos', que determinan la forma del tejido sustituto durante su crecimiento. En cuanto a la impresora, antes de introducir las células en el chorro de tinta éstas se empapan en un líquido rico en nutrientes para garantizar su supervivencia. Las células se colocan después directamente en la estructura, evitando así que se 'peguen', uno de los principales inconvenientes de los métodos actuales. El Profesor Derby cree que el potencial del descubrimiento de su equipo es enorme: 'se podría imprimir el andamiaje para crear un órgano en un día,' afirma.