Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Proyectos ilustran el papel de la ciencia en la política marítima

La importancia del papel que desempeña la investigación en la política marina europea quedó de manifiesto en una sesión técnica informativa que tuvo lugar en la Comisión Europea en Bruselas el 14 de junio de 2007, sesión en la que se presentaron diversos proyectos de investiga...

La importancia del papel que desempeña la investigación en la política marina europea quedó de manifiesto en una sesión técnica informativa que tuvo lugar en la Comisión Europea en Bruselas el 14 de junio de 2007, sesión en la que se presentaron diversos proyectos de investigación marina financiados por la UE. Si uno se propone enumerar los sectores que contribuyen a nuestra economía, el mar y la industria marítima no suelen ser las palabras que vienen primero a la mente. Sin embargo, según cifras ofrecidas por la Comisión, aproximadamente el 40% del PIB de la UE se genera en regiones marítimas y casi el 90% del comercio exterior se realiza por mar. Además, el turismo costero genera el 5% del PIB total y aumenta anualmente en un 3%. Sin embargo, como ocurre con todos los recursos naturales, hay ciertas limitaciones. Así, se calcula que el 70% de las especies de peces comerciales están sobreexplotadas, mientras que la contaminación de las aguas litorales hace peligrar la biodiversidad marina, la salud humana y la capacidad de generar riqueza de las industrias del ocio y derivadas. En 2006, la Comisión publicó un Libro Verde sobre la futura política marítima de Europa en el que llamaba a adoptar un enfoque más completo hacia este valioso recurso. En ese documento destacaba sobremanera la importancia de fundamentar dicha estrategia política en una investigación sólida y una perspectiva científica. El próximo 22 de junio tendrá lugar en Aberdeen (Escocia) un importante congreso de la comunidad científica marina de Europa, y se espera que de ahí surja una contribución consensuada al Libro Verde. En lo que concierne a la política de investigación de la UE, la importancia de la investigación marina y marítima se reconoció ya en 1989, cuando se concedieron aproximadamente 215 millones de euros para actividades de investigación relacionadas con el mar mediante el Cuarto Programa Marco (4PM). Desde entonces ha aumentado de forma significativa la financiación de este campo de investigación, como muestra que 250 proyectos obtuvieran fondos por un total de 612 millones de euros a través del Sexto Programa Marco (6PM). Estos proyectos tratan una amplia gama de temas, entre ellos la contaminación marina y sus efectos en la biodiversidad y los ecosistemas marinos y la salud humana, y la protección de la sostenibilidad de los recursos, los productos y los servicios del mar. «Gracias a este apoyo, el panorama de la comunidad ecológica y de la investigación marina y marítima es radicalmente distinto con respecto a hace veinte años», aseguró Zoran Stancic, Director General Adjunto de la DG de Investigación de la Comisión, quien presentó las cifras en esta sesión. Un proyecto que está contribuyendo considerablemente a la política marina es HERMES («Hotspot Ecosystems Research on the Margins of European Seas», o Investigación de ecosistemas de concentración de biodiversidad en las márgenes de los mares europeos). En este proyecto, que empezó en 2005, se está estudiando la biodiversidad, la estructura, la función y la dinámica de los ecosistemas marinos profundos del litoral de Europa. Se trata de una parte del mar que es relativamente desconocida para la comunidad científica y los políticos. Sin embargo, puesto que cubre una superficie equivalente a un tercio de la masa continental del planeta y se ubica dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Europa, la explotación de sus recursos biológicos, energéticos y minerales debería resultar de gran interés y preocupación para los políticos de la UE. A pesar de ello, es difícil legislar acerca de una zona sobre la que se sabe tan poco, apuntó Anthony Grehan, de la Universidad Nacional de Irlanda en Galway, uno de los socios del proyecto HERMES. «Por ejemplo, todo el mundo sabe que el cambio climático es una realidad, pero no sabemos qué efecto está teniendo en la profundidad