Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

La ciencia como herramienta de la diplomacia internacional

El año pasado la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) creó el Center for Science Diplomacy («Centro para la Diplomacia Científica»). CORDIS Noticias entrevistó a Vaughan Turekian, director de este centro, quien habló acerca de su trabajo y explicó las ...

El año pasado la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) creó el Center for Science Diplomacy («Centro para la Diplomacia Científica»). CORDIS Noticias entrevistó a Vaughan Turekian, director de este centro, quien habló acerca de su trabajo y explicó las razones por las que opina que Europa representa uno de los mejores ejemplos de lo que puede conseguir la diplomacia científica. ¿Y qué es la diplomacia científica? Según el Dr. Turekian, a grandes rasgos se trata del «uso y aplicación de la cooperación en la ciencia para contribuir a tender puentes y mejorar las relaciones entre distintas sociedades, prestando especial atención a aquellos ámbitos en los que pueden faltar otros mecanismos de compromiso a nivel oficial». Dado que este centro apenas está dando sus primeros pasos, gran parte de su labor actual se centra, sencillamente, en concienciar a las comunidades científicas y a las autoridades encargadas de la política pública y exterior acerca de la capacidad que tienen la cooperación y el compromiso científicos de generar confianza y forjar vínculos. Por ejemplo, recientemente se celebró un congreso sobre la posibilidad de incrementar la cooperación en investigación entre Estados Unidos e Irán en el que representantes de universidades estadounidenses expresaron un gran interés en forjar vínculos con colegas iraníes. Estados Unidos e Irán afrontan los mismos problemas en algunos ámbitos, por ejemplo en el campo de la preparación ante catástrofes naturales y la mitigación de las mismas, dado que ambos países son propensos a sufrir graves terremotos. También comparten el interés en la gestión de los recursos hídricos y en cuestiones de sanidad. Por otra parte, este centro también se dedica a estudiar éxitos obtenidos en el pasado por la diplomacia científica. «Un ejemplo estupendo de diplomacia científica que utilizamos con frecuencia es la misma Europa», afirmó el Dr. Turekian, quien señaló que la integración de la comunidad científica europea desempeñó un papel fundamental en el desarrollo de una comunidad europea integrada. «No fue el único factor que lo hizo posible, pero sí fue de gran ayuda al entablar vínculos y lazos entre los países europeos; primero tras la Segunda Guerra Mundial y, más recientemente, tras la Guerra Fría», puntualizó. El hecho de que la ciencia no tenga fronteras es lo que la hace tan útil como herramienta diplomática, en opinión del Dr. Turekian. «Un físico de Hungría debe ceñirse a las mismas leyes de la física y las matemáticas que un físico de Francia», indicó. «La coyuntura política puede ser radicalmente distinta, pero la capacidad de comunicarse y colaborar es, en efecto, universal.» Otro argumento a favor de la diplomacia científica es que muchos de los problemas que la ciencia trata de resolver son ajenos a las divisiones territoriales. «Las enfermedades infecciosas no entienden de mapas políticos», destacó el Dr. Turekian. «Así pues, la posibilidad de compartir investigaciones y conocimientos resulta crucial para proteger la salud de las poblaciones que viven a ambos lados de una frontera política.» Con la vista puesta en el futuro, el Dr. Turekian informó a CORDIS Noticias que su centro planea formar delegaciones científicas para visitar ciertas zonas y regiones y, de este modo, forjar nuevos lazos y relaciones científicas. «Otra meta consiste en ayudar a concienciar del potencial que atesora la diplomacia científica como medio de gran utilidad para profundizar la relación oficial que mantienen los países entre sí, sobre todo la relación con los Estados Unidos», añadió. Además de dirigir este Centro, el Dr. Turekian es el principal responsable de relaciones exteriores de la AAAS. Desde este puesto se dedica a promover la cooperación entre los científicos estadounidenses y de otros países. Entre otras funciones, trabaja estrechamente con representantes de la Comisión Europea, una relación que, en su opinión, «demuestra el papel central y crítico que cumple la cooperación transatlántica de cara a afrontar los retos comunes y mundiales».

Países

Estados Unidos