Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

En una conferencia se destaca el valor económico de la diversidad de género en ciencia y tecnología

Conseguir atraer, desarrollar y emplear a hombres y mujeres de forma igualitaria en ciencia y tecnología requiere de un importante cambio cultural. Este cambio, sin embargo, es esencial en última instancia para la innovación, el crecimiento y la competitividad de Europa, infor...

Conseguir atraer, desarrollar y emplear a hombres y mujeres de forma igualitaria en ciencia y tecnología requiere de un importante cambio cultural. Este cambio, sin embargo, es esencial en última instancia para la innovación, el crecimiento y la competitividad de Europa, informó Comisario europeo de Ciencia e Investigación, Janez Potocnik, a los asistentes a la conferencia "Re-searching women in science and technology", celebrada el 15 de mayo en Viena, Austria. Como muestran las cifras publicadas recientemente en el documento "2006 She Figures" de la Comisión Europea, existe en Europa un déficit de científicas, concretamente en el sector empresarial, donde el promedio se sitúa en un 18 por ciento. Este sector es de particular importancia, según el Comisario, considerando que está previsto que aporte dos tercios de la financiación para conseguir el objetivo de elevar al tres por ciento del PIB la inversión en I+D para 2010: "Si Europa quiere convertirse en un destino de categoría mundial para la investigación, deberíamos entonces hacer un mejor uso de nuestras científicas. La industria y nuestras instituciones las necesita, y la política también". El Comisario apuntó a la necesidad de entender mejor la situación presente de desigualdad de género y los prejuicios que existen para aprovechar al máximo el potencial de las científicas y crear un clima socialmente justo y económicamente viable que sea afín a la forma de vivir las personas. "Si no creamos un sistema más justo, donde todos podamos participar de forma igualitaria, bloquearemos un enorme fondo de talentos y potencial que no nos podemos permitir perder", declaró. Una iniciativa que aborda el tema desde la perspectiva de la empresa es el grupo Women in Science and Technology (WIST), cuyos resultados se presentaron en la conferencia. El grupo, compuesto por 20 representantes empresariales y cinco expertos, se inició en 2005 como respuesta a una recomendación de la Comisión Europea de examinar la situación de desigualdad, diversidad y la integración de la perspectiva de género en una serie de empresas líderes de Europa. El grupo, desde las dimensiones económica, sociológica y política, se centró en una serie de temas preocupantes: la conciliación entre el trabajo y la familia; la capacidad de las empresas para gestionar la diversidad; el uso de instrumentos de información social para propiciar el cambio organizativo; y medir los efectos sobre el rendimiento individual y colectivo. Un ámbito que destaca del informe es el análisis de acontecimientos positivos y negativos que marcan típicamente la profesión de una mujer y los mecanismos que hacen que una mujer decida abandonar su carrera científica. El "2006 She Figures" demuestra que mientras la participación de los hombres aumenta en cada etapa de la profesión de investigador, desde la universidad hasta el puesto más elevado desde donde se dirigen las investigaciones, el progresivo descenso en el número de mujeres se hace patente. La Dra. Ruth Graham del Imperial College London y autora de esta sección, explicó en una entrevista a Noticias CORDIS cómo la progresiva marginación de las mujeres en el ámbito de la ciencia se puede comparar con una cañería que pierde por sus grietas. "Tiene que ver con el hecho de que no existe un momento único en el que decidan las mujeres abandonar la ciencia. No sólo es el hecho de que no haya suficientes chicas estudiando las materias adecuadas en secundaria. Tiene que ver con una serie progresiva de problemas que perduran a lo largo de la profesión de las mujeres: estamos realmente desaprovechando jóvenes de 12 años y mujeres de 45 años". Para que el tema tuviera una dimensión personal, la Dra. Graham entrevistó a mujeres y chicas de toda Europa que se encontraban en diferentes momentos profesionales. Durante las entrevistas algunas chicas hablaron de cómo sus familias y profesores les animaron en un primer momento a que siguieran una carrera científica, y cómo ser la única chica en una clase de ingeniería les motivó a competir con los chicos. También fue positivo escuchar a algunas mujeres hablar de cómo habían superado las barreras y habían desarrollado en sus carreras científicas estrategias de éxito. Muchas, sin embargo, hicieron alusión a algunas dificultades incapaces de superar, como los sentimientos de aislamiento y exclusión derivados de un entorno dominado por hombres; la lucha por tener la oportunidad de dirigir proyectos; y la conciliación entre el trabajo y el hogar. A la pregunta de qué áreas durante una trayectoria profesional necesitaban de particular atención, la Dra. Graham apuntó a la necesidad de animar desde una fase bien temprana a que más chicas se interesen por la ciencia. "Miro a las chicas y me pregunto si aprovechamos sus intereses y sabemos lo que les motiva", declaró. Estos comentarios, al igual que otras secciones del informe han dado mucho que reflexionar a las empresas involucradas en fomentar la participación de las mujeres. Varias de ellas han introducido "jornadas de chicas", o contribuyen a las academias ofreciendo así a chicas y mujeres la oportunidad de experimentar con la ciencia y la tecnología, y puedan tener una visión entre bastidores de los sectores tradicionalmente masculinos. El beneficio del informe no radica tanto en el análisis como en su capacidad para aportar medidas concretas de acción, según Pierre Bismuth, de la compañía internacional de gas y petróleo, Schlumberger, y autor principal del informe. "Tendrá un significativo impacto sobre las empresas que han participado", informó a Noticias CORDIS. "Creo que la mayoría de los representantes abandonaron el grupo con ideas diferentes a las que tenían cuando entraron en él, porque cogieron el asesoramiento de los expertos y sacaron algo". Según el Sr. Bismuth, las empresas de la iniciativa, respondiendo a la realidad sobre el terreno mediante la flexibilidad de horarios, las redes sociales y las políticas conciliadoras con la familia, entendiendo y aceptando su influencia social han asumido la responsabilidad derivada de su función social. "Las empresas están descubriendo que el mundo está cambiando y cambian porque también lo hace el mundo. Quieren ser pioneras, no les gusta quedarse atrás así que se comportan como instituciones sociales". Pero la necesidad urgente de adoptar políticas de integración de la perspectiva de género como parte de las estrategias empresariales centrales no sólo está motivada por razones morales o de justicia, declaró el Sr. Bismuth, señalando que el argumento planteado en términos de "talentos malgastados" implica ya un enfoque más económico. El grupo aporta también algunas pruebas convincentes sobre los ingresos económicos que genera también la diversidad de género. Además de las pruebas empíricas actuales que sugieren que una buena combinación de personas produce una fuerza laboral sana y productiva, el grupo estudió cuatro empresas participantes, concluyendo que los rendimientos individuales fueron mejores en equipos donde estaban equilibrados los sexos. Aunque el valor económico probado científicamente de la diversidad de género sirve, según el Sr. Bismuth, la prueba la podemos encontrar en los confines de las universidades de Europa: "Si una empresa visitara un campus universitario hoy en día, debe mantener una política proactiva a la hora de contratar mujeres. Los futuros empleados pueden percibir si una empresa no está al día en este sentido. Los estudiantes no están interesados en pertenecer a una empresa que no cambia con los tiempos, porque si la empresa va por detrás en promover la igualdad de oportunidades, también lo estará en muchas otras áreas. Así que el problema llega a ser económico para la empresa".

Artículos conexos