Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Según Piebalgs, el Tratado EURATOM es clave para la futura seguridad nuclear

El Comisario de Energía de la UE, Andris Piebalgs, pronunció un discurso ante el Pleno del Parlamento Europeo el 26 de abril en el que habló sobre los efectos y lecciones del desastre de hace 20 años de Chernóbyl. El Sr. Piebalgs reveló que se encontraba en Ucrania en el mom...

El Comisario de Energía de la UE, Andris Piebalgs, pronunció un discurso ante el Pleno del Parlamento Europeo el 26 de abril en el que habló sobre los efectos y lecciones del desastre de hace 20 años de Chernóbyl. El Sr. Piebalgs reveló que se encontraba en Ucrania en el momento del accidente y que su cuñado fue reclutado para ayudar como "liquidador" en las tareas de limpieza. Los liquidadores padecieron a menudo altas dosis de radiaciones como resultado de la elevada peligrosidad de su trabajo. Mientras todos los esfuerzos se han centrado en minimizar las oportunidades de que se repita un Chernóbyl el Comisario explicó cómo las investigaciones habían identificado las prioridades clave para estar preparados ante un eventual accidente. "A nivel europeo, recordaría en primer lugar que el capítulo sobre la Salud y Seguridad del Tratado EURATOM incluye disposiciones sobre la protección de la salud de los trabajadores y del público en general contra los peligros provocados por la radiación. El Tratado obliga también a los Estados miembros y a los operadores a informar regularmente a la Comisión sobre las instalaciones y el material nuclear que poseen". El Tratado EURATOM es uno de los pilares fundamentales de la UE. La investigación nuclear europea todavía se lleva a cabo hoy en día bajo la etiqueta de EURATOM, que está incluido en los Programas Marco de la Comisión, actualmente en su sexta edición (VIPM). También se han puesto en vigor otras legislaciones para abordar las consecuencias de accidentes potenciales ya que muchas regiones de Europa continúan padeciendo elevados niveles de radiación ocasionados por el desastre que han afectado de manera particular a la agricultura. "Poco después del accidente, se adoptaron restricciones sobre determinadas importaciones agrícolas y algunos controles fronterizos todavía están en vigor actualmente. Si fuera necesario, existe un mecanismo comunitario que permitirá fijar con celeridad los niveles máximos permitidos de contaminación en productos alimentarios y piensos". En cuanto a la planificación de una situación de emergencia, los centros deben realizar planes detallados a nivel regional y nacional y es necesaria la cooperación de los Estados miembros. "Disponemos de un sistema comunitario para el intercambio temprano de información en el caso de emergencia radiológica (ECURIE). Todos los Estados miembros, además de Suiza, Bulgaria, Rumania y Turquía participan en este mecanismo". Los países cuentan también actualmente con sistemas avanzados de alerta. A pesar de la negativa de la entonces Unión Soviética a admitir el desastre, los países escandinavos y Alemania dedujeron que había ocurrido un "máximo accidente previsible" antes de que se publicaran o incluso se admitieran las informaciones sobre Chernóbyl. Esta red de detección se ha ampliado ahora a todos los Estados miembros. La protección de los ciudadanos sigue siendo escasa. "Informar a la población significa ofrecer información anticipada a las personas que viven cerca de las instalaciones nucleares así como la provisión de mecanismos de protección para las poblaciones afectadas por una emergencia de este tipo", declaró. El Comisario describió cómo han sido actualizados, o incluso clausurados, por cuestiones de seguridad reactores en los Estados miembros y países asociados. También agradeció al Parlamento que hubiera incluido la seguridad nuclear en la resolución del 15 de marzo sobre la Estrategia de Lisboa, que reconoce a la UE como líder mundial en "eficacia y calidad de instalaciones de producción y en procesos de desmantelación de las centrales". "Por último, el Parlamento es consciente de que la Comisión ha realizado propuestas legislativas específicas dirigidas a aportar a la Unión normas comunes sobre seguridad nuclear, gestión segura del combustible utilizado, residuos radioactivos y fondos para la desmantelación. Además, la Comisión hará todos los esfuerzos posibles en el ámbito de la investigación y el desarrollo con el fin de encontrar una solución factible a la cuestión de los residuos radioactivos. Una vez más, quiero agradecer al Parlamento su apoyo", concluyó el Comisario.