Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Estonia, un país a la vanguardia de la innovación educativa en Europa

Un proyecto financiado con fondos europeos tiene como objetivo modernizar el sector educativo ofreciendo nuevas medidas de apoyo a los métodos didácticos de eficacia contrastada y realizando trabajos de investigación sobre educación.

Sociedad
Investigación fundamental

La Estrategia de Aprendizaje Permanente 2014-2020 de Estonia, junto con el marco estratégico de cooperación europea en educación y formación, exige un cambio en el enfoque actual del aprendizaje y la enseñanza. Según este programa, es necesario un cambio digital tanto en la educación formal como informal para pasar a un modelo de aprendizaje más creativo, colaborativo y autodirigido. Un cambio de estas características precisa de un planteamiento creativo y emprendedor, así como de políticas de demostrada eficacia en todos los niveles educativos. También es necesario disponer de unos métodos de enseñanza y un entorno de aprendizaje que tengan en cuenta las habilidades y el desarrollo social e individual de cada alumno. Los próximos pasos Es evidente que alcanzar estos objetivos no es tarea fácil. En muchos casos, las reformas educativas se producen sin tener en cuenta a los profesores en el cambio y, al incorporar nuevas tecnologías, ocurre a menudo que no se realizan los análisis necesarios para determinar el valor que estas van a aportar a la enseñanza y el aprendizaje. Además, las medidas innovadoras propuestas por profesores o proyectos educativos no suelen adoptarse en toda su plenitud. El proyecto CEITER se propuso facilitar cambios estructurales en Estonia. El profesor Tobias Ley, director del proyecto, explica: «Nuestro objetivo era mejorar la implantación escolar de medidas educativas innovadoras cuya eficacia estaba demostrada, lo que incluía el uso de tecnologías digitales». Otra de las metas del proyecto era integrar la investigación y las prácticas en la educación, a fin de que los centros las pudiesen aplicar de manera más directa y para que tanto las escuelas como los profesores pudiesen utilizar métodos de eficacia contrastada. El proyecto también dirigió sus esfuerzos a crear un Centro de Excelencia en Innovación Educativa en la Universidad de Tallin, con el objetivo de conectar la investigación sobre el uso didáctico de tecnologías digitales, la formación de los profesores, la psicología del aprendizaje y diferentes métodos de enseñanza de asignaturas. El camino hacia la innovación educativa Además de crear un Centro de Excelencia, CEITER diseñó un nuevo método para realizar investigaciones en educación llamado EDULABs. «Con el método EDULABs podemos introducir, adaptar y crear de forma colaborativa ideas didácticas innovadoras en el sistema educativo de Estonia», explica Ley. Se trata de un método sistemático de investigación, formación y desarrollo que forma parte de la capacitación de los docentes y cuyo objetivo es difundir métodos educativos innovadores de eficacia contrastada en las escuelas. El proyecto empezó a probar y demostrar la viabilidad del método en 2017 aplicándolo en diferentes situaciones prácticas o ejemplos de EDULAB, y continúa haciéndolo en la actualidad. Una de estas situaciones es el EDULAB robomath, que integra la robótica en la enseñanza de matemáticas. El EDULAB de aprendizaje en exteriores utiliza la tecnología para impartir ciencias naturales. El EDULAB digimath emplea material digital de aprendizaje en la educación secundaria como apoyo a los métodos de enseñanza y el EDULAB smart schoolhouse fomenta el interés de los alumnos por la tecnología y la resolución de problemas de la vida real. «Estos ejemplos se implantan principalmente mediante programas a largo plazo para el desarrollo formativo de los profesores y a través de proyectos de desarrollo escolares», añade Ley. El impacto del proyecto Ley explica: «El proyecto ha supuesto un aumento en la adopción de tecnologías digitales en las escuelas estonias, y ha ampliado el número de métodos y entornos educativos en los que la enseñanza se centra en el alumno». Otro resultado es un mayor nivel de competencia de los profesores, que sienten ahora como propios los métodos educativos empleados en el aula. También se logró crear un conjunto de herramientas para recopilar datos en prácticas educativas, lo que resulta en que profesores e investigadores dispongan de herramientas de presentación, análisis y recopilación de datos. Ley añade que el proyecto «ayudó a popularizar el método por toda Estonia a través de programas formativos para profesores y en los medios de comunicación profesionales». Estonia ha resultado ser un banco de pruebas ideal para soluciones tecnológicas en la educación a escala nacional, y se espera que los resultados tengan un impacto importante en las políticas educativas nacionales y en toda Europa.

Palabras clave

CEITER, tecnologías digitales, EDULABs, innovación educativa, formación de profesores

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación