Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

Europa se beneficia de la excelencia finlandesa

Desde hace algún tiempo, Finlandia disfruta de la reputación internacional de tener un elevado nivel de pericia científica. Gracias a una rigurosa reforma nacional científica y tecnológica, así como a una fase intensiva de conocimiento de crecimiento económico a comienzos de l...

Desde hace algún tiempo, Finlandia disfruta de la reputación internacional de tener un elevado nivel de pericia científica. Gracias a una rigurosa reforma nacional científica y tecnológica, así como a una fase intensiva de conocimiento de crecimiento económico a comienzos de los noventa, el país alardea de contar con una proporción mayor de investigadores que cualquier otro Estado miembro europeo y de una competente red intensiva de investigación formada por universidades e institutos. Un ejemplo activo de la excelencia finlandesa es Markku Kulmala, Profesor de Física en la Universidad de Helsinki. Ahora se cumplen 20 años liderando la investigación sobre los mecanismos integrados en la creación de partículas de aerosol y su impacto sobre el clima. En una entrevista a Noticias CORDIS, el Profesor Kulmala habló sobre la investigación que estaba llevando a cabo y cómo Finlandia consiguió liderar en el ámbito de la investigación atmosférica. También relató su experiencia en la participación en el Programa Marco y la importancia que éste tiene en su campo de investigación. Cuando se oye hablar del término "aerosoles" muchos piensan en las lacas y los desodorantes. Sin embargo, los aerosoles son mucho más que eso. Son partículas líquidas y sólidas distribuidas de forma uniforme en un estado dividido muy fino a través de un gas, generalmente aire. Con unas dimensiones que van aproximadamente de un nanometro a 100 micrometros, se pueden encontrar cientos de miles de estas partículas en cada centímetro cúbico de aire que inhalamos. Algunos aerosoles se generan de forma natural, originándose a partir de los volcanes, las tormentas de polvo, los incendios forestales y de campos, la vegetación viva y la espuma del mar. Actividades humanas, como la combustión de los carburantes fósiles, también generan aerosoles. Es preocupante el impacto sobre la salud de los aerosoles. "Las partículas pueden originar enfermedades respiratorias y cardiovasculares, ya que entran en la sangre a través de la respiración", explica el Profesor Kulmala. Pero también se pensaba que eran beneficiosas al tener un efecto de refrigeración sobre el clima. Los aerosoles pueden aumentar la nubosidad al actuar como "semillas" a partir de las cuales se pueden formar las gotas de lluvia. Conocido como el "efecto indirecto aerosol", aporta a las nubes un mayor área de superficie e índice de reflexión, que se traduce en una mayor potencia de refrigeración. También pueden generar menos oportunidades de producir lluvia, lo que permite a las nubes permanecer como tales durante más tiempo, y enfriar así por más tiempo la atmósfera. Esto es exactamente lo que ha estado investigando fundamentalmente el Profesor Kulmala en los últimos 20 años. "Las partículas y las nubes reflejan la luz del sol de nuevo sobre el espacio, enfriándose de esta forma el clima. A la vez, funcionan como una fuerza contraria al efecto de calentamiento de los gases de efecto invernadero", explica el Profesor Kulmala. Antes de que el científico apareciera en escena, se había hecho muy poco en Finlandia para medir el impacto de los aerosoles sobre el medio ambiente. "Cuando comencé a estudiar, sólo había un profesor en la Universidad de Helsinki que estaba trabajando sobre este tema, quien después se desplazó". Después de leer muchos artículos y revistas que hablaban sobre el tema, el Profesor Kulmala trabajó en la Universidad de Viena gracias a un acuerdo bilateral entre la Academia de Finlandia y la Academia Austriaca para estudiar éste área de la ciencia medioambiental con más detenimiento. "Tenía muchas ganas de saber más sobre lo que se estaba haciendo en otros lugares por lo que asistí a muchas reuniones y conferencias diferentes para conocer a estas personas", afirma el Profesor. Hoy en día, el cambio climático se considera el problema medioambiental más importante causado por el hombre, y por suerte los países se están dando cuenta de que es necesaria más financiación para investigar sus causas. "Los gobiernos nacionales y la UE percibieron gradualmente la necesidad de invertir más en las ciencias atmosféricas", afirma el Profesor Kulmala. El Profesor pone el ejemplo de Finlandia, donde se han invertido durante los últimos 20 años importantes fondos para desarrollar cursos de enseñanza y programas de estudios universitarios, y ahora ya hay programas de máster y de doctorado. Gracias a esta mezcla de voluntad política, recursos y pericias técnicas, Finlandia ha pasado a ser un líder mundial de la investigación relacionada con la formación y crecimiento de las partículas de aerosol. Gran parte de su éxito lo atribuye a sus primeros trabajos en la Universidad de Helsinki. Al reconocer la necesidad de combinar la fisicoquímica teórica y práctica con el conocimiento biológico para analizar estos problemas medioambientales, la