Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

La nueva directora de la ESF presenta los planes para el futuro

El 1 de enero de 2008 Marja Makarow asumió el cargo de Directora Ejecutiva de la Fundación Europea de la Ciencia (ESF), convirtiéndose en la primera mujer que lidera la organización desde su creación hace más de 30 años. Está bien preparada para ocupar este puesto. La pasada d...

El 1 de enero de 2008 Marja Makarow asumió el cargo de Directora Ejecutiva de la Fundación Europea de la Ciencia (ESF), convirtiéndose en la primera mujer que lidera la organización desde su creación hace más de 30 años. Está bien preparada para ocupar este puesto. La pasada década, se ganó una sólida reputación en el ámbito de las políticas científicas, tanto en su Finlandia natal como en otros países. En un viaje a Bruselas, la profesora Makarow sacó tiempo de su apretada agenda para hablar a CORDIS Noticias sobre su carrera profesional, la trayectoria que prevé marcar para la ESF y su opinión sobre la situación de la mujer en el ámbito científico. La profesora Makarow, bioquímica de formación, recuerda el momento en que se dio cuenta de que quería embarcarse en una carrera científica. Ocurrió durante un proyecto de investigación que se incluía en el Máster que realizó en la Universidad de Helsinki. «Tuve la suerte de entrar, casi por accidente, en un grupo absolutamente fantástico», reconoció. «Comprendí claramente que estaban generando nuevos conocimientos a través de experimentos. Fue muy estimulante.» Realizó su doctorado en Helsinki y, posteriormente, se trasladó al Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) en Heidelberg (Alemania), para llevar a cabo su investigación postdoctoral. Centró sus estudios en el modo en que las proteínas de las células de los mamíferos son transportadas al exterior de las células. Volvió a Helsinki, donde investigó cómo se mueven las proteínas dentro de la célula y cómo la célula se asegura que las proteínas estén plegadas para obtener la correcta estructura tridimensional. La profesora Makarow apareció en la escena política hace diez años, cuando fue nombrada miembro de la Academia del Consejo de Investigación Sanitaria de Finlandia. «Inmediatamente me di cuenta de que me gustaba trabajar para la comunidad científica», declaró con entusiasmo. Hasta entonces, según comentó, era «la típica investigadora absolutamente apasionada y centrada únicamente en mi propia investigación». Este nuevo puesto le permitió tener una perspectiva general del panorama investigador así como conocer más a fondo las políticas para invertir en ciertas disciplinas científicas. Pronto ocupó otros puestos similares, tanto en Finlandia como en otros países europeos. Destaca su puesto en la delegación finlandesa del EMBL y su organización hermana, la Conferencia Europea de Biología Molecular (EMBC). También han contado con su experiencia otros organismos como la Fundación Científica de Irlanda, el Ministerio de Ciencias e Investigación de Austria y la Fundación de Investigación de Flandes. Además, es miembro del Consejo Nacional de Políticas Científicas y Tecnológicas de Finlandia, presidido por el Primer Ministro, y su cargo depende del gobierno. «Por supuesto, éste es un lugar fantástico para aprender y para destinar los fondos del país a la investigación», comenta la profesora Makarow. En cuanto a su nuevo puesto, tiene claro que la ESF desempeña un papel clave en el ámbito investigador europeo. En su opinión, la organización debe mediar entre los organismos financiadores de investigación nacionales y la Comisión Europea. En la actualidad, uno de los mayores retos de la investigación europea es encontrar el modo de animar a cada país a invertir más dinero en programas de investigación comunes. La profesora Makarow cree que los «Forward Looks» de la ESF pueden ser una herramienta útil para lograr este objetivo. En un Forward Look, se identifica un asunto importante y los principales expertos se reúnen para llevar a cabo un análisis del status quo del ámbito en cuestión. Posteriormente, evalúan cómo puede evolucionar el asunto, su importancia para la sociedad y sus necesidades en cuanto a educación, infraestructura y financiación. «De esta manera, los financiadores nacionales podrían disponer de un análisis a nivel europeo. Podrían decidir si les interesa o no», señaló. El asesoramiento también estaría a disposición de la Comisión. En cuanto a la relación de la ESF con la Comisión, la profesora Makarow afirmó que su organización espera intensificar su diálogo con la Dirección General de Investigación. «La ESF debe coordinarse con los programas de la Comisión y ésta debe aprovechar el trabajo de la ESF como órgano experto, como un canal de expertos científicos», afirmó. La profesora Makarow es la primera mujer que lidera la ESF desde su creación hace más de 30 años y describe el papel de la mujer en la ciencia como «muy próximo a mi corazón». Cuando se le pregunta cómo se podría animar a más mujeres a dedicarse a la investigación científica, ella responde que ésta es, en parte, una cuestión de percepción. Según ella, las mujeres tienden a dedicarse a ámbitos relacionados, en cierta manera, con los seres humanos, las sociedades, los animales y el entorno. Como ejemplo, menciona los cursos de tecnología de la información y las comunicaciones que se imparten en la Universidad Tecnológica de Helsinki. A pesar de las campañas dirigidas a las niñas en edad escolar, la proporción de mujeres que se inscriben en estos cursos sigue siendo muy baja, de un 10% aproximadamente. «Posteriormente, crearon un programa llamado tecnología de la bio-información», explicó, y añadió en voz baja: «Siempre ocurre lo mismo». Alrededor del 70% de solicitantes de este «nuevo» curso fueron mujeres, y la profesora Makarow cree que no existe ningún motivo que explique por qué otros cursos no podrían orientarse de la misma manera. Subiendo un escalón profesional, destaca la importancia de alentar más a las mujeres y proporcionarles modelos de responsabilidad. No obstante, reconoce que el problema es complicado. Por ejemplo, para los científicos de pequeños países como Finlandia, es fundamental pasar una temporada en el extranjero si desean avanzar en sus carreras. Sin embargo, las mujeres que tienen hijos pequeños lo tendrán más difícil para viajar al extranjero a realizar sus estudios postdoctorales, lo que supone una verdadera desventaja con respecto a los hombres investigadores. «Aquí nos encontramos ante asuntos muy delicados, complejos y difíciles», reconoció. «Creo que debemos preocuparnos por esta cuestión.» Mientras tanto, se espera que la profesora Makarow, al ocupar este importante puesto en la ESF en una época clave para la ciencia europea, sea fuente de inspiración para futuros investigadores científicos, tanto hombres como mujeres.

Países

Finlandia

Artículos conexos