Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La comparecencia pública apunta tiempos difíciles para las propuestas REACH

En la antesala de la primera lectura del Parlamento de las propuestas para reformar la legislación comunitaria sobre sustancias químicas, defensores y detractores han expuesto sus argumentos ante los MPE. Con las propuestas, la Comisión Europea trata de mejorar la protección...

En la antesala de la primera lectura del Parlamento de las propuestas para reformar la legislación comunitaria sobre sustancias químicas, defensores y detractores han expuesto sus argumentos ante los MPE. Con las propuestas, la Comisión Europea trata de mejorar la protección de la salud pública y el medio ambiente, defender la integridad del mercado interno y proporcionar a la industria química un mejor marco regulador. No obstante, a muchos les preocupa que la legislación propuesta pueda debilitar la competitividad de la industria europea, mientras que otros apuntan el impacto que podría tener el reglamento REACH en la investigación y la innovación. En virtud del REACH, las empresas que fabriquen o importen más de una tonelada al año de una sustancia química tendrían que registrarlo en una base de datos central. Las empresas afectadas tendrían además que investigar los riesgos derivados del uso de la sustancia química y tomar medidas para disminuir el riesgo. La Comisión subraya los incentivos inherentes al REACH para realizar actividades de investigación. 'El Sistema actual ofrece pocos incentivos para desarrollar sustancias nuevas y más seguras. Es esta falta de capacidad de innovación, esta falta de visión creativa, lo que puede, a medio o largo plazo, entorpecer la competitividad de la industria química en Europa,' afirmó Stavros Dimas, Comisario de Medio Ambiente, en el debate público celebrado en el Parlamento sobre el REACH, el pasado 19 de enero. Sin embargo, las empresas pequeñas pueden hallar dificultades para cubrir los gastos del registro de sustancias químicas y de la evaluación de su riesgo potencial. Gyula Körtvèlyessy, de la Asociación Química de Hungría, señaló en la comparecencia del Parlamento que las leyes propuestas pondrán en peligro la existencia del 40-60 por ciento de las pequeñas y medianas empresas (PYME) de la industria. El Sr. Körtvèlyessy mostró también su preocupación por el impacto de REACH en el gasto de investigación. La investigación y el desarrollo (I+D) de la industria química está financiada actualmente por los beneficios de las empresas que en su opinión se verán mermados con las propuestas REACH. Se ha pedido a la Comisión que modifique sus propuestas, pero la propia Comisión confirmó en la comparecencia que no lo hará hasta que el Parlamento entregue sus enmiendas al Consejo, un proceso que algunos MPE definen como 'pérdida de tiempo'. Los resultados de los últimos estudios sobre el impacto potencial de REACH en la industria han sido mencionados como justificación de la modificación de las propuestas. Reino Unido presentó una alternativa que consiste en 'una sustancia, un registro', es decir, el sistema OSOR (del inglés 'one substance, one registration'). Esto permitiría a las empresas formar un consorcio para compartir los costes de registro. El sistema OSOR sería especialmente bien recibido entre las PYME, y cuenta con el respaldo del Comisario Dimas, algunos MPE y varios representantes de la industria. La MPE francesa Marie-Noëlle Lienemann señaló, sin embargo, que este proceso supondría una amenaza para la investigación y no impulsaría la innovación. La Coalición Europea para la Abolición de Experimentos con Animales teme especialmente que, como consecuencia de los nuevos requisitos de la evaluación, aumenten precisamente los experimentos con animales. Karl-Heinz Florenz, que presidió el debate, se dirigió a un representante de la coalición en los siguientes términos: 'Usted cuenta con una amable audiencia en el Parlamento sobre esta cuestión'. La Comisión ha subrayado, en el pasado, que hay que hallar alternativas a los experimentos con animales, y ha insistido en que esta necesidad constituirá un catalizador para seguir investigando. A pesar de los temores existentes en distintos ámbitos, también hay quien defiende las propuestas de la Comisión. Los ponentes que representaban a los usuarios y los minoristas destacaron la nueva información sobre sustancias químicas que proporcionarían las leyes REACH. Los consumidores cada vez están más preocupados por las sustancias químicas presentes en los productos que compran, y esto aplacará de alguna forma sus temores, afirmaron ante los MPE. El Profesor Dominique Belpomme, de ARTAC, la asociación de investigación terapéutica del cáncer, enumeró una serie de enfermedades (cáncer, alergias, malformaciones congénitas y esterilidad) que, afirmó, causa la contaminación química. Los últimos estudios indican que hasta el 25 por ciento de estas enfermedades pueden derivarse de las sustancias químicas, y un alarmante aumento del 0,6 al 2,25 por ciento según estudios anteriores. La profesión médica no se pronunciaron de forma unánime contra las sustancias químicas, sin embargo. El Dr. Enric Julia Danes, de la Universidad Ramon Lull de Barcelona, señaló que se ha evolucionado mucho en la asistencia sanitaria gracias a los productos químicos. El Parlamento Europeo votará las propuestas REACH a principios de otoño. Aunque la Comisión ha intentado lograr un equilibrio entre la protección de la salud y el medio ambiente y la reducción de los costes para la industria, parece que las polémicas propuestas continuarán debatiéndose antes de entrar en vigor.