Skip to main content
European Commission logo print header

Overcoming barriers in estimating toxicity of arsenic species in seaweed

Article Category

Article available in the following languages:

La seguridad de las algas marinas puesta a prueba

Las demandas que acompañan al crecimiento de la población requieren fuentes de alimentos alternativas y sostenibles como, por ejemplo, las algas marinas. Sin embargo, la seguridad de los productos derivados de algas marinas debe abordarse primero antes de generalizar su consumo humano.

Sociedad icon Sociedad
Alimentos y recursos naturales icon Alimentos y recursos naturales
Investigación fundamental icon Investigación fundamental

Las algas marinas contienen una gran cantidad de arsénico en diferentes formas químicas, que pueden ser tóxicas para los seres humanos y los animales y provocar diversos problemas de salud, incluido el cáncer. Aunque el arsénico es tóxico principalmente en su forma inorgánica, se sabe muy poco acerca de la seguridad del arsénico presente en compuestos orgánicos como los arsenoazúcares y, especialmente, los arsenolípidos de las algas marinas. Por lo tanto, es de suma importancia evaluar la toxicidad de los compuestos de arsénico de las algas marinas. Cuantificación del arsénico en algas marinas Para contribuir a la seguridad de los consumidores, los investigadores del proyecto financiado con fondos europeos SilhouetteOfSeaweed, desarrollado en el marco de una beca de investigación Marie Skłodowska-Curie, tuvieron que superar las limitaciones existentes relacionadas con la cuantificación de compuestos de arsénico. Para tal fin, la empresa de investigación independiente sin ánimo de lucro Matís colaboró con un socio comercial europeo con experiencia en la cuantificación de arsenolípidos. «Nuestro objetivo principal era proporcionar los principales datos de referencia clave esenciales para la evaluación de riesgos de las algas utilizadas para el consumo humano, así como identificar la mejor estación del año para la recolección de algas marinas en la que la concentración de arsénico tóxico se encuentra en su punto más bajo», explica el doctor Gunnlaugsdóttir, coordinador del proyecto. No se sabe dónde y cómo se producen los arsenoazúcares y los arsenolípidos, pero lo más probable es que tenga lugar dentro de las algas marinas. Tras establecer las instalaciones necesarias en Matís, los investigadores analizaron el perfil químico de los arsenolípidos, los arsenoazúcares y el arsénico total en cuatro especies diferentes de algas pardas comestibles utilizando la especiación del arsénico, una técnica analítica que permite distinguir entre las diferentes especies de arsénico. Además, analizaron las especies de arsénico en diferentes secciones de las algas marinas, por ejemplo, los rizoides, el estípite, las frondas inmaduras, las frondas maduras y el aparato reproductor. «La idea era identificar las posibles condiciones ambientales que afectan a la concentración de arsénico en las algas marinas y mejorar el conocimiento sobre dónde se forman las diferentes especies de arsénico en estas», añade el doctor Gunnlaugsdóttir. Los resultados revelaron que los arsenolípidos representaban entre el 2 y el 16 % del arsénico total de las algas marinas, mientras que la forma inorgánica tóxica del arsénico representaba menos del 1 % en las especies de algas marinas investigadas. Este hallazgo indicó que los arsenolípidos pueden contribuir significativamente a la toxicidad de las algas marinas. Se descubrió que la composición de arsénico y arsenoazúcares es específica para cada especie, lo que sugiere que ciertas especies de algas marinas son más adecuadas para el consumo humano. Curiosamente, cuando los científicos relacionaron la concentración de arsénico de las algas marinas con las condiciones ambientales, descubrieron que la concentración de arsénico total y de arsénico inorgánico era más baja durante los meses de verano. También observaron que la concentración total de arsenolípidos era mayor en invierno y primavera que en verano y otoño. Dado que la estación del año ideal para la recolección de estas algas suele ser la primavera o a principios de verano, los hallazgos resaltan la importancia de llevar a cabo más estudios sobre la toxicidad y el efecto que los arsenolípidos pueden tener en la salud humana. Los investigadores esperan que este descubrimiento mejore nuestra comprensión de cómo y dónde se forman los arsenolípidos. Mejora de la seguridad alimentaria y la salud pública La necesidad de calcular la concentración de arsénico en diferentes alimentos fue puesta de manifiesto por el dictamen científico sobre el arsénico en los alimentos de 2009 de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Los resultados del proyecto SilhouetteOfSeaweed proporcionan un conocimiento sin precedentes sobre la concentración y la distribución de arsenolípidos en las algas marinas y son fundamentales para la evaluación de riesgos de las algas. Teniendo en cuenta el potencial de las algas marinas como fuente sostenible de materias primas para la industria alimentaria, es importante apuntalar los requisitos de seguridad para la comercialización de productos alimenticios derivados de algas marinas en Europa. El doctor Gunnlaugsdóttir confía en que los resultados del proyecto SilhouetteOfSeaweed puedan servir de base para la futura legislación sobre especies tóxicas de arsénico, lo que garantizará la seguridad de los productos y la salud pública, así como la seguridad alimentaria.

Palabras clave

SilhouetteOfSeaweed, alga marina, arsénico, arsenolípidos, seguridad, algas, arsenoazúcares, especiación

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación