Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

«Cambios drásticos» en el Ártico, según investigadores

Actualmente el Ártico está atravesando una «fase de cambios drásticos», según los resultados más recientes obtenidos por unos científicos que están investigando el hielo marino y las condiciones oceánicas en el techo del mundo. El equipo internacional de investigadores está ...

Actualmente el Ártico está atravesando una «fase de cambios drásticos», según los resultados más recientes obtenidos por unos científicos que están investigando el hielo marino y las condiciones oceánicas en el techo del mundo. El equipo internacional de investigadores está a bordo del Polarstern, buque de investigación del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina (AWI). Su labor contribuirá al Año Polar Internacional, así como a varios proyectos financiados con fondos comunitarios. «La superficie de hielo del mar del Polo Norte está menguando, el océano y la atmósfera no dejan de calentarse, y las corrientes oceánicas están cambiando», informó Ursula Schauer, científica jefe del AWI y miembro de esta expedición ártica. «Estamos en medio de una fase de cambio drástico en el Ártico, y el Año Polar Internacional 2007/08 nos ofrece una oportunidad extraordinaria de estudiar este océano menguante en colaboración con investigadores de todo el mundo.» Para los investigadores resulta especialmente alarmante la pérdida de grosor de la capa de hielo; en zonas extensas del Ártico, la capa tiene apenas un metro de grosor, lo que supone una reducción del 50% desde 2001. Los modelos actuales indican que el Ártico podría quedarse sin hielo en tan sólo cincuenta años. A bordo del Polarstern hay investigadores que están investigando las plantas y los animales que viven en la capa de hielo y por debajo de ésta; cuando desaparezca el hielo, muchas de estas especies estarán abocadas a la extinción. Otros científicos que se encuentran a bordo del buque están estudiando las corrientes oceánicas y los cambios de temperatura. Los investigadores han medido la temperatura, la salinidad y las corrientes en más de cien lugares. Si se examinan las mediciones realizadas en viajes anteriores, se observa que las corrientes que llegan al Ártico desde el Atlántico son cada vez más cálidas. Los investigadores están estudiando también los efectos de las grandes cantidades de agua dulce que vierten en el Ártico los grandes ríos de Siberia y América del Norte. Esta agua dulce parece actuar como capa aislante que controla la transferencia de calor entre el océano, el hielo y la atmósfera. Está programado que el Polarstern regrese a su puerto de origen, Bremerhaven (Alemania) en octubre, pero esto no significa que se acaban las actividades de investigación en el Ártico. Se ha soltado una serie de boyas por el Océano Ártico que, durante los meses próximos, recopilarán datos constantemente sobre las corrientes, la temperatura y la salinidad y enviarán los datos via satélite a los científicos. Mientras, el blog de la expedición proporciona más indicios del calentamiento del clima ártico, como muestra este fragmento publicado cuando el buque se encontraba en su posición más septentrional, 88 grados 40' N. «Por supuesto, esperábamos que incluso aquí el hielo estaría tan erosionado y sería tan inconsistente como en todas las otras regiones visitadas en las últimas semanas, lo que nos ha permitido mantener una velocidad de hasta seis nudos», escribió U. Schauer. «¡Pero lo que no nos esperábamos era un día entero de lluvia estando a 150 km del Polo Norte! En las últimas semanas, varios sistemas consecutivos de bajas presiones no han dejado de traer aire cálido desde el norte de Siberia (¡15 grados centígrados en la desembocadura del Lena!) hacia el centro del Océano Ártico. De este modo se va desintegrando sin parar el hielo marino a ojos vista.»

Artículos conexos