Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Desarrollo de capacidades e investigación para mejorar la gestión del agua en Malta

La sobrexplotación, el uso indiscriminado y el clima son algunos de los factores más determinantes en la importante escasez de agua que sufre Malta. El sector de la agricultura es el que más padece este fenómeno.

Sociedad
Alimentos y recursos naturales

«La supervivencia de la agricultura en las Islas Maltesas depende de que abordemos el problema de la escasez de agua», explica Malcolm Borg, coordinador del proyecto financiado con fondos europeos FOWARIM. Sin embargo, en Malta no había ningún centro de investigación dedicado al estudio y el ensayo de nuevas técnicas, sistemas y tecnologías para afrontar la falta de agua de riego. «Básicamente no había ningún tipo de investigación en Malta sobre el uso del agua y ninguna institución se había propuesto analizar su gestión», comenta Borg. Recientemente, el Instituto de Ciencias Aplicadas del Colegio de Artes, Ciencia y Tecnología de Malta (MCAST, por sus siglas en inglés) creó el Centro de Investigación y Formación sobre el Agua (WRTC, por sus siglas en inglés) para iniciar campos de investigación sobre la gestión de este recurso natural, pero el análisis de su uso en la agricultura no era uno de sus objetivos. El WRTC tiene el potencial de ser fundamental para la sostenibilidad del sector agrario en Malta, pero debe invertir en investigación relacionada con el regadío y el uso del agua en la agricultura. Para lograr esto, es imprescindible impulsar antes sus recursos científicos y técnicos. La base de una cultura de investigación sobre el agua Con el apoyo de centros de excelencia líderes en el campo del agua y la agricultura en Europa, el equipo del proyecto creó un comité de investigación en Malta para debatir, analizar y planificar el uso del agua en la agricultura. El comité, formado por representantes de Malta, abordó las necesidades locales y analizó los recursos humanos y físicos disponibles para idear las futuras líneas de investigación. También contribuyeron al desarrollo de estas líneas partes interesadas de centros de investigación reconocidos mundialmente, un organismo de asesoramiento científico externo e importantes personalidades locales. Borg indica: «Esta red de conocimientos propició el clima, las condiciones y el marco adecuados para establecer una investigación sostenible y duradera sobre el agua. El comité seguirá siendo un modelo de potencial de investigación para aportar soluciones a la comunidad local». Las actividades de investigación colaborativa llevadas a cabo por los científicos malteses dieron como resultado ocho documentos. «Estos informes contienen resultados muy significativos para Malta con implicaciones de gran alcance para la gobernanza y la gestión del agua en el sector agrario», añade. FOWARIM fortaleció la capacidad de investigación del MCAST gracias a varios cursos de formación avanzada y específica para empleados, intercambios de personal de corta duración, cursos de verano y formación virtual. Según Borg: «Este desarrollo de capacidades ha creado una masa crítica de especialización local que podrá continuar la investigación iniciada». El traspaso de conocimientos y competencias al MCAST acelerará el ritmo de adopción de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), lo que fomentará la modernización de la agricultura y la investigación y formación en materia de agua. El MCAST ha firmado dos memorándums de acuerdo con centros de investigación que resultarán esenciales para mantener y sostener el estudio del uso del agua en la agricultura. El efecto en el trabajo de los agricultores Los agricultores ya están sacando provecho del proyecto FOWARIM. Se emplearon experimentos prácticos y centros de demostración para explicar que el uso de tecnologías sencillas sobre el terreno permite supervisar y gestionar el agua de manera más efectiva. Recibieron formación sobre el papel y la importancia del agua en la agricultura, y sobre las medidas técnicas, agronómicas y de ingeniería disponibles para reducir el uso del agua y aumentar la eficiencia. Algunos ejemplos de mejores prácticas también demostraron cómo reducir la demanda de agua en los cultivos. Borg concluye: «El resultado final de FOWARIM es la ayuda al agricultor. Hemos aportado soluciones prácticas para las amenazas reales que afrontan y para la viabilidad de su negocio agrícola». Todo este conjunto de conocimientos ayudará a los responsables políticos a entender mejor la situación, y elaborar políticas y leyes en Malta que fomenten una mejor gestión de este bien tan preciado.

Palabras clave

FOWARIM, agua, Malta, agricultura, MCAST, agricultor, escasez de agua, riego, uso agrícola del agua

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación