Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Las emisiones generadas por embarcaciones causan estragos en el medio ambiente

Una investigación reciente muestra que las emisiones generadas por embarcaciones provocan un aumento de la lluvia ácida en las costas y pueden ser responsables de más del 25 % del ozono al nivel del suelo en diversas áreas litorales. Los resultados de esta investigación han si...

Una investigación reciente muestra que las emisiones generadas por embarcaciones provocan un aumento de la lluvia ácida en las costas y pueden ser responsables de más del 25 % del ozono al nivel del suelo en diversas áreas litorales. Los resultados de esta investigación han sido publicados recientemente en la revista Atmospheric Chemistry and Physics. Estudios anteriores habían mostrado que el 70 % del transporte marítimo transcurre a menos de 400 kilómetros de distancia de la costa. Ampliando esta investigación, el profesor Stig. B. Dalsøren, del Centro de Investigación sobre el Clima y Medio Ambiente Internacional de la Universidad de Oslo (Noruega), y su equipo han estudiado la cantidad de contaminación generada por las embarcaciones e identificado los lugares afectados. Los investigadores han analizado datos recopilados en todo el mundo en 2004. Según el profesor Dalsøren, en el año 2004 la flota mercante mundial se componía de más de 90 000 embarcaciones con un peso de 100 toneladas brutas cada una de ellas (101 toneladas métricas). Los investigadores dividieron las embarcaciones (p. ej. barcos de crucero, superpetroleros y remolcadores) en quince categorías para calcular la contaminación que emitían. Cada categoría se subdividió en siete intervalos de peso. A continuación, el equipo realizó una estimación de las emisiones que consideraban que se generarían mientras cada embarcación se encontraba navegando o en el puerto. Para determinar geográficamente el origen de las emisiones generadas, se utilizaron datos sobre las rutas de navegación de más de 30 000 embarcaciones durante ese periodo. «Las embarcaciones consumieron alrededor de 217 millones de toneladas métricas de combustible en 2004 y un 5 % de esa cantidad se consumió mientras se encontraban en el puerto», explicó el profesor Dalsøren. La mayor parte del combustible consumido fue gasóleo rico en sulfuros, lo cual dio lugar a emisiones que contenían más de 16 millones de toneladas de dióxido de azufre. «Ese gas, junto con los distintos óxidos de nitrógeno (NOx), gases de escape del motor, reacciona con la humedad del aire y produce lluvia ácida», dijo el investigador. A escala mundial, el equipo calculó que las embarcaciones son responsables de más del 10 % de la lluvia ácida debida a emisiones de NOx y casi el 5 % de la lluvia ácida debida a emisiones de dióxido de azufre. Los datos demuestran, por ejemplo, que alrededor del 15 % del dióxido de azufre presente en el aire en el puerto de Singapur procede de las embarcaciones. Casi igual de interesante es el hecho de que, en diversas áreas costeras (por ejemplo la región nórdica) donde no hay actividad industrial pero cerca de las cuales circulan embarcaciones, resulta que casi el 50 % de la lluvia ácida es potencialmente causada por emisiones procedentes de las embarcaciones. El profesor Dalsøren destacó que las embarcaciones también son culpables de las cantidades sustanciales de ozono que se registran al nivel del suelo, que se genera cuando el sol estimula reacciones químicas en el aire rico en emisiones. También añadió que entre un 5 % y un 15 % del ozono al nivel del suelo medido en algunas partes de la Europa occidental se genera a partir de las emisiones de las embarcaciones. El Dr. David Stevenson, de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), dijo que los nuevos hallazgos demuestran «la importante influencia de las emisiones procedentes de los barcos en la calidad del aire en puertos con mucha actividad». Por su parte, el profesor James Corbett, de la Universidad de Delaware (Estados Unidos), dijo que: «Realmente lo más positivo de este estudio es que los resultados coinciden con los datos que está recopilando actualmente la Organización Marítima Internacional (IMO), que es responsable de mejorar la seguridad marítima y prevenir la contaminación procedente de los barcos.» El profesor Corbett añadió que los resultados de esta investigación ayudarán a los científicos y a las autoridades políticas a estimar con más precisión los efectos de las normativas propuestas sobre los distintos tipos de barcos.

Países

Noruega

Artículos conexos