Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La comunidad científica pide a los países del G-8 que promuevan la innovación y la eficiencia en la energía

Los presidentes de las academias nacionales de ciencias de los países del G-8 y cinco destacadas entidades de otros países han suscrito unas declaraciones sobre la necesidad de proteger y promover la innovación y de colaborar para lograr la eficiencia energética y la sostenibi...

Los presidentes de las academias nacionales de ciencias de los países del G-8 y cinco destacadas entidades de otros países han suscrito unas declaraciones sobre la necesidad de proteger y promover la innovación y de colaborar para lograr la eficiencia energética y la sostenibilidad. Se ha hecho entrega de las declaraciones a la Canciller alemana, Angela Merkel, quien presidirá la próxima reunión del G-8 en junio. La declaración relativa a la innovación contiene sugerencias concretas sobre cómo se puede proteger la propiedad intelectual; la declaración sobre la energía y el medio ambiente se centra en la necesidad de cooperar y de dar con objetivos estratégicos comunes. Dichas declaraciones fueron firmadas por los presidentes de las academias nacionales de ciencias de los países del G-8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Rusia y Reino Unido), así como por los presidentes de las academias de Brasil, China, India, México y Sudáfrica. «El volumen de investigación y desarrollo realizado por los gobiernos y la industria privada de todo el mundo es claramente insuficiente, a la vista de la envergadura y la urgencia del reto que afrontamos [el cambio climático]», declaró el presidente de la Royal Society del Reino Unido, Martin Rees. «Los cambios, sean el desarrollo de combustibles más limpios o la implantación de electrodomésticos más eficientes, pueden servir de acicate para el crecimiento económico y reducir la necesidad de la población de consumir electricidad y calefacción.» La declaración sobre la innovación comienza recordando a los dirigentes del G-8 que la innovación es «el motor que impulsa las economías». El mundo en vías de desarrollo también está prestando mayor atención a la innovación como camino hacia el crecimiento y la sostenibilidad; el mundo desarrollado debería facilitar la transferencia de conocimientos a esos países, según el texto de la declaración. No obstante, es poco razonable promover la innovación sin protegerla posteriormente. La infracción de los derechos de propiedad intelectual socava el progreso a largo plazo de la innovación, y los países del G-8 son parcialmente responsables de garantizar que las autoridades nacionales e internacionales protejan la propiedad intelectual al tiempo que facilitan el acceso a los conocimientos, argumentan las academias. Los países del G-8 deberían establecer unos estándares homogéneos que faciliten la pronta difusión de conocimientos fijando un «periodo de gracia» adecuado. Tales estándares protegerían al inventor de los efectos potencialmente adversos de sus propias publicaciones anteriores a la fecha de solicitud de patente, se lee en la declaración. Ésta alude también a los intentos anteriores de armonizar los requisitos e intercambiar información. Así, intentos de establecer un Tratado sobre el Derecho Sustantivo de Patentes se encontraron con escollos. «Puesto que las principales desavenencias y los principales requisitos de compartir surgen entre las jurisdicciones de naciones del G-8, estos países, los más industrializados del mundo, podrían elaborar un acuerdo provisional entre ellos», sugieren las academias. El sistema podría incluir buenas prácticas actuales para los métodos de búsqueda y examen. Esta declaración también se refiere al problema de los rendimientos para el norte cuando se aplica en el sur una tecnología patentada. Las academias sugieren la solución siguiente: «Los gobiernos del G-8 deberían plantearse subvencionar el desarrollo de dicha tecnología patentada y su posterior comercialización en el sur. Esto podría conseguirse subvencionando el desarrollo de la tecnología mediante un programa acoplado a la fase inicial del proceso de obtención de la patente.» A cambio, los gobiernos del sur se comprometerían a hacer cumplir las patentes y vigilar la fabricación local realizada con licencia. Con respecto al medio ambiente, en la declaración se reconoce que los objetivos de protección del clima con frecuencia entran en conflicto con las metas de prosperidad en el paradigma tradicional del desarrollo. No obstante, dar con las soluciones adecuadas también impulsaría la prosperidad a largo plazo. Son tres las claves para ralentizar el cambio climático, según se afirma en la declaración. Son, a saber: lograr una mayor eficiencia energética, emplear fuentes de energía bajas en carbono o sin carbono y eliminar carbono del medio ambiente. «En este contexto, se antoja necesario desarrollar y desplegar nuevas fuentes y nuevos sistemas para el abastecimiento de energía, como el uso limpio del carbón, la captura y el almacenamiento de carbono, recursos combustibles fósiles no convencionales, sistemas nucleares avanzados, sistemas de energías renovables avanzados, redes eléctricas inteligentes y tecnologías de almacenamiento de energía», según el texto. Añade que los diversos enfoques sólo se podrán desarrollar mediante «una fuerte inversión en investigación, desarrollo e innovación; y los esfuerzos abarcarían desde la ciencia fundamental, pasando por los análisis estratégicos, a aplicaciones prácticas». En la actualidad los principales problemas de la investigación son: solventar el problema de la intermitencia de las energías renovables, convertir biomasa en combustibles para transporte y solucionar las cuestiones de la seguridad, los residuos y la no proliferación en el ámbito de la energía nuclear. Además, en esta declaración se manifiesta el apoyo a la investigación fundamental sobre el sistema climático, las repercusiones climáticas, la vulnerabilidad en todas las escalas y estudios sobre aspectos del comportamiento y otros aspectos sociales que son esenciales para implantar soluciones tecnológicas e institucionales. La Unión Africana ha elaborado unas declaraciones similares que presentará a la Sra. Merkel.