de los mares», señaló. Tampoco se conocen las repercusiones de la pesca marina ni de las exportaciones de gas y petróleo, que empiezan a extenderse a aguas marinas más profundas. Aquí es donde puede resultar de ayuda HERMES, que reúne a científicos de diversas disciplinas (geología, sedimentología, oceanografía física, microbiología y biogeoquímica) y que está proporcionando las bases científicas para realizar una gestión sostenible de los recursos marinos de Europa. Valiéndose de datos científicos, en este proyecto se están desarrollando una serie de herramientas y métodos que servirán de ayuda a administradores y políticos a la hora de tomar decisiones. Un ejemplo de esto es un conjunto de indicadores y criterios socioeconómicos para describir los valores económicos y de otra índole para la sociedad de los ecosistemas de gran biodiversidad identificados por los científicos. Otro proyecto ejemplar es VISIONS, red que reúne a socios del sector marítimo, tanto de la investigación como de la industria, para desarrollar conceptos innovadores para embarcaciones marinas y estructuras flotantes. Esta red se está centrando en cinco sectores del mercado: el turismo marítimo y el ocio; el transporte marítimo de corta distancia; el transporte por ríos y canales; el transporte marítimo de altura; y las infraestructuras flotantes. Esta red, que actúa como gabinete estratégico para dar con ideas nuevas que se puedan comercializar a medio y largo plazo, se diseñó específicamente para combinar los conocimientos científicos con los requisitos de la industria y del mercado, y también para promover una mentalidad distinta con respecto a las necesidades y los usos marinos y marítimos del futuro. En 2006 se invitó a alumnos de toda Europa a participar en un concurso a fin de dar con los conceptos marinos y marítimos más innovadores. Con la ayuda de los ganadores, la red conseguiría estimular la formulación de ideas novedosas y de interés para la industria. Los primeros premios se concedieron a un parque eólico flotante que podía trasladarse allí donde hubiera vientos constantes para producir energía y almacenarla (este parque podría cumplir la función doble de puesto de repostaje para barcos); una central flotante ultragrande para contenedores de mercancías, que soluciona el problema del abarrotamiento de los espacios de almacenaje de mercancías amarrando dicha central en el mar; y un yate submarino que podría utilizarse para el turismo subacuático. «Tras haber generado montones de ideas estimulantes entre los estudiantes, evidentemente es muy importante remitirlas a la industria para animarla a reflexionar sobre qué tecnologías tendrán que desarrollarse y que proyectos habrá que poner en marcha para poder materializar esos conceptos», explicó Duncan Forbes, de Rolls-Royce Marine, uno de los socios del proyecto. Consecuentemente, esta red organiza un evento anual para presentar estas ideas a la industria. En el último evento de esta clase, muchos de los estudiantes que habían participado en el diseño de los nuevos conceptos recibieron ofertas de trabajo de la industria, cosa que, según el Sr. Forbes, es indicio de la viabilidad de sus ideas. El último proyecto presentado en la sesión técnica informativa fue el Vessel Detection System (VDS, o Sistema de Detección de Embarcaciones). Este sistema, desarrollado por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, se sirve de imágenes de satélite para vigilar la actividad de las embarcaciones de pesca, hayan éstas informado de su posición o no. El VDS ya se ha probado con éxito en el nordeste del Atlántico, los Mares Báltico, de Barents y del Norte, las aguas occidentales [al norte de Irlanda y al oeste de Escocia] y el Mediterráneo. Constituye un instrumento nuevo y potente para detectar el incumplimiento de la normativa de pesca y, así, ayuda a reducir la pesca ilegal. «Sin embargo, a pesar de estos logros, la investigación marina se ha desarrollado de manera relativamente aislada y descoordinada, por lo que en el futuro hará falta un planteamiento más completo que incluya un programa coherente y unificado de prioridades para la investigación a fin de evitar la duplicación y conseguir el aprovechamiento máximo del dinero del contribuyente», señaló el Sr. Stancic.