Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Los buenos profesores pueden combatir la pobreza y promover la integración de los niños

Si se reforzaran las habilidades y cualificaciones de quienes trabajan con niños, ¿se podrían mejorar las vidas de éstos? Un equipo de investigadores europeos opina que sí. Tal refuerzo profesional podría contribuir enormemente a integrar socialmente a estos niños y a reducir ...

Si se reforzaran las habilidades y cualificaciones de quienes trabajan con niños, ¿se podrían mejorar las vidas de éstos? Un equipo de investigadores europeos opina que sí. Tal refuerzo profesional podría contribuir enormemente a integrar socialmente a estos niños y a reducir los niveles de pobreza, aseguran. El estudio de dos años de duración «Trabajando por la inclusión: la influencia de los profesionales infantiles de cara a combatir la pobreza y promover la integración social» servirá para esclarecer la relación que existe entre, por un lado, las habilidades y cualificaciones de los profesionales que trabajan en los servicios para niños y, por otro lado, la integración social y la pobreza. En el estudio participarán individuos de Dinamarca, Francia, Hungría, Italia, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovenia, Suecia y Reino Unido, quienes proporcionarán una perspectiva general de la situación en la UE. Los resultados que se obtengan se emplearán para desarrollar políticas tanto a nivel nacional como a nivel comunitario. A diferencia de los países que toman parte en este programa de investigación, fijar una meta explícita para reducir la pobreza no se encuentra entre las prioridades de otras naciones. Pero Dinamarca, por ejemplo, lleva más de una década aplicando un sistema de evaluación de las cualificaciones pedagógicas. Según las estadísticas, el 3% del total de la población activa de aquel país son educadores infantiles. Este eficaz sistema danés permite asegurarse no sólo de que estos educadores están capacitados para velar por el desarrollo educativo, físico y mental de los niños, sino también que dichos profesionales son capaces de cooperar con aquellas familias que afrontan dificultades para cuidar de sus hijos. La coordinación de este programa europeo está a cargo de Children in Scotland, entidad asociada al National Children's Bureau (NCB) del Reino Unido. «El mero hecho de tener acceso a servicios infantiles puede contribuir a mitigar la pobreza y ayudar a todos los niños, con independencia de su origen y de sus capacidades personales, a sentirse integrados en su entorno social», explicó la Dra. Bronwen Cohen, directora de Children in Scotland. «Pero se puede lograr mucho más si quienes trabajan con los niños disponen de las habilidades y cualificaciones adecuadas.» La Sra. Cohen recalcó la importancia de este programa de investigación para averiguar las capacidades y cualificaciones de estos profesionales, así como su destacada contribución a los servicios sociales y el apoyo que brinda a las familias y poblaciones. «Nos dará una perspectiva completa de estos servicios a escala europea gracias a la cual podremos comparar lo que hacemos en Escocia con la situación en otros países», indicó. Según las estadísticas, en Escocia vive un millón de niños, y uno de cada cinco de ellos vive en un hogar donde los ingresos son inferiores al 60% de la renta per cápita escocesa. Por su parte, el Sr. Paul Ennals, responsable de NCB y también presidente de Children's Workforce Network, quiso destacar la gran relevancia que tiene el intercambio de información y buenas prácticas a escala global. «Para Inglaterra esta es una oportunidad preciosa de evaluar y comparar la preparación y las oportunidades profesionales de quienes prestan servicios infantiles en este país con la situación en el resto de Europa. Además, la información recabada servirá para mejorar las oportunidades que tienen a su alcance los niños y para mitigar las desigualdades», declaró. Neil Mitchison, representante de la Comisión Europea en Escocia, señaló que se debe facilitar ayuda a las familias que la necesitan. «Hay que tenderles la mano para que salgan del círculo vicioso de la pobreza y la exclusión social», puntualizó. «Este proyecto proporcionará información de utilidad para los responsables políticos nacionales y comunitarios.» Por otra parte, Jana Hainsworth, jefa de administración de Eurochild, una organización que aglutina diversas redes, apuntó que el liderazgo a nivel de la UE en el campo de los servicios infantiles es crucial. «Este importante proyecto recopilará información sólida sobre las buenas prácticas en la organización de los servicios y en el desarrollo y la capacitación de los profesionales de este sector a escala de la UE», adujo. «Esperamos con interés los resultados sobre la forma en que estos servicios pueden promover la integración social y combatir la pobreza.»

Artículos conexos