universidad creó una división dedicada a las ciencias atmosféricas, dirigida por el Profesor, y se establecieron tres estaciones de investigación de campo (SMEAR) en todo el país para medir la relación entre la atmósfera y los bosques en una zona de clima boreal. "La Universidad de Helsinki comenzó las mediciones de partículas de aerosol en su estación de investigación SMEAR II, en Hyytiälä, hace diez años", explica el Profesor. "Es la mayor serie continuada del mundo de mediciones sobre la formación de partículas y los mecanismos de crecimiento". Gracias a estas extensivas mediciones, el Profesor y su equipo han sido capaces de demostrar el papel clave que los aerosoles desempeñan en el equilibrio de la radiación atmosférica. Estos resultados han hecho que el Profesor y la universidad fueran aclamados en su país, y en 2003 obtuvo el Premio de la Ciencia de Finlandia por su contribución al desarrollo de esta ciencia interdisciplinaria. También ha conseguido un reconocimiento en el extranjero por su participación en el Centro nórdico de excelencia sobe el cambio climático, y en el proyecto internacional de Química atmosférica global (IGAC), cuyo objetivo es llegar a conseguir un entendimiento fundamental sobre los procesos que determinan la composición atmosférica. En 2004, recibió el distinguido Premio Homólogo Internacional de Aerosoles, que concede la Asamblea Internacional de Investigación sobre Aerosoles (IARA). Sin embargo, ganar visibilidad a nivel internacional es casi imposible si no se ha trabajado a nivel europeo, explica el Profesor. "No hay un grupo o disciplina en un solo país que pueda resolver el cambio climático y la calidad del aire. Sentí que era importante para mi laboratorio participar en estos proyectos europeos". El Profesor Kulmala ha estado participando en proyectos financiados por la UE que se remontan tan lejos como el IV Programa Marco. En 1998, dirigió un proyecto que demostró la importancia de los bosques como productores naturales de partículas de aerosol. Desde entonces, su participación ha aumentado considerablemente. Dentro del VIPM, el profesor participa en cinco proyectos diferentes, que van desde la red (ACCENT) para la promoción de una estrategia común europea para la investigación sobre el cambio de la composición atmosférica hasta un proyecto de investigación sobre cómo los aerosoles marinos contribuyen al balance radioactivo global y consecuentemente a los impactos sobre el cambio climático. El Profesor participa también en el desarrollo del programa de formación Marie Curie sobre un ecosistema de suelo integrado y los procesos atmosféricos. Aunque es una experiencia que no lamenta, el Profesor Kulmala considera que el VIPM ha supuesto un espacio más desafiante en el que participar. Esto se debe a los "nuevos" instrumentos del programa como son las Redes de Excelencia (NoE). La dimensión de éstas en relación con sus fines ha dejado al profesor un poco perplejo. "Es bueno tener un movimiento de personas pero la partida de dinero que se destina a la ciencia [en las Redes de Excelencia] es demasiado pequeña. Lo ideal es que halla más dinero para la propia investigación, las becas salariales, y menos dinero para los viajes. "La creación de redes es ciertamente importante ya que hay muchas personas que necesitan participar y que no se conocen entre sí", señala el Profesor Kulmala. "Pero, en Europa, al menos en el campo de las ciencias atmosféricas, todos nos conocemos gracias a los proyectos del VIPM". Al pedirle que sugiriera alguna alternativa, el Profesor Kulmala declaró que debería haber una orientación hacia la creación de redes virtuales más pequeñas, donde se destinaría más dinero a la investigación y las becas salariales. "Si queremos competir a nivel de EEUU, tener redes grandes con bastante actividad administrativa no es la mejor forma de conseguirlo", señaló. El instrumento de Proyecto Integrado también ha causado al Profesor algunos quebraderos de cabeza. Acabó recientemente de reunir una propuesta de un Proyecto Integrado, que afirma le ha costado más que escribir ¡su tesis de doctorado! "Es lo más duro que he tenido que hacer en mi profesión, tengo que comunicarme con todos los socios y tener en cuenta sus opiniones. La propuesta completa alcanzó casi las 200 páginas". Un procedimiento desalentador quizá, pero algo que el Profesor afirma repetiría con gusto por el bien de garantizar la continuidad de la investigación en este importante campo. "La cuestión es que entiendo cuáles son las necesidades que hay que demandar y soy bastante optimista en que el esfuerzo valdrá la pena". "Es muy importante que la investigación relacionada con las ciencias atmosféricas y las cuestiones relativas al cambio climático tengan toda la continuidad posible. Cualquiera que sean los programas de investigación que comencemos, debemos continuarlos". "Tener mediciones relativas a un par de meses o años no es suficiente", afirma el Profesor Kulmala, quien se refirió a la medición de aerosoles de Finlandia, que ha supuesto un récord, y concluyó afirmando que espera que el VII Programa Marco otorgue prioridad a las áreas de investigación donde son necesarias las mediciones a largo plazo.

Países

Finlandia