CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

Noticias

Español ES

Los ciclistas con casco corren mayores riesgos

Según recientes investigaciones llevadas a cabo en Reino Unido los conductores al volante de sus vehículos mantienen una mayor distancia con los ciclistas que no llevan casco que con aquellos que sí lo llevan. La lógica nos dice que cuanto menor es la distancia entre conductor...

Según recientes investigaciones llevadas a cabo en Reino Unido los conductores al volante de sus vehículos mantienen una mayor distancia con los ciclistas que no llevan casco que con aquellos que sí lo llevan. La lógica nos dice que cuanto menor es la distancia entre conductor y ciclista mayores son las posibilidades de choque. El Dr. Ian Walker, psicólogo especializado en tráfico de la Universidad de Bath, se paseó por Salisbury y Bristol en una bicicleta provista de un sensor de ultrasonidos que permite registrar datos sobre los conductores que le van adelantando. El Dr. Walker, que utilizó el casco tan sólo durante la mitad del tiempo que duró su experimento, recibió dos golpes, los dos mientras llevaba puesto al casco. La posibilidad de que un conductor, al menos por lo que respecta a Reino Unido, se acercara demasiado al Dr. Walker mientras paseaba en su bicicleta resultó ser hasta dos veces superior cuando llevaba puesto su casco que cuando no lo llevaba. Gracias a su dispositivo de ultrasonidos, el Dr. Walker pudo comprobar que los conductores se acercaban hasta 8,5 cm más a él cuando llevaba puesto el casco. Estas investigaciones aparecerán publicadas en la Revista Accident Analysis & Prevention. Como explica el Dr. Walker, "El estudio demuestra que cuando un conductor adelanta a un ciclista el margen de error en esa maniobra viene condicionado por el aspecto físico que presenta el ciclista". "Al dejar menos espacio al ciclista, se reduce el margen de seguridad que este necesita para superar los posibles obstáculos que aparezcan en la carretera, como por ejemplo las tapas de las alcantarillas y los baches, así como el propio margen de error del conductor". Al ciclista se le presenta en consecuencia un dilema: por una parte el uso del casco le sirve para proteger su cabeza en caso de accidente, pero por otra aumentan paradójicamente las posibilidades de tener un accidente. "La utilidad del casco es bien conocida en caso de caídas a baja velocidad, y es por ello por lo que resulta especialmente útil para los niños. Pero es muy discutible que realmente ofrezca la protección necesaria cuando se produce un choque con un coche". Para el Dr. Walker el hecho de que los conductores mantengan una mayor distancia con los ciclistas que no llevan casco podría estar relacionado con la percepción que los propios conductores tienen de los ciclistas. "Sabemos por nuestras investigaciones que muchos conductores consideran que los ciclistas pertenecen a un tipo de subcultura diferente de la que ellos no se sienten parte". Ello podría llevarles a pensar que los ciclistas que sí llevan casco son más serios, experimentados y predecibles que aquellos que no llevan". "La idea de que los ciclistas con casco tienen más experiencia y por ello menos posibilidades de realizar un movimiento por sorpresa explicaría la razón por la que los conductores dejan menos espacio al adelantarles". "En realidad, no existe ninguna razón de peso para pensar que alguien que lleva casco tiene más experiencia con una bicicleta que alguien que no lo lleva". Para el Dr. Walker, los conductores deberían intentar comprender mejor a los ciclistas. Un dato aún más preocupante para los ciclistas es el hecho de que los vehículos grandes como por ejemplo autobuses o camiones se acercaban mucho más al adelantarles que los automóviles. Como promedio los coches adelantan a las bicicletas a una distancia de 1,33 metros, mientras que ese promedio disminuye en 19 centímetros para los camiones y 23 centímetros para los autobuses. El efecto del aspecto físico se manifestó de manera todavía más clara cuando el Dr. Walker decidió ponerse una peluca rubia. En este caso los conductores, pensando que se trataba de una mujer, dejaron una distancia adicional de 14 cm lo que supone claramente una ventaja cuando la persona que lleva la bicicleta es una mujer, si bien los motivos de este comportamiento mantendrán todavía ocupado al Dr. Walker durante algún tiempo.