Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

Anneli Pauli expone a CORDIS Noticias sus objetivos para el CCI

El Centro Común de Investigación (CCI) de la Comisión Europea tiene una nueva Directora General Adjunta, cuyo objetivo para el futuro es un CCI que sea conocido en toda Europa y más allá de sus fronteras por su excelencia, independencia y alta relevancia para la sociedad. An...

El Centro Común de Investigación (CCI) de la Comisión Europea tiene una nueva Directora General Adjunta, cuyo objetivo para el futuro es un CCI que sea conocido en toda Europa y más allá de sus fronteras por su excelencia, independencia y alta relevancia para la sociedad. Anneli Pauli asumió su cargo en abril de este año. Anteriormente ostentó el cargo de vice-presidenta de la Academia de Finlandia, donde fue responsable de investigación. Su nueva función lleva aparejada también una gran dosis de responsabilidad. Explicó a CORDIS Noticias que el organigrama del CCI se ha dividido en dos, de forma que la mitad de los siete institutos de investigación y tres direcciones responden ante el Director General del CCI, Roland Schenkel, y la otra mitad ante la Dra. Pauli. Es consciente de la responsabilidad adicional que esto implica para ella y ya ha visitado cada instituto. La experiencia de la Dra. Pauli en la Academia de Finlandia, añadida a sus diez años de participación en diversas comisiones de la UE, le ha servido de excelente preparación para asumir este nuevo cargo en el CCI, puesto que le ha permitido «ver Bruselas desde el otro lado de la valla». Tras empezar esta nueva fase, la Dra. Pauli tiene ideas claras con respecto a cómo realzar el perfil del CCI. «El único modo de darlo a conocer más es mediante sus propias acciones», afirmó ante CORDIS Noticias. Dichas acciones deberán basarse en tres puntos: «la primera es la excelencia, la segunda es la excelencia, y la tercera es la excelencia. Si uno hace las cosas de forma excelente, se da a conocer por sus acciones», aseguró la Dra. Pauli. Un logro reciente que sin duda dará proyección al CCI fue la aceptación de diez de sus trece propuestas para sesiones del congreso anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) en los EE. UU. Este evento es el congreso de ciencia multidisciplinario más grande del mundo, por lo que contar con representación en él dará mucha más proyección al CCI fuera de Europa. No obstante, en la propia Europa hay trabajo por hacer en lo referente a dar proyección. El CCI deberá contribuir a aumentar la visibilidad de las mujeres científicas de talento, según opina la Dra. Pauli. En el ámbito del personal, el CCI muestra estadísticas adecuadas por lo que respecta a sus cargos directivos más altos, habiendo situado el año pasado a tres mujeres en puestos de máximo nivel. Sin embargo, hay menos mujeres en los cargos de gestión medios y de expertos. En 2004, el personal del CCI era de 1.476 personas, de las que 360 eran mujeres. «Se trata de un fenómeno común. Ocurre lo mismo en los Estados miembros y resulta frustrante», confesó la Dra. Pauli. En Finlandia, país de origen de la Dra. Pauli, las mujeres tienen un nivel de estudios superior al de los hombres, pero siguen sin ostentar muchos cargos altos en la investigación. «Parece que siga existiendo el consabido techo de cristal», señaló. Rebasar ese techo requiere de un «enfoque activo». La Dra. Pauli da la impresión de estar dispuesta a capitanear ese enfoque junto al Director General. En el último año se ha nombrado a tres mujeres para altos cargos dentro del CCI. La Directora General Adjunta considera estos nombramientos «un buen ejemplo de lo que se puede hacer cuando se está comprometido con una idea». «Algunas mujeres no inician ninguna carrera profesional; muchas trabajan a media jornada por tener hijos», explicó la Dra. Pauli. Muchas madres tienen que hallarse en casa para recibir a sus hijos a la vuelta del colegio; en algunos países tienen que estar en casa incluso para dar la comida a sus hijos, ya que los colegios mandan a los alumnos a casa a mediodía. «Las sociedades de Europa en general no están planificadas para promover la igualdad. Se trata de un problema estructural», opinó la Dra. Pauli. Sin embargo, hay gente en posición de ofrecer más apoyo a las mujeres científicas: para empezar, los responsables de diversas comisiones científicas, y también quienes se encargan de invitar a conferenciantes a congresos internacionales. Esas personas suelen recurrir enseguida al típico profesor de edad que ha dado charlas en cientos de congresos. Pero normalmente hay también mujeres jóvenes que no han gozado de oportunidades y que tienen cosas nuevas que decir. Es necesario animar a las mujeres y que se las vea», recalcó la Dra. Pauli. «Es responsabilidad de quienes ocupan cargos como el mío», añadió. ¿Recibió la propia Dra. Pauli el tipo de estímulo que ella desea que reciban las jóvenes de hoy? «En general, opino que a lo largo de mi vida no he recibido tanto estímulo y empuje como algunos hombres, si bien ha habido excepciones», respondió pensativa. Señaló que, con frecuencia, los científicos hombres cuentan con un supervisor o colega de más experiencia que les avisa de vacantes próximas y que les ayuda a acumular experiencias beneficiosas, por ejemplo en comisiones, de cara a reforzar solicitudes de empleo posteriores. Indudablemente no fue este tipo de apoyo el que aupó a la Dra. Pauli a su cargo actual; recibió un mensaje de correo electrónico, junto con los demás suscritos a determinada lista de distribución, y decidió presentarse a la plaza. Poniendo la mirada en los meses próximos, la evaluación posterior del Sexto Programa Marco se yergue como tema de peso en la programación del CCI. Para otoño está prevista la formación de una comisión de alto nivel para tal evaluación y uno de los retos que afronta el CCI es lograr un equilibrio de sexos. «No siempre nos satisface la composición de las comisiones en lo referente a los sexos, pero al menos no perdemos de vista la cuestión», aclaró la Dra. Pauli. Dicha comisión hará recomendaciones al CCI sobre su desarrollo futuro y sobre cómo «seguir mejorando aún más», indicó la Dra. Pauli. Aparte de la evaluación del 6PM, la Dra. Pauli supervisará las revisiones anuales de los institutos del CCI que se le han asignado (ya ha completado una) y seguirá atentamente la transición del Centro hacia el Séptimo Programa Marco (7PM). A grandes rasgos, el CCI del 7PM será muy similar al del 6PM. Al fin y al cabo, su presupuesto se mantiene igual (300 millones de euros al año). A pesar de ello, «cada programa marco significa renovación. La renovación es un requisito forzoso, algo que considero sano», puntualizó la Dra. Pauli. El cambio en la dirección seguro que contribuirá a seguir renovando el CCI y a garantizar su buena salud mientras apoya a la Comisión Europea en la formulación de políticas proporcionándole un asesoramiento científico independiente y de gran calidad.