Skip to main content
European Commission logo print header

Article Category

Noticias
Contenido archivado el 2023-03-02

Article available in the following languages:

Investigadores polacos y franceses crean un parche simplificado para detectar alergias

En el marco del proyecto EUREKA, investigadores polacos y franceses han creado una prueba de parche más simple capaz de detectar las alergias más comunes en niños. Se calcula que en Europa entre el 1 y el 2% de los adultos y entre el 5 y el 7% de los niños padecen alguna cla...

En el marco del proyecto EUREKA, investigadores polacos y franceses han creado una prueba de parche más simple capaz de detectar las alergias más comunes en niños. Se calcula que en Europa entre el 1 y el 2% de los adultos y entre el 5 y el 7% de los niños padecen alguna clase de alergia a alimentos, según la Federación Europea de Asociaciones de Pacientes con Alergia y Enfermedades Respiratorias. Entre los niños es común la alergia a la leche, el maíz, la soja, los frutos secos y los ácaros del polvo domésticos. «En la última década, las alergias a alimentos se han convertido en una cuestión inquietante para los pediatras», explicó Pierre-Henri Benhamou, de DBV Technologies (Francia), uno de los socios del proyecto, «sobre todo para quienes ven a niños muy pequeños. Se ha registrado un incremento constante del número de casos, tendencia confirmada por las estadísticas de la agencia farmacéutica francesa, que muestran que la frecuencia de alergias a alimentos casi se ha doblado en los últimos diez años.» Las reacciones a alimentos suelen ser rápidas y aparecer al cabo de una hora (y a veces pasados tan sólo unos segundos) desde el consumo. No obstante, en los últimos años han ido evolucionando las alergias y ahora presentan reacciones retardadas en las que los síntomas se manifiestan cuatro horas después de comer. «Esas alergias son causadas por alimentos que conforman la base de la alimentación diaria a los que el paciente se ha vuelto sensible de forma gradual. A diferencia de las formas más tradicionales de alergia, estas formas retardadas plantean problemas importantes para su diagnóstico», explicó el Dr. Benhamou. Para abordar ambos tipos de alergias, los investigadores desarrollaron una prueba de parche llamada DIALLERTEST, que se aplica directamente y sin dolor en la espalda del niño. A efectos de control se aplica también otro parche sin irritantes. Estos parches se retiran a las 48 horas. Si debajo del primer parche la piel se muestra inflamada y enrojecida, significa que hay una reacción alérgica. El DIALLERTEST se distingue de otras pruebas de parche para la alergia en que no se utiliza ninguna sustancia húmeda ni ningún aditivo para contener el alérgeno en cuestión. En cambio, el alérgeno se aplica al parche en forma de polvo seco utilizando fuerzas electroestáticas. Una vez aplicado a la superficie de la piel, la oclusión induce la hidratación y la dilatación de los poros, lo cual favorece el paso rápido y constante del alérgeno a la piel. «Esto constituye una importante simplificación de la prueba con parche», explicó el Dr. Benhamou. «Con este método podemos mantener un control mucho más estricto de la cantidad de alérgeno administrada. Es decir, la reacción resulta más medible y reproducible y, en última instancia, se consigue una prueba más fiable y estandarizada para comprobar la alergia a las proteínas de la leche de vaca. Además, los médicos pueden así mantener los alérgenos en su estado más reactivo, la forma en polvo.» Esta nueva prueba de diagnóstico ha despertado el interés de la industria farmacéutica y una de las empresas más importantes del mundo especializada en la nutrición infantil ha acordado comercializar este producto.

Países

Francia, Polonia