Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La Unión Europea y Canadá «hermanarán» dos proyectos de bioproductos agrícolas

Se fomentará la cooperación en investigación entre la Unión Europea y Canadá gracias a planes para «hermanar» proyectos europeos y canadienses complementarios en el campo de los bioproductos agrícolas. Europa y Canadá tienen una larga historia de colaboración en investigació...

Se fomentará la cooperación en investigación entre la Unión Europea y Canadá gracias a planes para «hermanar» proyectos europeos y canadienses complementarios en el campo de los bioproductos agrícolas. Europa y Canadá tienen una larga historia de colaboración en investigación. A nivel nacional, muchos Estados miembros cooperan bilateralmente con socios de Canadá, país que firmó un acuerdo de ciencia y tecnología con la UE hace diez años. Canadá también participa activamente en los programas marco de investigación de la UE; hay seis socios de este país en diez proyectos seleccionados en la primera convocatoria de propuestas del tema «Alimentación, agricultura y pesca, y biotecnología» del Séptimo Programa Marco (7PM). Estados Unidos y Rusia son los únicos terceros países que tienen más socios en los consorcios de estos proyectos. Este nuevo plan de hermanamiento surgió cuando mandatarios canadienses y europeos comprendieron que el tema relativo a la agricultura del 7PM y el nuevo Programa de Innovación para Bioproductos Agrícolas (ABIP) de Canadá tienen muchos puntos en común. El ABIP es una iniciativa de 145 millones de dólares canadienses (101 millones de euros) y de cinco años de duración que pretende aprovechar la gran experiencia de Canadá en el sector de la biotecnología agrícola. Yvon Martel, Jefe Científico del Ministerio de Agricultura y Agroalimentación de Canadá, expuso los objetivos del programa en una entrevista concedida a CORDIS Noticias. «Éste es un nuevo programa que permitirá la producción y el desarrollo de bioproductos industriales y comerciales, por ejemplo, moléculas activas para la salud humana y animal», afirmó. El objetivo es reunir a los mejores investigadores en redes y agrupaciones. Dentro de este hermanamiento, la Unión Europea y Canadá publicarán sus propias convocatorias de propuestas como de costumbre. Cuando cada parte haya seleccionado los proyectos para su financiación, sus representantes se reunirán para ver cómo podrían complementarse los proyectos seleccionados de cada lado del Atlántico. Si los directivos opinan que un proyecto canadiense y uno europeo se beneficiarían de la colaboración, se invitaría a los científicos implicados en los proyectos a debatir el tema. Para proyectos financiados con fondos comunitarios se pedirá a los consorcios que reserven alrededor del 1% de la contribución de la Comisión al presupuesto del proyecto para financiar la coordinación de las actividades con Canadá. Entretanto, los proyectos canadienses financiados mediante el ABIP recibirán 20.000 dólares canadienses más al año (13.900 euros) para financiar los viajes a Europa y facilitar la colaboración transatlántica. Se espera que este modo simplificado y menos formal de colaboración evite gran parte de la burocracia engorrosa y de las complicaciones jurídicas que implican las actividades de cooperación más formales. Si tiene éxito, Canadá espera ampliar la iniciativa a sus actividades de investigación conjunta con otros países. «La utilización del modelo de hermanamiento puede ser el modo de que logremos una futura colaboración científica internacional», afirmó el Dr. Martel. Para el Dr. Alfredo Aguilar Romanillos, Director de la Unidad de Biotecnología de la Dirección General de Investigación de la Comisión Europea, son obvios los beneficios de la colaboración con Canadá para los europeos. «Canadá tiene una experiencia extraordinaria en el campo de las biorrefinerías, los bioproductos y los biomateriales», comentó a CORDIS Noticias. «¡Algunas personas han dicho que Canadá es la Arabia Saudita de la biomasa!» Al mismo tiempo, el Dr. Martel espera que, al colaborar con científicos europeos, los investigadores canadienses puedan unirse a la comunidad investigadora internacional y trabajar en proyectos importantes que, de otro modo, no podrían llevar a cabo solos. «Somos un país pequeño, pero nuestra ciencia está bastante desarrollada y especializada en lo relativo a la agricultura», comentó. «Esperamos contribuir con conocimientos complementarios a lo que se está realizando en Europa con respecto a temas similares.» El Dr. Martel también indica claramente lo que espera del resultado de este nuevo estilo de colaboración: «una ciencia mejor, conocimientos mejores y el desarrollo de una bioeconomía mejor para el futuro.»

Países

Canadá

Artículos conexos