Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Nanotecnología: hemos invertido en la investigación, ¿dónde están las aplicaciones?

Las dimensiones son minúsculas, pero el potencial enorme. Sin embargo, para que Europa se beneficie de todo lo que pueden ofrecer la nanociencia y la nanotecnología, los resultados de la investigación deberán salir del laboratorio y transformarse en aplicaciones industriales. ...

Las dimensiones son minúsculas, pero el potencial enorme. Sin embargo, para que Europa se beneficie de todo lo que pueden ofrecer la nanociencia y la nanotecnología, los resultados de la investigación deberán salir del laboratorio y transformarse en aplicaciones industriales. Precisamente las aplicaciones industriales son el tema del tercer EuroNanoForum, que esta vez se celebra en Düsseldorf (Alemania). En la conferencia plenaria de apertura, impartida el 18 de junio de 2007 por el Secretario de Estado del Ministerio Federal de Educación e Investigación de Alemania, Thomas Rachel, éste auguró que el mercado de los productos nanotecnológicos alcanzará un valor de mil millones de euros en el año 2015. El Sr. Rachel destacó que las nanotecnologías pueden reportar mucho más que un simple éxito económico. El trabajo a nanoescala tiene el potencial de dar con soluciones para importantísimos problemas que aquejan al planeta, como el cambio climático y las enfermedades. Gasas antimicrobianas para heridas; materiales nuevos y más ligeros para turbinas eólicas; métodos de administración de fármacos dirigidos a dianas; baterías de alta eficiencia; detección de gases; y un dispositivo que permite identificar con rapidez la causa de sentir dolores en el pecho. Éstas son sólo algunas de las aplicaciones futuras que se mencionaron en el transcurso de la primera jornada de este congreso de tres días. La cuestión con respecto a esta investigación pionera es: ¿están abriéndose paso los resultados hasta la industria? Unos sí y otros no, según Renzo Tomellini, Jefe de la Unidad de Nanotecnología de la Comisión Europea. En declaraciones a CORDIS Noticias, comentó que ciertos campos, como la nanoelectrónica, ya están generando dinero. En cambio, en otros campos hay diversos bloqueos que están retrasando la llegada de nanoproductos al mercado. En la mayoría de casos, la comunidad científica se encuentra aún en la fase de implantar la nanotecnología en la cadena de producción, añadiendo valor económico sobre la marcha, explicó el Sr. Tomellini. «No vendemos nanotecnología, sino productos», recalcó. La demora en la materialización de los adelantos de la nanotecnología se puede atribuir a diversos factores. Sin duda, hay trabas tecnológicas (se trata de un campo de investigación aún muy nuevo). Pero hay varios otros factores que contribuyen a ralentizar la aplicación industrial de los productos nanotecnológicos, como la reglamentación, o la incertidumbre sobre si saldrá un nuevo reglamento de forma inminente, el desasosiego de la sociedad en general, la escasez de personal preparado, la insuficiencia de la protección de la propiedad intelectual, así como la cautela de las compañías de seguros. «Las ideas no deben quedarse en los laboratorios. Tienen que captarlas las pequeñas y medianas empresas [PYME] y desarrollarlas. El Estado no puede hacerse cargo de esto», adujo el Secretario de Estado alemán. Sin embargo, las PYME hacen frente a dificultades específicas. Para una empresa pequeña resulta más complicado conseguir un préstamo para un proyecto de nanotecnología, ya que a las compañías de seguros les preocupa el riesgo que ello implica. Al mismo tiempo, todo inversor tiene en cuenta la historia de determinado sector, y aquí hablamos de un campo joven. El Sr. Rachel arguyó que la ayuda más eficaz para las PYME es la que se brinda a escala regional. No obstante, la Comisión también ha dispuesto mecanismos de apoyo. Los nuevos fondos de garantía, por ejemplo, facilitan la participación de PYME en los programas marco de investigación de la UE. Según el Sr. Tomellini, las PYME que funcionan mejor en la nanotecnología son las que tienen la ambición de crecer. Qué duda cabe de que la nanotecnología también padece los problemas experimentados por el resto de la comunidad científica: escasez de científicos, y sobre todo de ingenieros; la no homologación en unos países de las titulaciones concedidas en otros; y la insuficiente movilidad de investigadores entre países y sectores. Estas trabas sólo se pueden solucionar si la industria, la sociedad y la política trabajan juntas , señaló el Sr. Rachel durante su charla. Nick Hartley, Director de Tecnologías Industriales de la DG de Investigación de la Comisión Europea, añadió más elementos a esa enumeración. Para que Europa saque provecho de los fondos que está invirtiendo en nanotecnología, tendrá que dotarse de la infraestructura, los recursos humanos y la innovación industrial adecuados, y también de una forma eficaz de atender las inquietudes de la sociedad, afirmó el Sr. Hartley. La Comisión se está esforzando por adoptar las decisiones políticas más acertadas y, a continuación, respaldarlas con financiación, con lo que cumple una función doble. Así, en el plan de acción para la nanotecnología publicado en 2005 se fijó la estrategia a seguir, mientras que con el Séptimo Programa Marco de la UE, iniciado el 1 de enero de 2007, se está proporcionando una financiación sustanciosa (3.500 millones de euros durante siete años). El Sr. Tomellini se muestra confiado en que la UE cuenta con los medios necesarios para evitar lo que se ha dado en llamar «la paradoja europea», según la cual Europa invierte en investigación, pero después no logra transformar los resultados en productos y acaba importando las tecnologías resultantes de otros países. «Disponemos de los medios para cambiar este paradigma y para dar un salto de calidad», aseguró el Sr. Tomellini a CORDIS Noticias.

Países

Alemania