Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La enseñanza superior debe situarse en el centro de Lisboa, afirma Figel'

El Comisario de Educación, Formación, Cultura y Multilingüismo, Ján Figel', ha pedido que la enseñanza superior no se vea marginada por la atención prestada a la investigación en el marco de la agenda de Lisboa. 'El aumento de las inversiones en la investigación y en la ense...

El Comisario de Educación, Formación, Cultura y Multilingüismo, Ján Figel', ha pedido que la enseñanza superior no se vea marginada por la atención prestada a la investigación en el marco de la agenda de Lisboa. 'El aumento de las inversiones en la investigación y en la enseñanza superior debe producirse de forma simultánea, y debería servir en gran medida para reformar y renovar el sector en la dirección de la calidad y la excelencia, la flexibilidad y la receptividad y la transparencia a Europa y al mundo,' declaró el Comisario. El Sr. Figel' aprovechó su presentación para subrayar el papel principal que juega la enseñanza superior en el aumento de la competitividad, y destacó que en la estrategia de Lisboa revisada y relanzada, el papel de las universidades en la construcción del futuro de Europa sigue siendo tan importante como antes. El Comisario indicó que, de hecho, la enseñanza superior resulta fundamental para la agenda de Lisboa, y elogió la participación de sus compañeros de la Comisión en la reforma del sector: '[Las] estrategias para el futuro desarrollo de nuestra enseñanza superior no son una labor exclusivamente de educación en la Comisión Europea. Por tanto, resulta extremadamente importante la participación de los consejeros y del personal de las otras DG, que se encargan de la política y de las prioridades de financiación en el campo de la investigación, el empleo, el crecimiento económico y el desarrollo regional.' Gran parte de la investigación necesaria para crear una Europa del conocimiento se desarrolla en las universidades. Haciendo mención al informe de 2004 en el que Wim Kok evaluó la estrategia de Lisboa, el Sr. Figel' puso de relieve este hecho y señaló que 'el último informe del grupo de alto nivel presidido por el Sr. Wim Kok subrayaba la importancia de construir un sistema de I+D [investigación y desarrollo] de alto rendimiento; no existe la menor duda sobre esto, pero el informe de Kok no subrayaba de forma explícita en que sólo es posible si se basa en un sistema de centros de enseñanza superior fuertes y vibrantes.' El Comisario declaró que los centros de enseñanza superior de Europa se encuentran actualmente en una nueva fase de crecimiento conjunto, pero señaló que hay que hacer más en el plano nacional para optimizar este proceso. La reforma se ha detenido por falta de fondos - necesarios para aumentar la flexibilidad del plan de estudios, formar al personal universitario para la gestión profesional, establecer servicios de apoyo y contratación a estudiantes y reforzar la imagen de la universidad en el extranjero - y por las estrictas normativas nacionales. Esto plantea 'la cuestión de la autonomía y la gobernanza; la autonomía universitaria no es un privilegio medieval pasado de moda, ha gozado de reconocimiento a lo largo del tiempo porque tiene una razón de ser que es precisamente situar la enseñanza superior y la investigación en una posición en la que puedan contribuir plenamente a la sociedad,' dijo el Sr. Figel'. 'La [A]utonomía es en realidad una condición fundamental para la receptividad; por eso habría que abordarla hoy desde el ángulo específico de la adaptabilidad y el incentivo para el cambio,' añadió. El Comisario dejó bien claro que no está pidiendo que todas las universidades adopten los mismos objetivos y sigan el mismo camino. 'La uniformidad lleva a la exclusión de aquellos que no sintonizan con el único modelo disponible,' dijo. Es más importante que exista una mayor diversidad en lo que se refiere a los grupos destinatarios, los puntos de entrada y de salida, el contenido, los métodos de aprendizaje y el tipo de investigación, explicó. Hacer que las universidades de Europa sean las más atractivas del mundo puede resultar una tarea complicada cuando EE.UU. está invirtiendo mucho más en su sistema de enseñanza superior. Europa invierte un promedio del 1,1 por ciento del PIB en sus universidades, frente al 2,3 por ciento que invierte EE.UU. En algunos Estados Miembros de la UE la inversión no llega al uno por ciento. 'Me temo que si en algunos países las universidades no disponen de los medios económicos necesarios para financiar medidas [de reforma], pueden colocarse en desventaja respecto a los demás,' señaló el Sr. Figel'.