Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Reino Unido encabeza la lista sobre comportamiento antisocial de la UE

Una encuesta que recoge las opiniones de 7.000 europeos presenta a Reino Unido como el país con el mayor problema de comportamiento antisocial de Europa, según afirman sus propios ciudadanos y los ciudadanos de otros países donde se ha realizado la encuesta. A través del est...

Una encuesta que recoge las opiniones de 7.000 europeos presenta a Reino Unido como el país con el mayor problema de comportamiento antisocial de Europa, según afirman sus propios ciudadanos y los ciudadanos de otros países donde se ha realizado la encuesta. A través del estudio, elaborado por el Instituto Jill Dando de Criminología del University College London, se entrevistaron a personas de Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos y España, concluyendo que se percibe un aumento del comportamiento antisocial en todos estos países, definido éste como una mala utilización del espacio público, desprecio por el bienestar de la comunidad y la realización de actos que directamente dañan a las personas o el medio ambiente. La "investigación viene a demostrar que el comportamiento antisocial es algo que preocupa en toda Europa, sólo los italianos consideran que se ha estancado o reducido. Estas percepciones son importantes porque pueden servir de orientación a las políticas estatales de tal forma que satisfagan las ansiedades de las personas sin tener necesariamente que atajar el problema de raíz", declaró la Profesora Gloria Laycock, directora del instituto Jill Dando. Resulta interesante que todos los entrevistados creyeran que el comportamiento antisocial es un problema de mayor envergadura en su país que en los restantes encuestados. Sin embargo, en la clasificación general sobre cómo los países perciben los problemas de los restantes, Reino Unido se sitúa en el peor lugar. Se considera que los problemas más graves que tiene la UE son el vandalismo, con un 70 por ciento de los entrevistados calificándolo de "gran problema", seguido por un comportamiento escandaloso, con un 59 por ciento, la falta de respeto, un 58 por ciento, el acoso, un 36 por ciento, beber en la calle, un 24 por ciento, y los graffiti y los vecinos ruidosos, ambos con un 17 por ciento respectivamente. Los "puntos conflictivos" identificados por los encuestados del comportamiento antisocial divergen también entre países. En Francia, el 80 por ciento identificó los complejos de viviendas y los barrios como las áreas de mayor riesgo. El 64 por ciento de los italianos comparte esta opinión, aunque no de forma tan mayoritaria. En Alemania, el 83 por ciento define las paradas de los transportes de punto conflictivo, mientras que en Reino Unido y España, los bares y los clubes son considerados como conflictivos por el 80 y el 81 por ciento respectivamente. En los Países Bajos, los encuestados identificaron como lugares de mayor riesgo las zonas comerciales. Más de la mitad de los entrevistados señalaron al grupo de menores de 25 años como el más proclive a generar un comportamiento antisocial y una amplia mayoría era de la opinión de que los padres pueden frenar de alguna manera este comportamiento. Una vez más, y en relación con lo anterior, la mayoría cree que la "falta de disciplina" contribuye a aumentar el problema detectado, a excepción de Alemania, cuyos entrevistados culpan al paro. Por último, opinan que el método más eficaz de tratar un comportamiento antisocial es través de sentencias judiciales severas. A pesar de que cada país cree que tiene el problema mayor, de la encuesta no se desprende la sensación de que los entrevistados crean que el problema es "malo" en términos generales. "No es posible determinar si las percepciones son reflejo de un aumento real y preocupante del comportamiento antisocial o si son originadas por las informaciones que ofrecen los medios y los comentarios a menudo aducidos de que hace 50 años el mundo era un lugar mejor", declaró la Profesora Laycock. Los británicos quedaron en el peor lugar de la cuesta. "Aunque no son los únicos que presentan un excesivo consumo de alcohol destacan por causar problemas en toda Europa y ellos también se ven a sí mismos de esta forma". El informe añade que el control de consumo de alcohol puede que sea la clave para vigilar el comportamiento antisocial. Algo que podría cuestionarse, sin embargo, ya que Reino Unido tiene los precios más elevados de los países entrevistados y, hasta hace muy poco, este país era el más restrictivo en este sentido. De hecho, los actos delictivos violentos han descendido un 21 por ciento en Reino Unido desde que se liberalizara el horario habilitado para el consumo de bebidas alcohólicas. También se analizan las tensiones sociales y culturales que, en Alemania, Francia y Países Bajos son motivo de preocupación. En este sentido, Reino Unido es el país que se muestra menos preocupado por las "tensiones culturales", y España e Italia se quedan a medio camino. Por último, la encuesta aborda el tema de la intervención planteando si se acercaría a alguien que tuviera un comportamiento antisocial. Los investigadores preguntaron a los encuestados cómo reaccionarían ante un chico de 14 años que estuviera realizando actos vandálicos en una parada de autobús. Los alemanes fueron los que se mostraron más dispuestos a intervenir con un 60 por ciento, que contrasta con el 30 por ciento sólo de británicos que afirma que lo haría. El problema planteado reside en qué es lo que se puede hacer si los entrevistados no están contentos con la situación pero desisten en general de intervenir. Para concluir, la Profesora Laycock propone en el documento un reto sugeriendo que primero debemos "determinar hasta qué punto estas percepciones son el reflejo de un problema real y creciente. Ello requerirá de un examen minucioso de los datos sobre delincuencia y de informes policiales de toda Europa, labor que le correspondería a la UE".

Países

Alemania, España, Francia, Italia, Países Bajos